ABIGEATO Y CONDENA

Tres años de prisión en suspenso fue la condena que un juez le impuso a un hombre al que halló autor de un hecho de abigeato, informaron ayer fuentes judiciales.
Por el caso se había tramitado un juicio abreviado en el Juzgado Correccional número 2 que está a cargo del juez Héctor Torrens y tiene sede en el Palacio de Justicia local.
El hombre condenado fue identificado como José Alberto Arballo, un albañil de Las Flores que tiene 36 años de edad.
Hallado autor del delito de abigeato simple, esos tres años de prisión de ejecución condicional que a modo de condena le dictó el juez Torrens implicaron que también le fueran impuestas diferentes pautas de conducta.
Por el plazo de dos años, debe fijar residencia y someterse al cuidado del Patronato de Liberados de la Provincia de Buenos Aires, normas que de no cumplir derivarán en que se le revoque la condicionalidad de la pena.
Los elementos reunidos en la Instrucción Penal Preparatoria sirvieron para demostrar que el encausado cometió este caso de abigeato entre abril de 2014 y el 12 de enero del año siguiente.
Para ese entonces Arballo trabajaba en un establecimiento rural llamado “El Pamperito”, ubicado en el Cuartel IV del Paraje Velloso, en el Partido de Tapalqué.
De una manera continuada y dentro del lapso de tiempo ya mencionado, se había apoderado ilegítimamente de 51 vacunos.
En su mayoría, además de algunas vacas y vaquillonas, los animales robados fueron terneros y terneras.
Días más tarde a que fueran sustraídos, a cuatro vacunos los encontraron cuando estaban siendo trasladados a otro campo de la zona.
Según lo que quedó probado, el encausado sustrajo los animales luego de abrir “los tranquerones pertenecientes al establecimiento rural ‘El Pamperito’,  provocando que todos los vacunos se mezclasen, bajando varios claros de alambre pertenecientes a la línea perimetral que linda con el camino Pardo-Velloso”.
El juez Torrens sostuvo que lo hizo “con la finalidad de generar confusión en el accionar del propietario y de la autoridad policial para la determinación de los faltantes y asegurar su objetivo”.
“Teniendo en cuenta lo convenido por las partes, la calificación legal del hecho continuado que tengo por demostrado, la modalidad de comisión del mismo -sustracción de 51 animales vacunos que el autor tenía a su cuidado como encargado del establecimiento rural y de la cría de los mismos-, las circunstancias atenuantes (no registraba antecedentes penales), la ausencia de agravantes y el imperativo legal que impide al Juez apartarse de sus términos, estimo apropiado imponer a José Alberto Arballo la pena allí pactada de tres años de prisión”, señaló también en el dictamen el titular del Juzgado Correccional 2.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *