RECLAMO A PAMI LOCAL

“Ahora que es cuando más necesito la obra social, no tengo respuesta” 

Así lo dijo Santiago Goyeneche, un joven afiliado a Pami que debe operarse del corazón el mes próximo. Antes de esto, entre ayer y el viernes, se tiene que hacer en Buenos Aires los estudios prequirúrgicos necesarios para la intervención. Según comentó a este diario, el miércoles de la semana pasada llevó la documentación necesaria para que le autoricen los pasajes y el hospedaje. Pero en la obra social, dijo, no hicieron los trámites y debió pedir dinero prestado para poder viajar y hacerse los exámenes. De acuerdo a lo que indicó, no fue la primera vez que desde Pami incumplieron con los trámites, por eso quiso hacer pública la situación.

Santiago Goyeneche habló con este diario para dar a conocer una queja con la delegación local del Pami. NACHO CORREA
<
>
Santiago Goyeneche habló con este diario para dar a conocer una queja con la delegación local del Pami. NACHO CORREA

Santiago Goyeneche tiene 35 años. Desde ayer y hasta el viernes está realizándose una serie de estudios en Buenos Aires porque el 24 de octubre próximo será operado del corazón. Ayer, antes de viajar, estuvo en este diario porque quiso hacer pública una queja contra Pami, su obra social. Sucede que para realizarse la batería de análisis prequirúrgicos la obra social le debía autorizar los pasajes para viajar y el hospedaje. Pero viajó sin ninguna de las dos cosas porque, según comentó, desde Pami Azul no hicieron los trámites correspondientes. Y no fue la primera vez. Le sucedió lo mismo con un cateterismo que debía hacerse y que no consiguió que se lo autoricen desde esta ciudad. Lo tuvo que hacer él telefónicamente. Por eso, esta vez no quiso dejar pasar lo sucedido y dar a conocer su reclamo públicamente.

Cabe señalar que el joven es afiliado a Pami desde 2014, año que fue jubilado por discapacidad luego de sufrir dos infartos y dos ACV.

“Llamé una sola vez y me autorizaron”    

El primer problema surgió con un cateterismo que debía hacerse el 15 de septiembre pasado para detectar cómo estaban las coronarias. Como es usual, llevó toda la documentación para que la obra social se la autorice. De acuerdo a lo que comentó, durante 15 días estuvo yendo diariamente a Pami local y siempre volvía con la misma respuesta: no estaba autorizado.

“Cansado ya de pasar, les pedí que me dieran el teléfono de Pami Central. Llamé, me pidieron unos datos y me lo autorizaron inmediatamente”, indicó.

Inmediatamente fue a la sede de la obra social de esta ciudad para informarles que le habían autorizado el cateterismo. “La gente se enojó. Me dijeron cómo podía ser que me habían autorizado y a ellos no le habían avisado. Mi respuesta fue que seguramente era porque no habían llamado. Yo llamé una sola vez y me autorizaron, después de estar 15 días esperando acá”.

Con el visto bueno de la obra social se hizo el cateterismo “y vieron que las coronarias estaban bien. Si hubiesen estado mal, tendría que haber ido a un transplante de corazón”, dijo. Es decir, mientras iba y venía esperando que desde Pami Azul se hiciera el trámite “no se sabía si tenía que ir a trasplante”.

“Tuve que pedir plata prestada”    

La situación ahora se dio con la autorización del hospedaje en la ciudad de Buenos Aires, mientras se realiza los estudios prequirúrgicos antes de operarse el próximo 24 de octubre en la Fundación Favaloro.

En este sentido comentó que “me tengo que operar del corazón, hacer un cambio de las válvulas pulmonar y aórtica, que son las dos entradas con la raíz. Para esto, desde el martes y hasta el viernes me tengo que hacer los análisis prequirúrgicos”.

En ese marco, el pasado miércoles 20 “llevé todo a Pami y pedí la autorización para los pasajes y el hospedaje que siempre da la obra social. Los pasajes los iba a tramitar yo por discapacidad, pero cambió el sistema, así que después me lo reintegrarán. Pero lo que más me interesaba era el hospedaje”.

Ese día, entonces, dejó todo para que Pami hiciera los trámites correspondientes. Le dijeron que debía pasar el lunes 25. “Fui y me dijeron que no estaba la autorización. Que pase el martes o el miércoles. “¿Es una broma?”, les dije, porque el primer turno para los estudios era para el martes (por ayer), consignó.

Ante el reclamo que hizo, indicó que “se empezaron a tirar las cosas entre unos y otros. La asistente social me dijo que mi pedido se lo habían pasado el viernes, cuando yo había presentado todo el miércoles. El problema es de ellos, de ahí adentro, no mío”.

Sin respuesta ni soluciones, señaló que “en un primer momento pensé en suspender los turnos, pero tampoco podía”, porque eso hubiese implicado también posponer vaya a saber para cuándo la operación.

La solución la encontró por otro lado. “Tuve que pedir plata prestada para poder viajar y hospedarme allá, porque mi viejo ya no puede. Hace dos años que estamos yendo dos días por semana, nos estamos quedando sin plata mi viejo, mi abuela y yo”, sostuvo, para luego agregar que “ahora que es cuando más necesito la obra social, no tengo respuesta. Y estamos a menos de un mes de la operación”.

En el mismo tono, apuntó que “me voy con plata prestada. Me tengo que pagar todo, los pasajes y el hospedaje”.

A todo esto, Goyeneche indicó que “no hay control de los trabajadores, porque no puede ser que pasen estas cosas. No trabajan como lo tienen que hacer”, en momentos en que deberían facilitarle las cosas, no entorpecerlas, más cuando se trata de salud.

Por último, advirtió que “yo soy joven. Me enojo y por ahí me descargo en mi casa. Pero a una persona mayor le hacen agarrar un disgusto de estos y le puede pasar cualquier cosa”.

¡Deja un Comentario!

2 Comments

  1. Susana Mantegazza

    septiembre 28, 2017 at 5:49 pm

    Yo tengo una hermana que debe hacerse un trasplante de cadera según el médico de urgencia no puede andar más como está y es una persona mayor y pami le dijeron que el trámite tarda un año es una vergüenza internacional el pami esto no puede pasar los viejos quieren que se mueran señor presidente creo entender que usted debe saber la calamidad y la burocracia del pami a usted no puede hacer algo con esta obra social ingrata ?

  2. Graciela

    septiembre 28, 2017 at 8:57 pm

    Después de leer esta nota, realmente me siento identificada con las dificultades que tuvo que padecer y padece este joven. Yo, como hija y sobrina de adultos muy mayores, he sufrido en carne propia la desidia y la indiferencia con que se trata al afiliado de PAMI. Es precisamente lo que se refleja en la atención diaria de la obra social: falta de control de los trabajadores. Yo como ciudadana ingenuamente pensé que con el cambio de autoridades algo iba a mejorar, pero realmente estoy decepcionada. A mí también me tocó gestionar vía telefónica un traslado en ambulancia para mi padre con motivo de un cateterismo en el hospital local, porque si bien acá me habían prometido que el trámite lo hacía una empleada en especial, por curiosidad llamé al PAMI escucha el día anterior y me encontré con la inesperada e ingrata sorpresa de que nada había sido ingresado a nombre de mi papá. Resultado: lo hice yo, en quince minutos, por teléfono y gracias a la gran eficiencia de una operadora del sistema telefónico de ayuda. Un abrazo para este joven y mucha fuerza para lo que vendrá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *