DE RECORRIDA

  Al igual que muchas promesas electorales, las calles de la ciudad se pierden en el barro

Vecinos de diferentes sectores de Azul se comunicaron con este medio a los fines de dar a conocer las distintas situaciones problemáticas con las que deben convivir a diario. El incalificable estado de muchísimas arterias azuleñas sigue siendo el blanco principal de las críticas, sobre todo por los problemas que traen aparejados aquellos días en los cuales las condiciones climáticas son desfavorables.

Vecinos de Puan y las Vías del Ferrocarril expresaron el malestar generado por el accionar irresponsable de vecinos que convirtieron la zona en un basural. También reclamaron por soluciones en lo que respecta a la pésimas condiciones de la calles en la zona. FOTOS NACHO CORREA



Por Javier Ciappina de la Redacción de EL TIEMPO
jciappina@diarioeltiempo.com.ar
Las malas condiciones del clima traen aparejados un sinfín de problemas en las calles no pavimentadas de la ciudad. Son muchas las expresiones de disgusto de los vecinos de las diferentes zonas de Azul ante esta problemática, muchas de las cuales han sido reflejadas por EL TIEMPO en ediciones anteriores. Pero las quejas no detienen su marcha. A través de las redes sociales de EL TIEMPO, los lectores han continuado enviando desazón e indignación “envasados” en imágenes que dan cuenta de los inconvenientes que deben afrontar a menudo a raíz del estado que presentan las arterias por las que deben circular a diario.  
Otra vez en las vías…
…y calle Puan. Vecinos de ese sector de la ciudad se comunicaron con este matutino para denunciar el paso por el lugar de azuleños que muestran un total desprecio por la vida en comunidad. De otra forma no se explica el hecho de utilizar esa zona como basural a cielo abierto. Teniendo en cuenta que la situación económica de la Comuna  no es de las mejores, una buena iniciativa destinada a recaudar fondos sería la de multar la irresponsabilidad ciudadana. Al recorrer (no mucho necesariamente) la ciudad es fácil darse cuenta que las arcas municipales registrarían un interesante incremento. “Tasa al desaprensivo azuleño”, se podría bautizar. Hablando -escribiendo en este caso- seriamente: lamentable accionar, digno de no repetir ni por asomo el de estos desvergonzados.
Otro punto en el que se puso énfasis es en la falta de iluminación en algunos tramos del sector, lo cual genera temor en los vecinos. En ese aspecto se solicitó una pronta intervención para evitar episodios de inseguridad. “Si no solucionan este tema, tenemos miedo que suceda algo en cualquier momento. Pasa mucha gente por acá”, aseguró un joven que allí reside.
En lo que tiene que ver con la actualidad que presentan las arterias de la zona, los vecinos destacaron que sus circunstancias no distan para nada de la de otros tantas barriadas de la ciudad. O sea, están destrozadas.
A la falta de mantenimiento de las calles hay que sumarle -como agravante-  el constante transitar de camiones por el lugar, situación que empeora aún más un escenario que ya de por sí es alarmante.
Y obviamente, visitando el barrio como “turistas”, no pudimos dejar de pasar por el “Rey de los Baches” (el cual puede ser destronado en cualquier momento), cuyo feudo se encuentra exactamente en la intersección de Alberdi y Puan. Dejando de lado los títulos de nobleza, muchos de los azuleños que sufren sus significativas dimensiones y su excesiva profundidad, eligen darle otra nomenclatura a ese tremendo cráter: “El destroza carrocerías”, “Te encargo el tren delantero”, “Si me caigo de la moto, ayúdenme a buscar los maxilares” o “Esquivalo así no terminamos en Shangai” son algunos de los nombres con los que han llamado a este “famoso” pozo, que ya debe estar por cumplir la mayoría de edad.
“Abandono total”
Otro de los barrios a los que fue convocado este matutino es Villa Piazza Norte, donde el estado de las calles es más polémico que los audios filtrados hace unos días por la hija de Jorge Rial.
“Estamos en un abandono total”, expresó un vecino de la zona, quien no exageró ni un céntimo.  En ese sentido el hombre destacó que “los problemas que se nos generan son muchos, porque hay que ir a trabajar, a hacer mandados, a realizar trámites; nuestros chicos tienen que ir a la escuela. Todo en medio de un barrial tremendo. Es imposible circular”.
Intransitables. Con esa palabra alcanza para definir las condiciones de muchas de las arterias de VPN. La recorrida de los cronistas de este diario abarcó la zona de calles Sarmiento, Salta, De las Carretas, De los Fortines y de las Postas donde realmente el paisaje es penoso en lo que se relaciona con esta problemática: huellones, lagunas, baches, angustia, pozos, enojo, cráteres, quejas, ausencia del Estado.
“Muchas veces, cuando llueve, hemos tenido que subir a la vereda para que el pasajero pueda entrar al auto”, contó el remisero que nos acompañó en la travesía, mientras seguramente pensaba en cómo iba a sacar el barro del vehículo.
De igual forma, por el mal estado de las arterias, se complica el ingreso y egreso de vehículos de salud, transporte y seguridad, además de los particulares.

“Los problemas que se nos generan son muchos, porque hay que ir a trabajar, a hacer mandados, a realizar trámites; nuestros chicos tienen que ir a la escuela. Todo en medio de un barrial tremendo. Es imposible circular”, destacó un vecino del barrio Villa Piazza Norte.



Esperando un milagro
Por supuesto que esta no es una problemática de ahora. Al contrario, se reitera de administración en administración, lo cual no exime de responsabilidad a la actual gestión de gobierno comunal.
Todas las cuestiones anteriormente descriptas se relacionan directamente con la calidad de vida de los azuleños. Muchos de esos vecinos antes pensaban -erróneamente-: “Tenemos que aprovechar a pedir ahora que vienen las elecciones”, sin percibir claramente que estaban siendo víctimas de los mercaderes del voto, esos que en tiempos pre-comiciales suelen andar expandiendo a los cuatro vientos promesas que tienen el mismo sustento que un castillo en el aire. Incluso, todavía suele escucharse esa frase, pero ya no tanto. Debe ser porque los lomos ya están curtidos de tanto compromiso incumplido, de tanto dirigente que visita los barrios cada dos años, de tanta palabra empeñada en el lodo, en el fango, en el barro…claro, no podía ser en otro lado.

Intransitables. Con esa palabra alcanza para definir las condiciones de muchas de las arterias de VPN.


¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *