ESCUELA NORMAL SUPERIOR “BERNARDINO RIVADAVIA” UNIDAD ACADÉMICA DE AZUL

130 años formando futuro (segunda y última parte)

Integrantes de la comunidad educativa -pasada y actual del establecimiento- sumaron sus recuerdos y sentimientos de cara al hito histórico. No se realizarán actos formales, pero habrá actividades para los cuatro niveles de enseñanza que confluyen en la institución. 

Hoy, la Escuela Normal Superior “Bernardino Rivadavia” Unidad Académica de Azul, arriba a su 130° aniversario. NACHO CORREA
<
>
Hoy, la Escuela Normal Superior “Bernardino Rivadavia” Unidad Académica de Azul, arriba a su 130° aniversario. NACHO CORREA

Hoy no es un día más para la comunidad educativa de la Escuela Normal Superior “Bernardino Rivadavia” Unidad Académica de Azul. El establecimiento educativo nacido el 26 de Junio de 1887 arribó a sus 130 años de existencia con desarrollo de actividades educativas, culturales, deportivas y artísticas, siempre con el ímpetu renovado en el quehacer formativo.

Un ex presidente

El nombre de Bernardino Rivadavia fue impuesto en ocasión del vigésimo quinto aniversario. Existía por entonces una comisión de maestros y alumnos “Normales” sostenida por socios internos y externos. Funcionaba desde 1907 y era conocida como La Sociedad Rivadavia, el equivalente a la Asociación Cooperadora actual.

El 26 de junio de 1912, en el vestíbulo del edificio, se colocó sobre una columna de mármol un busto de bronce de Rivadavia.

Las primeras maestras llegadas al país en 1870, impulsadas por Domingo Sarmiento, vinieron a hacer docencia y anclaron, entre otras, en esta escuela que es Unidad Académica por contener el Nivel Inicial (Jardín N° 919); Nivel Primario (EP Nº 67); Nivel Secundario (ES Nº 6) y el Instituto Superior de Formación Docente Nº 157, que prepara Profesores de Educación Primaria.

Cada nivel posee sus propios directivos y participa de actividades propias que, a su vez, articulan entre sí, dando identidad a la Unidad Académica.

EL DATO

No se realizarán actos formales, pero sí habrá actividades organizadas para los distintos niveles de enseñanza que confluyen en la institución. Los estudiantes del secundario participarán de un festejo organizado por la Promo y los niveles inicial y primario de un abrazo simbólico, con globos y mensajes alusivos.

SENTIMIENTOS INALTERABLES

María de los Ángeles Boggi: Mi historia la escribimos todos los días. Es la historia de los docentes con vocación que ponemos al servicio de alumnos y familias. Los que escuchamos a cada alumno, sus alegrías y tristezas, y nos alegramos con cada aprendizaje. Registramos sus avances para compartirlos con sus familias. Cada febrero pintamos, sacamos telas, renovamos cada recurso buscando recibir a quienes llegan con el deseo o no de caminar nuevos conocimientos. Mi historia es la de quienes formamos parte de la comunidad educativa y cada primavera plantamos flores en nuestro patio sembrando esperanzas, renovando nuestro compromiso con nuestra querida Argentina. En esta escuela que cumple 130 años educando al pueblo de Azul, los docentes estamos de pie y brindamos por un país donde se valore nuestra profesión. Felicidades querida escuela. Felicidades azuleños que caminamos sus galerías llenas de vida!

María Fernanda Galtieri: Tengo los mejores recuerdos de mi querida Escuela Normal. Fui desde salita de 4 hasta 5to año. Recuerdo a la señorita Coca; a Seifa; a Blanca López en la secretaría (mi querida tía y madrina) y, por supuesto, a todos los amigos que aún hoy, después de tantos años, conservo. Muy Feliz Cumpleaños Escuela Normal.

Adriana Torchia: Soy docente titular y fui a esta escuela desde la escuela primaria. Es mi segunda casa. Recuerdo los bebederos del patio del primario, donde hacíamos fila para tomar agua. En la época del secundario, la planta alta era sólo para las extraclases y las clases de francés e italiano.

Carolina Bongiorno: La primera vez que entré, lo hice de la mano de mi mamá. Con un delantal a cuadros azul y blanco que me llegaba hasta los tobillos. Había muchos nenes que no conocía, pero al tiempito me hice amiga de varios. A los dos años empecé primer grado con la señorita Karina. Todo era enorme: las sillas, el banco, la mochila. Lo importante es que esos nenes del jardín seguían siendo mis amiguitos que me acompañaron durante los catorce años que transité en la Escuela Normal. La escuela me vio crecer, llorar algunas veces y otras reír. En segundo grado, en clases de Educación Física, haciendo junto a mis compañeros la entrada en calor, uno de ellos sin querer me pisó la zapatilla; terminé de boca al suelo, nariz raspada y sangrando. Hoy, por suerte, mi nariz está perfecta. Feliz aniversario Escuela Normal!!!

 

Florencia Del Buono: Nuestra escuela tiene un lugar muy especial en la familia. Cuatro generaciones compartimos lo mejor de la vida allí: mi abuela; mi mamá; mis hermanos; yo y, ahora, mi hijo. En este lugar fuimos y seremos más que felices! Muy felices 130 añitos y por muchos más!

Beti Olaechea: Soy hija de una egresada del Magisterio Normal, el pensado por Sarmiento. Claramente ella sentía total admiración y respeto por él. Sin embargo, mi formación como maestra y maestra jardinera la empecé a construir en el Instituto 2. Tenía ciertos prejuicios hacia la “Normal”, pero en el ‘90 me recibí de profesora y trabajo desde ese año en la escuela. Muchas horas de mi vida he pasado y paso aún, siendo muy feliz. A veces he sentido que soy parte de los “azulejos”. También me lo decían las estudiantes. Es gracioso.

Fernando Loustau (radicado en Mar del Plata): Es mi escuela!!! En ella mi abuela hizo su carrera docente como maestra de primer grado, estudiaron mi madre y mis tías. Mi madre se recibió de profesora de Matemática. Estudiamos yo y mis hermanos. Hice primaria y secundaria. Tengo hermosos recuerdos y aún hoy conservo amigos. Amo esa escuela!!!

Raúl Lafosse: Egresado junto con la Promoción de Maestros de 1961. Incontables y hermosos recuerdos a punto que ahí comenzamos el camino de la vida con “Pichy” Lavayén y formamos una muy linda y nutrida familia. Nuestra promoción se reúne periódicamente y tenemos un grupo de internet para comentarnos los avatares de vida. La escuela pública, un orgullo que debe ser reencausado si queremos un país engrandecido.

Margarita Ferrer: Llegué a Azul en 1966, a los 17 años, para estudiar el profesorado de Castellano, Literatura y Latín en el Profesorado Anexo a la Escuela Normal. Ingresé como estudiante, trabajé como profesora y vicedirectora en secundario y terciario; ahí encontré a quien sería mi compañero de la vida por 30 años. Allí estudió mi hijo primario y secundario y, en el 2008, me fui porque me jubilé. Y me llevé, además de los recuerdos entrañables, las mejores amigas de la adultez que hoy conservo. El Normal sigue estando en mi vida cotidiana porque vivo en una casa a menos de una cuadra de la institución por la que paso todos los días de mi vida.

Graciela Ribet: Querida Escuela Normal; mi escuela; nuestra escuela, feliz cumple!!! Familia normalista: mis padres, de 88 y 93 años, egresados de maestros. Mi tía, egresada de maestra, docente y vicedirectora de la escuela. Yo, alumna, profesora y Directora de Polimodal. Mis hijas, orgullosas egresadas y ahora mi nieto, en primer grado. Todos infinitamente agradecidos a nuestra escuela.

Graciela Vitale: Promo 1971: un grupo hermoso. Algunas nos juntamos cada tanto y la pasamos genial recordando viejos tiempos!

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *