ACUSADO DE GROOMING SEGUIRÁ PRESO HASTA EL JUICIO ORAL

La justicia de Garantías de Bahía Blanca dictó la prisión preventiva de Daniel Eduardo Boella, imputado de acosar a través de una red social a una adolescente durante dos años. Por ende continuará detenido hasta el desarrollo del juicio. El sospechoso fue detenido por orden de la justicia durante un procedimiento realizado por la Policía Federal en una vivienda de Mitre al 3000, de aquella ciudad.

El sospechoso de 41 años, quien según la investigación manejaba siete perfiles falsos de Facebook y está imputado por un caso de grooming en perjuicio de una adolescente, permanecerá detenido por disposición del juez Guillermo Mércuri, quien hizo lugar al pedido del fiscal Mauricio Del Cero.

Previamente, el magistrado había desestimado una solicitud de excarcelación realizada por el abogado defensor Mariano Jara.

El caso fue denunciado el 2 de marzo por la madre de la chica, quien descubrió que su hija, a través de la red social, se había contactado con una supuesta adolescente de la misma edad.

La “amiga” inició una relación virtual con la menor y, con el correr de los días, y a partir de un presunto perfil lésbico, comenzó a pedirle fotos eróticas y/o pornográficas.

Según la fiscalía, los hechos habrían comenzado en 2015, cuando la pequeña tenía 10 años, y se extendieron hasta el pasado 28 de febrero.

En mayo, también por disposición de Mércuri, se había allanado la vivienda del imputado, donde los policías secuestraron computadoras, tablets y otros elementos de prueba.

Las pericias informáticas arrojaron elementos por los cuales el juez ordenó la detención de Boella, llevada adelante el 2 de noviembre por efectivos de la Policía Federal en una vivienda de Mitre al 3000.

El procesado está imputado de los delitos de “promoción de la corrupción de menores de edad y grooming”.

Entre los elementos valorados, Mércuri destacó que tras los informes solicitados a la empresa proveedora del servicio de Internet se llegó hasta el domicilio de Boella, en el que residía el imputado y dos mujeres mayores de 70 años.

En el lugar efectivos policiales incautaron tres computadoras de escritorio, dos pendrives -se encontraban debajo de una almohada en la habitación del acusado- y una PlayStation, entre otros elementos.

Un dato singular resulta ser que en la pieza del hombre hallaron una gran cantidad de fotografías de la cantante Avril Lavigne, cuya imagen también aparecía en el perfil desde el cual se contactó a la víctima.

Pericias determinantes

“La pericia informática realizada sobre los elementos secuestrados resulta contundente a efectos de acreditar los hechos endilgados a Boella”, señala la resolución.

En este sentido, se especificó que en la computadora ubicada en la habitación del hombre se hallaron 947 archivos, la mayoría de ellos consistentes en imágenes de niñas y adolescentes “en poses sexuales o sugerentes”.

También advirtieron una gran cantidad de ingresos al perfil de Facebook utilizado para contactar a la adolescente.

Los peritos encontraron material del mismo tipo al analizar los dispositivos de almacenamiento incautados y en una PC que se encontraba en el living del inmueble.

El juez valoró también que la psicóloga de la fiscalía que entrevistó a la víctima indicó no haber hallado en ella “tendencia a la fabulación”.

La chica, al declarar mediante el sistema de Cámara Gesell describió lo sucedido, el tenor de los diálogos mantenidos con la supuesta amiga, los pedidos de fotografías y las proposiciones para coordinar encuentros en diferentes lugares, los cuales no llegaron a concretarse.

Finalmente, el magistrado entendió acreditada la presencia de peligros procesales para determinar que el imputado permanezca detenido.

“NO HABÍA UNA CHICA DETRÁS”

La madre de la víctima describió que una serie de cambios de conducta la alertaron sobre la situación y que tras realizar algunas averiguaciones determinó lo que estaba pasando. “Empezó a querer salir con amigas que no conozco y que conoció por chat, además de citas en el monumento de una plaza con grupos de Facebook, atrás de los que estaba este hombre”, dijo la mujer tras el allanamiento a la casa del acusado.

No solo impidió esos encuentros, sino que fue más allá. A partir de las sospechas, comenzó a investigar el perfil del supuesto depravado haciéndose pasar por su hija a través del Facebook.

“Quería verle la cara y saber si era una mujer o un hombre; estaba segura de que era un posible caso de grooming. Por eso el 2 de marzo radiqué la denuncia en la fiscalía (de Delitos Sexuales) con las pruebas en mi poder. Sabía que detrás de esto no había una chica de la edad de mi hija, sino un hombre. Me di cuenta por su forma de chatear”, agregó.

“No puede volver a pasar algo así. Yo lo descubrí, pero seguramente hay muchas nenas que están en esta misma situación y no les contaron nada a sus padres”, finalizó.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *