SITUACIÓN CARCELARIA

  Afirman que “es un desastre” la reinserción de los presos

 

Así lo aseguró el Procurador Penitenciario Nacional, Francisco Mugnolo, luego de la publicación de un informe oficial que reveló que más de la mitad de la población penitenciaria no tiene condena firme, que en todo el 2014 hubo cerca de 4000 presos heridos en peleas con otros internos o con guardias y que el 74 por ciento de los detenidos no tiene estudios superiores a la primaria.

 

El Procurador Penitenciario Nacional, Francisco Mugnolo, aseguró que “la reinserción” de los presos en la sociedad “es un desastre” y pidió celeridad en los procesos judiciales, tras la publicación de un informe oficial que reveló que más de la mitad de la población penitenciaria no tiene condena firme, que en todo el 2014 hubo cerca de 4000 presos heridos en peleas con otros internos o con guardias y que el 74 por ciento de los detenidos no tiene estudios superiores a la primaria.

“La reinserción de la gente de la cárcel es un desastre. Los propósitos de la cárcel se han reducido al encierro”, consideró Mugnolo en declaraciones a la agencia Télam, ante los datos oficiales acerca de la violencia, educación, situación procesal y sobrepoblación, entre otros.

“El tipo que sale de la cárcel sale con una mano atrás y otra adelante”, aseguró el procurador tras conocer los datos del informe anual del Sistema Nacional de Estadísticas sobre la Ejecución de la Pena (SNEEP), presentado hace una semana por la Dirección Nacional de Política Criminal y Legislación Penal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación en la página web del organismo.

“Es un hecho positivo que se haga pública (la estadística), que la gente sepa”, dijo Mugnolo en diálogo con Télam, aunque manifestó que en su opinión el informe, que recaba datos correspondientes al censo carcelario realizado en 2014, presenta “mucha cifra cuantitativa y falta profundizar cualitativamente”.

Mugnolo, cuya función es velar por los derechos de las personas sometidas al encierro carcelario en el ámbito federal, aseguró que uno de los aspectos del SNEEP con el que mantiene “algunas diferencias” es el que tiene que ver con la violencia intramuros.

Hechos de violencia

Es que si bien el censo dio cuenta de que de los 68.407 internos en todos los sistemas penitenciarios federal y provinciales de Argentina en 2014 un total de 3989 presos reconocieron haber sufrido lesiones a manos de otros presos o de guardiacárceles, el procurador penitenciario dijo que son “seis o siete veces más”.

“En los hechos de violencia que se registran dentro de la cárcel ellos dicen que son alrededor de cien (el informe detectó 130 lesionados por agentes en el Servicio Penitenciario Federal) y nosotros tenemos setecientos, nosotros tenemos lo que nos dicen los presos porque vamos todas las semanas”, explicó Mugnolo.

Otro de los datos surgidos del SNEEP da cuenta de que en 2014 más de la mitad de los presos de Argentina, un total de 34.613 personas, estaban procesados sin condena.

“Una persona que tiene un proceso judicial de a veces cuatro o cinco años, de apelaciones y otras circunstancias, es un preso inocente”, dijo Mugnolo, quien consideró este hecho como “una cosa muy grave porque existe la presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario, y lo peor es que los presos lo tienen naturalizado”.

Carencias al por mayor 

El Procurador Penitenciario Nacional también hizo referencia al bajo nivel educativo alcanzado por los presos de las cárceles argentinas: según el SNEEP el 74% no tiene estudios de ningún tipo o alcanzó la educación primaria la cifra asciende a 91% de los presos si se suman aquellos que comenzaron estudios secundarios pero no terminaron.

“Es una cifra muy indicativa, no sólo les falta educación, les falta todo. En la cárcel sólo están los pobres, ahí hay todo tipo de carencias, no sólo las educativas, que son las que vienen del exterior”, dijo Mugnolo, quien entiende que para que exista una “readaptación” de los presos de Argentina hay que “reforzar” los cursos de estudios y talleres laborales dictados en las cárceles.

“Una de las cosas que compensan los presos es salir a estudiar. Hay que reforzar los proyectos educativos, que son discontinuos porque muchos están presos por pocos años, entonces interrumpen el proceso”, dijo el funcionario, y añadió que de acuerdo con datos de la Procuración Penitenciaria “la tasa de reincidencia en el SPF es bajísima” entre quienes siguen estudios en la cárcel.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *