5º Correcaminata ANDA

Se llevó a cabo por las calles de esta ciudad la 5º edición de la Correcaminata a beneficio de la Asociación de Niños Down de Azul- Unión de Padres por la Inclusión (ANDA-UPPI). Fue la ocasión en donde lo deportivo dejó de estar en el primer plano y le cedió ese lugar a la solidaridad.

Si bien la actividad en cuestión es una de esas, respecto a la cual se puede aseverar que el éxito esta asegurado, nunca es suficiente el aprovechamiento de las circunstancias para promoverla, explicarla, fundamentarla, volver a insistir a que se tome conciencia de la necesidad de ser solidario.

Porque más allá de los participantes “cautivos” que la prueba supo cosechar, sería necio no intentar sumar más correcaminantes solidarios, pues siempre la ayuda que se necesita en este ámbito es mucha.

Por eso más de un millar de personas a las 11 horas estaban en la sede de la entidad, sita en Santa Cruz y De Paula para participar, y tratar de cumplir el recorrido de 5 kilómetros, distancia que comprende las calles Santa Cruz, avenida 25 de Mayo, Irigoyen, Colón, Avenida Pellegrini, Misiones y De Paula con llegada en el mismo lugar de la largada.

Según un directivo de la entidad el número de participantes fue de aproximadamente 1.500 personas. Apuntó que ha ido en aumento año a año, desde la primera edición. Siempre, agregó, se vieron superados en la cantidad de gente que esperaban.

Esta edición incluyó una pequeña novedad respecto a las anteriores. Fue alterado el lugar de inicio con la intención de poder mostrar el edificio que se pudo construir con el aporte, tanto de los socios de ANDA-UPPI como de la solidaridad de quienes han participado en las correcaminatas de años anteriores.

Cada correcaminata alimenta ilusiones y fomenta emociones, cada paso que se da en la prueba viene a sintonizar con el crecimiento de la institución, aporta a su materialidad. Porque este año la emoción será mayor cuando se abra el telón mostrando la sede social construida y terminada, con los talleres llenos de jóvenes. Porque allí funcionarán para que pueden concurrir muchos niños down de Azul.

Los que participaron en esta competencia fueron convidados a comprometerse con el crecimiento de la entidad y con todas las personas vinculadas a ella.

También se tuvo la finalidad de encontrar colaboración en la comunidad para que ANDA-UPPI pueda mantener las actividades que se realizan durante todo el año. Porque la entidad no recibe ningún tipo de subsidio, solamente cuenta con el aporte mensual de los socios y los eventos que organizan.

Todos ganan cuando se participa como una demostración de que son solidarios. Y el resultado está en que la solidaridad de la comunidad azuleña esta reflejado en el edificio de Santa Cruz y Rubén César De Paula y de cada uno de los que ha participado, de una u otra manera, está puesta su voluntad y su colaboración.

Los integrantes de ANDA (Asociación de Niños Down de Azul), ha demostrado a través de los años que con esfuerzo, sacrificio, dedicación y mucho amor esta trabajando intensamente para lograr que se cumplan los objetivos de su fundación. Y se encontró en que esa voluntad está acompañada por los miles de seres humanos que con la finalidad de colaborar y de la solidaridad participan en las correcaminatas y en otros eventos que organiza la entidad para recaudar fondos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *