EFEMÉRIDES

1 de octubre: Día Internacional del Adulto Mayor

Los árboles más viejos son los que dan los frutos más dulces

(Proverbio alemán)

El desarrollo personal y social de una persona no termina en los últimos años de la vida adulta. Esta etapa puede potenciar muchas experiencias y habilidades propias cristalizadas en conocimientos y práctica.

Algunos de estos aspectos no suele tenerse en cuenta debido a que nuestras sociedades están centradas en la promoción de actividades y recursos destinados a los jóvenes o niños, relegando a las personas de edad. Para beneficiar una  toma de conciencia, se ha propuesto celebrar  cada 1° de Octubre el Día Internacional del Adulto Mayor, instancia que nos permite reflexionar sobre el espacio que le concede la comunidad a quienes han alcanzado esta etapa vital.

Vital por que así lo traduce el crecimiento demográfico que protagonizan nuestros mayores, gracias a los adelantos de la Medicina y la Ciencia, que puede permitirles replantear su nueva forma de adaptarse e integrarse a la sociedad en forma activa. Dentro de su propia generación la cantidad de adultos mayores ha ido en aumento, lo cual ha incidido en nuevos enfoques sociológicos que giran alrededor de concepciones acerca de cómo favorecer la autonomía de los ancianos, originar buenos hábitos de vida y promover el autocuidado.

Muchos son los interrogantes que surgen al llegar este período a causa de que se alteran factores como la apariencia personal, salud, actividades y el rol social que se ha de desempeñar. La esfera educativa puede ser una alternativa y muchos lo han comprendido así.

“Los adultos mayores tienen a diario nuevas oportunidades de aprender y así transformar el significado de sus propias conductas de acuerdo a sus necesidades e intereses. Pero para ello, las opciones y espacios que le brinde la sociedad podrán contribuir u obstaculizar su desarrollo y/o marginalidad”.

“La actitud o tendencia a permanecer activos, interesados, con voluntad de conocer y aprender en este período, nos conduce a analizar conductas”.

“Las personas mayores suelen encontrar escasas áreas pensadas para expresar sus necesidades, uno de los ámbitos que mejores recursos puede brindar para modificar la pérdida paulatina de hacer sentir su voz, participar con sus aportes, mostrar aptitudes y cambiar sus actitudes, es el educativo”.

“A raíz del cambio demográfico explicitado, todas las sociedades deben orientar sus proyectos y redefinir sus programas de distinta índole, léase: cultural, político, sanitario, etc. a fines de implementar los lineamientos a seguir con la población adulta”.

Siguiendo estos criterios, la OMS ha confeccionado Guías de Ciudades Amigas de las personas mayores que han sido elaboradas por investigadores del tema y distribuidas en todo el mundo Estas iniciativas vienen a profundizar los Derechos Básicos de los Adultos Mayores acordados por la Convención de Ginebra de  las Naciones Unidas.

  1. Tener acceso a alimentación, agua, vivienda, vestimenta y atención de salud adecuados mediante ingresos propios suficientes y/o el apoyo de sus familias y de la comunidad.
  2. Tener la posibilidad de trabajar o tener acceso a otras alternativas de obtener ingresos.
  1. Poder participar en la determinación de cuándo y en qué medida cesarán de desempeñar actividades laborales.
  2. Tener acceso a programas educativos y de formación adecuados.
  3. Tener la posibilidad de vivir en entornos seguros y adaptables a sus preferencias y capacidades.
  4. Poder residir en su propio domicilio por tanto tiempo como sea posible.
  5. Permanecer integradas en la sociedad, participar activamente en la formulación y en la aplicación de las políticas que afectan directamente su bienestar.
  6. Poder buscar y aprovechar oportunidades de prestar servicio a la comunidad y de trabajar como voluntarios en puestos apropiados a sus intereses y capacidades.
  7. Poder formar movimientos o asociaciones de personas de edad avanzada.
  8. Poder disfrutar de los cuidados y la protección de la familia y la comunidad de acuerdo con el sistema de valores culturales de cada sociedad.
  9. Tener acceso a servicios de atención de salud que les ayuden a mantener o recuperar un nivel óptimo de bienestar físico, mental y emocional, así como a prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad.
  10. Tener acceso a servicios sociales y jurídicos que les aseguren mayores niveles de autonomía, protección y cuidado.
  11. Tener acceso a medios apropiados de atención institucional que les proporcionen protección, rehabilitación y estímulo social y mental.
  12. Poder disfrutar de sus derechos humanos y libertades fundamentales cuando residan en hogares o instituciones donde se les brinden cuidado o tratamiento, con pleno respeto de su dignidad, creencias, necesidades e intimidad, así como de su derecho a adoptar decisiones sobre su cuidado y sobre su calidad de vida.
  13. Poder aprovechar las oportunidades para desarrollar plenamente su potencial.
  14. Tener acceso a los recursos educativos, culturales, espirituales y recreativos de la sociedad.
  15. Poder vivir con dignidad y seguridad y verse libres de explotaciones y de malos tratos físicos o mentales.
  16. Recibir un trato digno independientemente de la edad, sexo, raza o procedencia étnica, discapacidad u otras condiciones, y han de ser valorados, independientemente de su contribución económica.

Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las

fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.

(Ingmar Bergman).

El mundo cambia con rapidez, constantemente. Para los adultos mayores la adaptación puede ser difícil si las sociedades no los resguardan y/o reconocen. Persisten núcleos donde su presencia puede ser motivo de discriminación e inequidad. Identifiquemos nuestras conductas, preconceptos y omisiones procurando estrechar las diferencias

En este mes de octubre, tomemos conciencia de todas las dimensiones que atraviesa esta etapa de la vida. Dediquemos nuestras acciones y miradas a aprender de sus experiencias. Y a conformar una red que beneficie la comprensión y una justa inserción social a nuestros antecesores.

Pastoral de la salud, Iglesia Catedral

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *