UN PESAR QUE SE HIZO EXTENSIVO AL AMBIENTE COLEGIAL

Abogada Nora Raquel Taccari: su fallecimiento

FOTO NACHO CORREA

Había nacido en Pigüé, desde donde se trasladó a nuestra ciudad. Aquí desarrolló una extensa carrera docente, como profesora en la Escuela Normal, etapa que le deparó una enorme cantidad de ex alumnos que la recuerdan con mucho cariño.

Estudió escribanía, primero y después se recibió de abogada en la Universidad Nacional del Litoral. Ejerció la profesión hasta hace unos pocos años, dejando su prestigioso estudio jurídico a cargo de su hijo menor, Bruno Octavio Santi.

Siempre participó en la vida colegial. Fue integrante del Consejo Directivo, miembro del Tribunal de Disciplina, Directora de la Biblioteca y Fundadora y Directora del Instituto de Derecho Comercial y Patrimonial del Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul.

En sus últimos años de ejercicio profesional fue elegida para representar a este Colegio como Delegada ante la Caja de Previsión Social para Abogados de la Provincia de Buenos Aires, ocupando un lugar en el Directorio, y dejando un significativo recuerdo de su paso, de su trabajo y de su honestidad en ese cargo.

Durante los más de 20 años en los que dirigió el Instituto de Derecho Comercial y Patrimonial del Colegio, brindó un espacio de estudio, de capacitación, de debate y de camaradería para decenas de abogados del Departamento Judicial que integraron este Instituto, muchos de los cuáles hoy son magistrados, funcionarios y notorios profesionales. Allí, como en tantos otros lugares, pero especialmente desde este Instituto, mostró sus encomiables recursos pedagógicos para transmitir a los jóvenes abogados una manera de ejercer la profesión, de entender el Derecho y de conducirse con los clientes y con los funcionarios judiciales.

Tenía especial vocación por el Derecho Comercial, lo que la llevó a participar muy activamente de los Encuentros provinciales de Institutos de la materia, en los que demostraba su versado conocimiento y su constante actualización, sosteniendo exquisitos debates en la apasionada defensa de sus convicciones.

Su talante humanista no se agotaba en la lides académicas; también se expresaba en el cultivo de las artes pictóricas y literarias. Con un estilo figurativo dejó, entre otras obras, un hermoso retrato de su amigo, el Dr. Claudio Minellono, sentado en la Biblioteca del Colegio.

En los últimos años intensificó su producción literaria, con poemas y cuentos de amena lectura en los que transmitía un mensaje significativo, una invitación para la reflexión y la nostalgia. En muchas páginas de este diario se pueden encontrar sus poemas, que eran crónicas del momento que rimaban en su aguda mirada de la realidad.

El 9 de diciembre último, presentó el libro “Poemas en el Parque de Azul”, que fuera declarado de Interés Educativo y Cultural por el Honorable Concejo Deliberante, en el Museo Enrique Squirru de Azul. Y más recientemente, el pasado 15 de marzo, se la premió en un acto organizado por la A.E.C.A. como una de las mujeres distinguidas de la ciudad, acto al cual no pudo asistir por razones de salud, pero que le provocó una enorme alegría por el reconocimiento comunitario.

Raquel Taccari, sentía un gran orgullo por sus dos hijos, Jorge Horacio Santi y Bruno Santi, a quienes les transmitió la vocación por la abogacía, y un gran amor por toda su familia.

Su pérdida provoca en todos ellos una tristeza que solamente se puede sobrellevar por el constante y vivo recuerdo de todo lo que significa para quienes formaron parte de su vida.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *