Acusado de un intento de homicidio, le fue dictada la prisión preventiva a un azuleño

TIENE 21 AÑOS DE EDAD

El hecho que se le imputa se produjo el pasado 18 de enero en cercanías al hipódromo, cuando lesionó a otro joven mediante la utilización de un cuchillo. La víctima y el acusado trabajaban en el circo hípico

La detención de un joven durante el pasado mes de enero en esta ciudad, luego de que atacara con un arma blanca a otro en inmediaciones del hipódromo, fue convertida en prisión preventiva por la Jueza de Garantías que interviene en la causa penal que por ese hecho se está instruyendo.

De acuerdo con lo señalado por voceros judiciales, la medida cautelar fue dispuesta en el marco de la instrucción de un sumario penal donde el joven está acusado del delito de homicidio simple en grado de tentativa.

Las mismas fuentes identificaron al encausado como Joel Agustín “Chucky” Ocanto, quien había sido aprehendido después de que el pasado 18 de enero protagonizara un incidente con quien se convirtió en la víctima de este hecho: un joven apodado como “El Rosarino”, quien al ser atacado con un cuchillo sufrió diferentes lesiones por las que tuvo que ser internado y operado.

Magdalena Forbes, titular del Juzgado de Garantías número 1 departamental con asiento en los Tribunales de Azul, fue quien ordenó la prisión preventiva para Ocanto, dando lugar así a un pedido que fuera presentado desde la UFI 1.

En esa Unidad Funcional de Instrucción que conduce el fiscal Marcelo Fernández se continúa sustanciando este sumario penal, cuya novedad más reciente fue ese ya referido dictado de la medida cautelar para el azuleño acusado de haber cometido este intento de homicidio.

El hecho

Las pruebas reunidas hasta el momento han permitido dar por demostrado que Ocanto, que tiene 21 años de edad, atacó a la víctima en horas de la tarde del ya referido 18 de enero pasado.

También, que ese incidente se produjo -cuando era alrededor de la hora 19.30- en cercanías al Hipódromo Azul, a la altura de Avenida Mujica y calle San Carlos.

En la descripción de lo sucedido se señala que en ese lugar Ocanto mantuvo una pelea con la víctima, con quien trabajaba en el circo hípico.

El joven que resultó herido en aquella oportunidad se llama Jesús Fredes, de 20 años de edad y oriundo de la ciudad santafesina de Rosario.

Según se mencionó en la resolución donde la jueza Forbes le dictó la prisión preventiva a Ocanto, el azuleño atacó a Fredes –que unos meses atrás había venido a trabajar a esta ciudad- “con la intención de darle muerte”, para lo cual le aplicó un puntazo en el abdomen con un cuchillo que en ese entonces portaba.

Las heridas que la víctima sufrió fueron consideradas de carácter grave, “por poner en riesgo su vida”.

Cuando aquel viernes 18 de enero este incidente ocurrió, efectivos de seguridad concurrieron a la intersección de las calles mencionadas.

Al llegar a ese lugar observaron que desde el hipódromo salía una ambulancia rumbo al Hospital Pintos trasladando al herido, donde a causa de esas lesiones que presentaba tuvo que ser operado.

En el circo hípico, al entrevistarse con diferentes personas -entre quienes figuró el capataz de ambos protagonistas de esta situación-, se conocieron más detalles del enfrentamiento.

De esas versiones fue posible saber que cuando la agresión se produjo una de las testigos presenciales de lo sucedido fue la novia del joven al que días atrás le dictaron la prisión preventiva por este intento de homicidio.

Según lo declarado en la causa penal por otro de los testigos que tuvo este hecho, un hombre que trabaja en el hipódromo con Ocanto y Fredes, el primero de ellos “le tiraba puntazos” al otro, que en ese entonces se defendía “a golpes de puño”.

No bien la víctima fue alcanzada por ese puntazo efectuado por Ocanto con el arma blanca que portaba, la víctima salió corriendo hacia el interior del hipódromo, el lugar donde después llegó una ambulancia con personal médico para asistirlo y trasladarlo al Hospital Pintos.

Mientras tanto, el considerado agresor se dio a la fuga junto con su novia en dirección hacia la Unidad 7, el penal de varones que está situado en el Barrio “El Sol”.

Las declaraciones de testigos incorporadas al expediente penal señalan también que en horas de la mañana de aquel viernes 18 de enero Ocanto y Fredes habían mantenido una discusión, situación que -se presume- habría derivado durante la tarde en que el azuleño atacara al rosarino con ese ya referido cuchillo.

A Fredes, el joven que resultara herido, también le fue tomada una declaración testimonial. Según sus dichos, él no estaba armado cuando fue atacado y en los días previos a que el hecho sucediera ya había mantenido un altercado con quien ahora está preso y acusado de haber intentado matarlo.

Habló también de que aquella tarde fue Ocanto el que lo siguió para después agredirlo con el cuchillo, incidente durante el cual se defendió a golpes. Había declarado también que durante un descuido su agresor lo hirió en la panza, cerca del ombligo, con el arma blanca.

 Arrestado en el hospital

Aquella misma tarde en que el hecho sucedió, el acusado fue arrestado en el Hospital Pintos.

Policías que fueron al centro asistencial municipal para saber el estado que presentaba la víctima se encontraron en la Guardia con dos varones, uno de los cuales era el azuleño al que ahora lo procesaron con prisión preventiva por este intento de homicidio.

Según lo referido en la causa penal, el propio Ocanto, al ver a los policías, en ese momento se puso “a disposición de la justicia”, lo que en principio implicó que fuera arrestado y que después Juan José Suárez -juez de Garantías que en principio intervino durante la feria en esta causa penal- le dictara la detención.

Cuando el imputado se entregó estaba acompañado por el capataz de ambos implicados en este incidente.

Al día siguiente, al ser trasladado a Tribunales para ser indagado, el azuleño declaró.

De acuerdo con su testimonio, fue Fredes el que comenzó a agredirlo en la calle y quien después extrajo un pequeño cuchillo con el que le aplicó varios puntazos, uno de ellos en la nariz.

Esas y otras lesiones habían sido constatadas en el acusado una vez que resultó aprehendido y revisado por un médico de Policía, según se consigna también en el fallo donde días atrás lo procesaron con prisión preventiva por este hecho.

En la indagatoria, Ocanto mencionó que se defendió a golpes de puños y que al tomarle la mano a su adversario, para evitar que lo lesionara con ese cuchillo que portaba, eso hizo que el arma blanca se la clavara el rosarino que instantes después tuvo que ser llevado al hospital.

Ocanto dijo que luego fue a contarle a su papá lo que había pasado y que más tarde ambos se dirigieron al hospital para ver cómo estaba el herido, ocasión en la que él se entregó a los policías que también en ese entonces se encontraba en el Pintos.

Más allá de esa versión exculpatoria que dio el encausado sobre lo ocurrido, la cual hasta el momento no es considerada creíble teniendo en cuenta otros testimonios incorporados a la causa penal, ahora su situación procesal parece un tanto más complicada, después de conocido ese procesamiento con prisión preventiva por ser considerado el presunto autor de este intento de homicidio.

Al avalar la calificación penal que tiene hasta el momento esta investigación, la jueza Forbes sostuvo días atrás en lo dispuesto: “En el caso está configurado el homicidio simple en grado de tentativa, toda vez que una persona de la edad del imputado sabe que una perforación con un cuchillo en la zona abdominal puede resultar fatal, por lo que de todo lo anterior se desprende que al actuar así quiso dar muerte a Fredes, más allá de que luego, por razones ajenas a su voluntad, ese fin no se concretó”.

 

El dato

El delito que le están imputando a Ocanto, y por el que días atrás le fue dictada en primera instancia su prisión preventiva, contempla penas que van desde los cuatro años a los dieciséis años y ocho meses de prisión. En principio estuvo detenido en la comisaría primera y después se dispuso, una vez que se consiga cupo, que fuera trasladado a la Unidad 7 del Servicio Penitenciario Bonaerense.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *