43 años de Democracia

OPINIÓN

Cuarenta y tres años atrás, en un día como hoy,  se producía la última interrupción a un gobierno constitucional, planificado y ejecutado, una vez más, por los altos mandos de las fuerzas armadas.

Este periodo histórico de interrupciones abarcó más de medio siglo, y con cada una de ellas, se cercenaron las libertades individuales, de manera sistemática, por parte de quienes “se creían” con la plena autoridad y capacidad para “voltear” un gobierno por el solo hecho de no compartir su visión.
De éste último golpe militar recordamos su inhumana crueldad y el despliegue en toda la geografía de la República, de un aparato represivo y de inteligencia,  nunca visto hasta entonces.

Se libró una guerra. La persecución de personas fue implacable, y no bastó con detenerlas, sino que además se las torturó e hicieron desaparecer por miles.
Así fue que en cada página del informe “Nunca Más” se refleja claramente que en esa época la vida humana no valía nada si uno pertenecía al otro bando. Todos enemigos,  lo sentían  por igual militares y  los ejércitos revolucionarios que habían comenzado a operar en América latina a principios de los 70,  llevando a la sociedad a un oscuro callejón, donde la violencia y el terror pasaron a ser parte de la vida cotidiana.

Aún falta una década para que esta democracia cumpla de manera ininterrumpida, el mismo período de años que transcurrieron entre el 6 de septiembre de 1930 y el 10 de diciembre de 1983.
Aquella débil democracia nacida a principios de los ´80  comenzó lentamente a afianzarse sobre sólidas bases de la mano de un líder, un radical llamado Raúl Alfonsín, que cuando llegó al gobierno consolidó la institucionalidad, haciendo que los responsables del genocidio fueran sometidos a la justicia civil. Y que cuando se vio amenazado nuevamente por las fuerzas armadas, en la semana santa de 1987 y en enero de 1989 (La Tablada) por el movimiento todos por la patria (MTP), se actuó de la misma manera llevando a los responsables ante la justicia.
Y en esta misma democracia, más tarde, ya con otro partido gobernando el país, y en una cuestionada decisión, se indultaron a los responsables del terrorismo de estado, a los ejecutores de los ataques hacia el sistema democrático, porque urgía la necesidad de reconciliación entre los argentinos.
En materia económica, hubo hiperinflación, tuvimos la convertibilidad del 1 a 1, el corralito, diciembre del 2001, el default de Rodríguez Saa, la llegada de Duhalde con el 4 a1 en el año  que los índices de pobreza y desocupación ascendieron vertiginosamente a 57.5% y  21.5 % respectivamente.

Y llegó el 2003 con Kirchner y los superávit gemelos, se reestructuró la deuda, la soja se fue a 600 dólares. Parecía que esta vez el país despegaba, pero…. llegó Cristina y empezó a subir la inflación, llegó la 125 y un “voto no positivo”, la economía de cerró cada vez más, tuvimos cepo, nos quedamos sin energía, sin reservas, y también tuvimos default.
Y después llegó Cambiemos y salimos de cepo y del default. La inflación no se pudo controlar y hoy sufrimos los problemas estructurales de una Argentina que fue pateando la resolución de los mismos para adelante y que todos sabemos que llevará  años encausar.
Desde el radicalismo, como partido centenario que ha bregado a lo largo de su historia por mantener sus tres pilares doctrinarios: la libertad, el federalismo y el voto universal, seguimos manteniendo el firme compromiso asumido por Alfonsín a principios de los ´80 de consolidar esta democracia, porque creemos que el único camino para alcanzar el desarrollo es un sistema donde la instituciones sean fuertes, haya independencia de poderes y estén  garantizadas las libertades individuales.
Que este 24 de marzo sea un día de reflexión en el cual recordemos ese triste pasaje de la historia para que no se repita nunca más.

Manuel Álvarez / Presidente U.C.R. de Azul.-

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Javier

    27 de marzo de 2019 at 10:56 pm

    Te Olvidaste de Chupete Álvarez…..

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *