TORNEO APERTURA DE PRIMERA DIVISIÓN

Al histórico partido azuleño, clasificado

Athletic venció a Cemento y logró el pase a cuartos de final. El próximo domingo jugará ante Alumni, que tiene chances de llegar directamente a semis. Para la banda azul, el futuro tiene la misma neblina que ayer el estadio Lorenzo Palacios: más allá de sus propios logros, necesitará de derrotas ajenas.


Una de las claras con las que contó la banda azul: desborde por bajo desde la izquierda y el esfuerzo de Benini que no será suficiente.
Primero yo. Agosta anticipa a su propio arquero y manda el balón al tiro de esquina. En el juego aéreo preponderó Cemento.
FOTOS NICOLÁS MURCIA
<
>
Primero yo. Agosta anticipa a su propio arquero y manda el balón al tiro de esquina. En el juego aéreo preponderó Cemento. FOTOS NICOLÁS MURCIA

El escenario planteado una vez culminado el partido, denota la importancia que el mismo poseía: Athletic clasificado y Cemento sin el lugar dentro del G7 que poseía luego de vencer a Estrellas, y un escenario complejo para resolver en la última fecha de la fase clasificatoria, nada menos que ante Chacarita.

Ahora, con el partido puesto (y más allá del resultado), una rápida conclusión nos lleva a decir que el mayor mérito de la estrellita fue el de administrar las ansias de la banda azul, saber jugar con lo que pasaba adentro del campo y lo de afuera (la tabla) y con ello, sin llegar a ser superior al elenco sureño, disponiendo incluso de menos ocasiones para marcar, hacer la diferencia necesaria en el marcador.

En el Lorenzo Palacios, si hubo algo que no faltó (aunque se trate de un aspecto intrínseco de este juego) es la intensidad, nacida del compromiso asumido por igual de ir por el triunfo. No gozamos de la brillantez –para la cual, ni el campo de juego ni la neblina colaboraban–, pero sendos equipos optaron por ejercer lo que el mandato de la circunstancia de la fecha 12 les imponía: abocarse a la búsqueda del triunfo que asegurase (y la acercarse mucho) la clasificación.

De ahí que desde el primer minuto la disputa se nutriera de fluidez, de cierto vértigo, aunque sin llegar a delinear un partido abierto en el sentido de la dejadez en las marcas, los enormes espacios, la sucesión de oportunidades reales de gol. No iba por ahí el cotejo, pero presentaba un trámite álgido. Ya desde esos tramos iniciales, Cemento obtenía rédito del juego aéreo, en el cual se impuso casi siempre, fundamentalmente con
Adami.

El fidelino pugnó por plasmar un iniciático control del balón, tenerlo y generar pequeñas sociedades (con punto de apoyo en Maxi Lapalma); cuando el elenco de Ivanoff apuesta por ello y lo consigue, su ofensiva suele revelarse a cualquier contraoferta defensiva. Ayer no consiguió imponerse así, y mucho de los motivos deben buscarse en el visitante. Cemento hizo del círculo un territorio propio, con Selaya construyendo gobernabilidad poco a poco e incluyendo a Siris, por momentos, en la generación de las acciones. Ante esto, Lapalma debió retrasarse muy cerca de su defensa y con él, todos los volantes.

A las pelotas por alto, la visita alternaba la búsqueda de un pivot cerca de la medialuna, que solía ser Adami, y a partir de él los pases abiertos hacia Siris y Benini. Cuando esto sucedía, por la banda izquierda de su ofensiva hallaba mejores condiciones de lastimar, pues el marcador allí era Rígoli, que por naturaleza pugna siempre por adelantarse e incluso ofrecerse como alternativa ofensiva. Esa función ayer quedó para Carrizo, que a partir de la media hora empezó a gravitar mucho, siendo el depositario de lo que florecía de los pequeños circuitos de juego que Athletic comenzó a construir, ya mucho más adelantado y preponderante.

Pero la expulsión de Facundo Parodi, quien protestó una desacertada amonestación a su hermano, trajo aparejada un corrimiento de todo el equipo de ese rendimiento, y eso que asomaba como la mejor versión Fidelina en lo que iba de partido, se malogró en la neblina de los reproches al juez Grazziano, que de ahí en más intentó fundamentalmente manejar el partido para calmar ánimos y pasó a demostrar un criterio de sanción difícil de sostener.

Hasta los 23’ del complemento, cuando Bazán fue expulsado, Athletic se hizo cargo de su inferioridad, al menos, numérica (pues en el desarrollo nunca se evidenció de manera tajante). ¿Qué significa esto? Que entendió, pareció hacerlo, que Cemento lo superaba, que esa iniciativa sureña estaba insuflada por las necesidades que la tabla requería y que en esa aventura, la banda azul iba a tener que relegar concentración y posiciones defensivas.

Ambos goles compartieron similitudes y la escenografía básica de sendos tantos de Agustín Parodi tuvo elementos comunes: el delantero albo corriendo al filo de la línea de defensores, un avance en solitario y sin filtros y dos muy buenas definiciones ante Domínguez. En la primera de las conversiones, tras un magnífico pase de Chacón, “Choni” hizo una leve diagonal desde la derecha y venció al 1 con un toque suave; en el 2 a 0, a los 43’, un rechazo aliviador de Vera efectuado desde muy cerca de su área, tomó a todo Cemento anquilosado y a Parodi yendo al vacío por la pelota, a la que impactó mientras el arquero iniciaba el achique.

Para entonces, la visita había plantado una defensa de dos hombres, había renovado el ataque con los ingresos de García y Villar y adecuadamente había decidido ir por todo mientras estaba sin nada. La actitud del elenco local, como se dijo, fue la de dejar hacer (aunque controlando a rienda corta), amortiguar las estocadas –por momentos riesgosamente cerca de Matos– y hacer lo posible por restringir el ida y vuelta, el golpe por golpe. La visita mereció algo más, pero careció de la eficacia de su oponente.

LA FIGURA  

11072016_10_choni

Agustín Parodi

Volvió a ser el jugador en ofensiva más inquietante de Athletic, aunque con mayores altibajos que ante Piazza. Pero, fundamentalmente, fue eficiente y talentoso en los dos momentos en que no debía fallar: cuando corrió dos veces hacia Domínguez y lo venció en ambas ocasiones, para resolver un complejo partido para el fidelino.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *