OPINIÓN

Aikido: se cumplieron nueve años del arte marcial moderno de Japón

Este arte marcial fue denominado “El Arte de la Paz” por su creador, Morihei Ueshiba haciendo referencia a la armonía que produce en las personas el tener una práctica regular. Este concepto fue interpretado por Cabrera en su primer libro “Pensar Aikido” donde propone llevar más del dojo los principios éticos del Arte y llevarlos a la vida cotidiana como parámetros éticos en los que el diálogo se vuelve herramienta fundamental.

(Por la abogada y profesora Moira Goldenhorn)

La semana pasada se cumplieron 9 años de actividad del Seiryu Dojo de Aikido en nuestra ciudad, a cargo del 3er Dan, Hernán Cabrera.

En un primer momento, Cabrera viajaba desde Tandil a dar clases dos veces por semana, pero hoy, se encuentra radicado en Azul, donde formó su familia y trabaja en la tierra como el mismo fundador del Aikido: es Técnico Agrónomo y lleva adelante un Programa de Huertas Comunitarias para la Municipalidad.

El aikido como forma de vida

Este arte marcial fue denominado “El Arte de la Paz” por su creador, Morihei Ueshiba haciendo referencia a la armonía que produce en las personas el tener una práctica regular. Este concepto fue interpretado por Cabrera en su primer libro “Pensar Aikido” donde propone llevar más del dojo los principios éticos del Arte y llevarlos a la vida cotidiana como parámetros éticos en los que el diálogo se vuelve herramienta fundamental.

“El Aikido es una de las pocas artes marciales donde las parejas que componen la práctica no compiten sino que colaboran entre sí. Por este motivo, debemos conocer la energía del otro y fluir con ella preservándonos de un intento de ataque. Y este principio fundamental podemos trasladarlo a otras esferas donde, en lugar de confrontar elegimos hacernos a un lado donde el ataque no es dañino, o bien, buscamos terminar esa intención agresiva desviándola hacia el vacío. La idea de no competir sino colaborar con el otro fluyendo con él es un precepto ético primordial que nos guía hacia la paz personal y la armonía social”.

Intentando cultivar este espíritu, el Dojo realiza en Febrero los “Aikicamp”, encuentros convivenciales de fin de semana de los que participan practicantes de diferentes lugares del país.

El aikido y la comunidad

El Dojo busca promover en la comunidad azuleña actividades de extensión para mostrar que otra forma de relacionarse es posible. En este sentido, se han llevado a cabo clases abiertas en “Eco Ferias” en relación a una visión solidaria de la economía y al cuidado consciente del ambiente, Clase y Conversatorio en el Día de la No Violencia Contra las Mujeres, y Clase y Conversatorio Filosófico sobre el Aikido en la Vida Cotidiana.

“Para nosotrxs es fundamental transmitir la idea de colaboracionismo altruista frente a tantas propuestas competitivas propias del egoísmo del “sálvese quien pueda”, así intentamos nutrir la práctica con una mejora personal y, a través de ella, que se refleje en nuestras interacciones sociales. El  tema de la violencia contra las mujeres en particular nos resulta grave, siempre estamos disponibles para recibir en el Dojo a mujeres en situaciones de violencia, no sólo para aprender técnicas defensivas, sino fundamentalmente, una práxis ética que empodere y fortalezca para la decisión de tomar distancia que no siempre es posible.

También nos resulta un desafío el llevar el Aikido a niños y niñas para transmitir desde los primeros años otras formas de vincularse, en tiempos donde el bullying, la adultización estereotipada y el consumismo calan hondo en las infancias. Hace dos años tuvimos clases especiales para niños y niñas en el Dojo y también el año pasado talleres a nivel municipal en Colonias de Vacaciones y en  Casa del Niño con muy buenos resultados en chicos que presentaban alguna problemática particular de hiperactividad y social de violencia”, expresa Cabrera.

El Dojo hoy

Actualmente el Dojo tiene sede en El Galpón del Arte, ubicado en San Martín 617, donde se dictan las  tres clases semanales ofrecidas como actividad regular: martes y jueves en dos horarios vespertinos y los sábados se dicta la clase de armas a las 15.30. “También hicimos convenio con uno de lo sindicatos municipales y estamos en tratativas con otras instituciones y organizaciones de la sociedad civil azuleña como un servicio especial que apunte al desarrollo humanístico de sus  alumnxs y afiliadxs.

Es importante recordar que el Aikido puede practicarse por todas las personas, sin distinción de edad ni género. Cada cual hará según su posibilidad, no es un “deporte de contacto”, sino un arte marcial basada en movimientos circulares donde el contacto no es con impacto y las lesiones son improbables y mínimas”.

Al consultarle cuáles son los proyectos actuales nos dice “Como desafío de aquí en más nos proponemos, a nivel comunitario, continuar con actividades de extensión, y puertas adentro del Dojo, nutrir la práctica del Aikido con una oferta de meditación de tipo zen o zazen, así que esperamos en breve tener novedades al respecto también”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *