Al Sr. intendente de Azul Hernán Bertellys

Soy una azuleña que hace años se radicó en Neuquén capital y viaja seguido a Azul.

Alegremente suelo ver promociones como “Azul Ciudad de Turismo”, “Azul Ciudad Cervantina”, títulos que enorgullecen a toda localidad por su avance, desarrollo, historia, etc..; pero todo se desvanece cuando los pies y el equipaje transitan pesadamente  sobre el barro, bajo la lluvia, o con un sol abrasador al llegar a destino.

¿Por qué? Porque arribamos al Parador “La  Estrella” que no ofrece ningún cobijo al viajero; ni hablar una parada de taxis, un teléfono  y, si llegás de madrugada o en el horario del mediodía -12,30 y hasta las 16 horas- quedás solo en un lugar abandonado, dado que el titular del local antes mencionado cierra sus puertas.

Quien no conoce, principalmente los turistas extranjeros que son muy proclives a visitar el sur de nuestro país, piensan “qué ciudad tan lejos de querer recibir al visitante”. A pocas cuadras existe una Terminal de Ómnibus que sólo los que manejan estas áreas, sabrán por qué no es permitido el ingreso a micros que vienen del sur o van hacia ese destino. Sólo algunas empresas hacen su paso por dicha terminal; al resto…que el buen tiempo los proteja.

Si todos los micros entraran, los pasajeros verían las bondades de una ciudad hermosa, con movimiento; un lugar (la terminal) adecuado a las necesidades del viajero, con baños, sala de espera y protección, ya que no hay que cruzar la Ruta N° 3. Todo eso redundaría en beneficios como trabajo, compras, confort que tantas localidades más pequeñas ofrecen al ocasional visitante.

Yo pregunto desde mi buena fe y desde el corazón de azuleña ¿por qué no está permitido o se cobra canon a estas empresas para entrar en Azul? Sea cual fuere el obstáculo o diferencia, ¿quién pierde? Es su ciudad Señor Intendente. ¿Y quién gana? ¿Los que hacen negociados y tienen otros intereses, tal vez? Seguimos con esto de beneficios para algunos, perjudicando a muchos!!!.

Año 2017. Azul siempre un paso atrás; las ciudades vecinas como Olavarría, Tandil, están por delante y no porque su ciudad carezca de infraestructura Sr. Intendente. Azul está simplemente estancada, retrocediendo en el siglo de las comunicaciones, no ofreciendo lo mejor para ser elegida. Atributos, a Azul, le sobran por naturaleza; sólo hay que explotarlos y no con carteles sino con realidades.

Reitero, mojándonos, embarrándonos, agobiados por el sol y sin un techo no es placentero para nadie. Si no fuera azuleña, seguro que haría “la de todos”: no querría conocer la ciudad ya que, al arribar, el panorama es peor que el del lugar más alejado de la República Argentina.

Una ciudadana que quiere el progreso de su ciudad.

DNI: 12.830.504

 

¡Deja un Comentario!

2 Comments

  1. Yoli

    Abril 13, 2017 at 4:25 pm

    Azul es lo que es..UNA CIUDAD MUERTA.SOMOS MILLONARIOS EN MUGRE…CONTAMINACION Y OTRAS YERBAS.AZUL CRECE DECÍA LA PROPAGANDA POLITIQUERA.AHORA DE TURNO.SEGUIMOS CRECIENDO EN ABANDONO.

  2. Jose

    Abril 18, 2017 at 7:45 am

    Tiene mucha razón la señora que escribió la carta.
    Con la cantidad de empleados de gusto que hay en una municipalidad sobrepoblada de funcionarios, armar una oficina de atención al público que ofrezca sanitarios, una máquina con refrigerios si no quieren armar un bar, y un teléfono con comunicación directa con una agencia de remises o taxis no debe ser tan costoso.
    Tiene mucha razón Señora. Ojalá alguien que pueda resolver esto lea su carta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *