¿2016 será el año de Azul Voley?

Se recordaba que en el año 1996 Azul Voley jugó un clasificatorio siendo el entrenador Jon Uriarte cuando se tenía posibilidad de participar en primera división. En esos años se logró llegar a las finales del máximo torneo argentino de voley. Pero por razones económicas las autoridades locales decidieron dedicarse a la práctica de este deporte solamente en las categorías infantiles e inferiores. Así en torneos regionales los azuleños hicieron un excelente papel deportivamente y la práctica de esta disciplina, que tanto orgullo generó, no se perdió.

Pasaron los años y a principios del 2015 se juntaron varios ex jugadores de la institución con la idea de reflotar la actividad en mayores en esta ciudad. Este sueño de a poco comenzó a tomar forma y luego de la participación de varios torneos provinciales se logró la posibilidad de participar en un clasificatorio para la Liga A 2, que organiza la Federación del Voleibol Argentino y que es el segundo torneo de importancia del país de primera división.

El mismo se llevó a cabo en Tucumán y haciendo mucho esfuerzo con el objetivo de abaratar costos viajaron en automóvil. Allí los integrantes del equipo hicieron unos excelentes partidos, se sintieron sólidos, jugaron muy bien y lograron clasificarse.

Más allá de que no jugaron muchos partidos previos a la competencia y en ese mes anterior entrenaron mucho y eso les permitió adquirir un poco de ritmo de competencia y llegar de la mejor manera. Por eso fue muy positiva la preparación que se realizó previamente, sabiendo que todo era a pulmón.

La presencia de ex jugadores en el equipo fue transmitir experiencia a los más jóvenes que con entrenamiento y esfuerzo se pueden lograr los objetivos a veces dejando de lado algún compromiso familiar.

Lo que Azul Voley ganó en la cancha no pudo concretar en los hechos por carecer del presupuesto necesario para participar en esta Liga A2. Los dirigentes, jugadores y cuerpo técnico hicieron lo imposible para poder conseguir el dinero, pero dentro de ese período hubo pocos días, se produjo el cambio de gobierno y solamente dos empresas se acercaron para apoyarlos comercialmente.

Por eso, con la responsabilidad que les cabe a los dirigentes desistieron de participar este año en la A2.

Ahora habrá que esperar un año más. Estos doce meses van a ser propicio para que, con mayor tiempo y tranquilidad, se pueda conseguir el dinero necesario para poder participar en la edición 2016-2017 de la Liga A2.

También servirá para que vecinos se acerquen al club, ya sea para integrar la comisión directiva o a colaborar con el fin de que en el gimnasio de Sagrada Familia vuelva la actividad de voley, como lo fue en años anteriores. Es necesario, según se expresó, poner el club en condiciones reglamentarias desde lo legal.

Entre todos hay que hacer que Azul Voley vuelva a ser lo que fue. No será este año por impedimentos económicos, pelear una Liga Nacional, podrá ser el próximo año, pero para ello hay que arrancar desde un principio, para que esto sea los cimientos de un futuro mejor. En resumidas cuentas la idea es reflotar el club y tener a un deporte compitiendo a nivel nacional, que nos identifique como ciudad.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *