Actitud de una madre

Un joven, de 25 años de edad, padre de familia, tiene una esposa y dos hijos, desde hace un año y medio se quedó sin trabajo, está desocupado, y la familia le sigue pagando el alquiler de la casa donde vive y se preocupa para que tenga todos los servicios para que sus hijos estén bien y no les falte nada.

Después entró en el ámbito de las drogas y la familia lo acompaña, está al lado de él y tratan de contenerlo.

Recientemente la Policía lo detuvo porque está imputado como presuntamente autor de un robo a mano armada.

Su madre admite que si su hijo se equivocó deberá pagar ante la sociedad por ese error que cometió. No piensa renunciar a seguir acompañándolo mientras esté privado de la libertad. Ella sabe que deberá seguir luchando para apartar a su hijo del verdadero flagelo que lo afecta y se relaciona con el consumo de drogas.

Agrega que como madre va a luchar no sólo por la libertad de su hijo, sino para que también, si hizo algo mal, se haga responsable como ciudadano y pague por eso que hizo. Si él tomó una mala decisión, deberá pagar por eso y como madre lo acepta, con dolor.

Se refirió al problema de adicción a las drogas que afecta a su hijo y a la lucha que está llevando adelante para revertir esa situación. No se da por vencida y le voy a ganar a esto, lo sostuvo enfáticamente. Le dice a la gente, a todas las madres que están pasando por la misma situación que sigan adelante y que no se rindan.

También cree que su hijo merece una nueva oportunidad en la vida.

Como familia están sufriendo mucho y piden disculpas por lo que pasó. Pero no se puede ensuciar a toda una familia por un error que cometió un hijo, un error que le puede pasar a cualquiera, concluyó.

Es muy loable la actitud de la madre, que pide disculpas por lo realizado por su hijo y sostiene que deberá pagar ante la sociedad por el error que cometió.

Es un caso, seguramente no será el único, que merece ciertas reflexiones. En primer lugar, que se supone que podría ser lo peor, está la droga. Es consumidor de droga. Las otras acciones se podrían presumir que son sus consecuencias.

En este caso hace muy bien la madre, la familia, de acompañarlo, apoyarlo, y contenerlo para que se aleje de la dependencia y pueda reestablecer su vida.

En segundo lugar está la actitud de la madre que con dolor, vergüenza, sale a decir que si su hijo se equivocó acepta que deberá pagar por eso. Pero no lo abandona, porque piensa seguir acompañándolo y apoyándolo aunque esté privado de la libertad.

En tercer lugar existen dos familias que sufren, se sienten humilladas por la sociedad. La mujer e hijos del que cometió el error y la de los padres y hermanos.

Los hechos cometidos por los padres, hijos, hermanos, aunque sean aberrantes, perversos, es el autor el responsable y debe someterse a la justicia. Por eso la familia del presunto autor no merece que se los discrimine, se los aparten, no se les permita ingresar a instituciones deportivas por ser hijo de fulano de tal.

¿No es dolorosa la situación que están soportando los niños por los actos de su padre?. Si a ello se le agrega el castigo que reciben de parte de la sociedad, va a ser mucho más intenso el dolor y les puede generar un recuerdo lamentable.

Estas son las consecuencias que puede generar la actitud de un ser humano en la sociedad. Que no solamente la soporta él, sino también toda la familia y en especial los hijos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *