EL LÍDER DE LA FEDERACIÓN GREMIAL DE LA INDUSTRIA DE LA CARNE Y SUS DERIVADOS

Alberto “Beto” Fantini pasó por Azul y habló con EL TIEMPO

“Beto” Fantini conversó con EL TIEMPO luego de acceder a varios pedidos de fotos que le hicieron afiliados al gremio que conduce. Fue en el marco de la cena que se realizó el sábado.
<
>
“Beto” Fantini conversó con EL TIEMPO luego de acceder a varios pedidos de fotos que le hicieron afiliados al gremio que conduce. Fue en el marco de la cena que se realizó el sábado.

El dirigente sindical participó de una cena con afiliados que llegaron a la ciudad para disputar una fecha del torneo de fútbol interno de la organización. En la charla con este diario Fantini habló del presente del sindicalismo argentino; de la situación del frigorífico local y su importancia en el contexto nacional; y sobre las reuniones con distintos actores de la cadena cárnica, incluyendo al presidente de la Nación. Respecto del jefe de Estado le reconoció el acierto de incentivar la recuperación del stock ganadero, pero aclaró que espera que la ayuda al campo redunde en la creación de nuevas fuentes laborales. Además, respecto de Mauricio Macri sostuvo que “como peronista que soy, jamás lo voté ni lo votaría”. —

Los afiliados locales a la Federación Gremial de la Industria de la Carne y sus Derivados vivieron el pasado fin de semana un clima de fiesta en Azul, algo que era hasta hace algunos meses inimaginable, con un frigorífico cerrado y un futuro teñido de incertidumbre. Eran esos tiempos que los empleados de la planta del PIDA II no tenían trabajo; no había ingreso de hacienda para la faena; se acumulaban las quincenas impagas y las deudas apremiaban a los obreros y sus familias. Las críticas recaían –más allá de la responsabilidad empresarial- sobre la figura del entonces delegado del Sindicato de la Carne de Azul, Roberto Smith.

El arribo de una delegación enviada por la Federación; las gestiones desde el Municipio y el Concejo Deliberante y, sobre todo, el ingreso de capitales de la mano de otros empresarios, permitieron reencauzar el futuro de la industria local que hoy asoma como un emblema de la recuperación que intenta tener la actividad.

Pasados unos cuantos meses la situación difiere mucho de aquellas jornadas de zozobra. De hecho, un clima de fiesta se vivió anteanoche en el patio de comidas de un hipermercado local, y ayer en el campo de deportes de Chacarita. En el primer caso, alrededor de 300 afiliados participaron de una cena organizada por la organización sindical y, en el segundo, el fútbol abrió paso a la confraternidad, con delegaciones que llegaron desde Tristán Suárez, Esteban Echeverría, Rosario y Merlo, además de los anfitriones azuleños.

El ágape contó con la presencia de Miguel Otero, aquel sindicalista que llegó a la ciudad en el peor momento del Meta Azul, y del máximo referente nacional de la Federación: Alberto Fantini.

“Beto”, secretario General de la organización gremial, fue calurosamente recibido por los afiliados que llegaron a la ciudad desde distintos puntos del país para disputar una fecha del torneo interior de fútbol de la organización sindical.

En diálogo con este diario, Fantini se refirió al desprestigio que se cierne sobre un sector del sindicalismo nacional; a la reactivación del frigorífico local; y a la situación del rubro cárnico y la proyección que el sector espera tener.

 El sindicalismo argentino

En la charla se consultó a Fantini respecto del rol del sindicalismo –bastardeado por el accionar de algunos exponentes gremiales impresentables- y al reconocimiento que él tiene de los afiliados.

“Venimos revirtiendo un montón de cosas. El sindicalismo no está bien visto. Sabemos que es así. La política también y hay que luchar mucho en contra de eso. Yo soy una persona a la cual le gusta estar con los compañeros; no me quedo dentro de una oficina. Trabajo siempre a la par de ellos cuando hay problemas, y cuando no los hay. Dar la cara es lo más importante que me ha pasado en tiempos difíciles. Por eso le expliqué a la gente de Azul que fueron momentos muy difíciles. Había muchos insultos hacia la dirigencia gremial con razón porque habían defraudado a un grupo de gente que creía en ellos. El empresario (por Marcelo Celeste) cerró la planta y se quedaron muchas familias sin trabajo y después, a raíz de lo que hicieron entre la Intendencia y los compañeros que mandamos de la Federación, se pudo revertir la situación. Hoy día vemos el fruto de todo eso: más de 380 compañeros trabajando”, expresó y destacó que el caso de Azul “es algo que nos tiene que alentar para seguir adelante”.

“Tuvimos no solamente el acompañamiento de la gente sino del intendente (Hernán Bertellys) y toda su gente; del presidente del Concejo Deliberante (Pedro Sotille, presente en la cena) y los ediles. Cada uno de ellos ha estado a la par de los dirigentes gremiales y cuanto estas cosas se unen, salen buenos frutos. Hoy se ve y eso hay que festejarlo”, agregó.

“Yo fui secretario de Empleo en la última CGT. Cuando se fue Hugo Moyano, me fui yo también. Desgraciadamente creo que cometimos un error. El triunvirato de la CGT no nos sirvió porque los trabajadores necesitan una CGT unida. En este momento hay cinco o seis CGT y por eso, cuando hablo, le pido unidad a la gente. Si los dirigentes gremiales dejaran de lado muchas ambiciones personales, podríamos llegar a buen puerto para que haya un solo secretario General de la CGT que nos cobije a todos”, explicó.

Cambio de paradigma

Fantini explicó que la primera etapa del proceso con los nuevos empresarios del frigorífico azuleño no estuvo exenta de inconvenientes. “Los patrones querían abrir la planta con muchas condiciones de trabajo que no eran beneficiosas para los trabajadores. Como consecuencia del trabajo que estuvo haciendo Otero en gestiones con mucha gente de Azul, pudimos llegar a un buen acuerdo sin entregar nada de nuestras conquistas. Conquistas que a nuestros antecesores les costó mucho sacrificio conseguir y yo eso, como peronista, no lo puedo permitir. Hoy uno se va contento del cariño que le demuestran los compañeros; cariño que uno no sabe si es desmedido o no, pero lo tiene”, advirtió.

Consultado qué análisis hacía como peronista en relación con el Gobierno de Cambiemos, respondió: “He tenido cuatro reuniones con el presidente de la Nación. Participamos de una mesa de carne junto con los productores de ganado, frigoríficos, productores de carne aviar y de cerdo. Estamos todos juntos, hasta con la Sociedad Rural. A Macri no lo voté; tampoco lo votaría pero en este momento le está haciendo creer de nuevo al productor que tiene que volver a criar ganado, que es lo que necesitamos para seguir trabajando. En Rosario hay frigoríficos que trabajan cuatro días a la semana por falta de hacienda”.

EL “EJEMPLO” DEL FRIGORÍFICO

Interrogado Alberto Fantini sobre qué representa el frigorífico de Azul, establecimiento que ha sido mencionado por autoridades nacionales como un emblema de la recuperación del sector, indicó que “es el  único lugar donde se ha tomado gente”.

“Yo anteayer (por el jueves) que estuve con el presidente le dije que él le ha dado mucho al campo y le sigue dando, pero nosotros no vemos que eso se traduzca en puestos de trabajo. Esperemos que, con el tiempo, empecemos a recuperar esos 17.000 puestos que perdimos desde el 2009 a la fecha, por el cierre de más de 152 frigoríficos”, agregó.

El sindicalista ratificó que “Azul fue un caso especial”. “El empresario sigue invirtiendo. Lo que nos dice (Miguel) Otero, que habla con él asiduamente, es que quiere llegar a las 500 personas lo más pronto posible y eso hay que defenderlo. Hay que defender nuestros puestos de trabajo y a los empresarios que cumplen con su gente”, recalcó.

Tras mencionársele que en Azul las partes también parecen haberse sentado a una misma mesa, sentenció: “Ocho o diez años atrás, con la Sociedad Rural no me hubiera sentado nunca. Los dueños de los campos están para ganar plata y nosotros para defender lo nuestro; hoy creo que, si les va bien a ellos, nos va a ir bien a nosotros”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *