ALEGATOS EN EL JUICIO POR UNA GRAVE AGRESIÓN A UNA POLICÍA

Una fiscal pidió ayer que un joven al que considera autor de una agresión que en mayo del año pasado tuvo como víctima a una policía, hecho ocurrido en inmediaciones de un boliche de esta ciudad, sea condenado a “cinco años de prisión”.

Dicha solicitud Laura Margaretic, titular de la UFI 2 departamental, la formuló durante el debate que por el caso se está haciendo y tiene como escenario el Tribunal Oral en lo Criminal número 2.

En tanto Emanuel Barrionuevo, el abogado que como defensor Particular está patrocinando al acusado de cometer esa agresión, pidió que su cliente sea absuelto.

El juez Gustavo Abudarham está interviniendo en forma unipersonal en este debate. Y luego de finalizada la segunda de las audiencias relacionadas con este proceso, anunció ayer que el jueves de la semana que viene a la hora nueve dará a conocer el veredicto.

 

Un joven de 20 años

 

Matías Abel Rodríguez, un joven que tiene 20 años, está acusado de ser el autor de lo que a escala penal es considerado un caso de lesiones graves agravadas por la participación de un menor de edad.

En la previa a que las partes formularan los alegatos, el joven acusado había declarado, testimonio a través del cual deslindó responsabilidad alguna en ese hecho que se le atribuye.

Y antes de que ayer se conocieran los alegatos de las partes y la declaración del propio imputado, la recepción de la prueba testimonial de este debate había incluido en esta segunda audiencia que declararan dos testigos. Uno de ellos, considerado de “identidad reservada”.

 

Agredida

 

El 1 de mayo del año pasado, minutos después de la hora seis, una oficial perteneciente al Comando de Patrullas y llamada Fabrina Rancez había sido gravemente lesionada en Perón y Colón.

Aquel día, policías habían sido convocados porque se estaba produciendo una confrontación entre dos grupos de jóvenes a la salida de un boliche bailable.

Rancez, que tiene 24 años, fue impactada en su cabeza por un pedazo de baldosa que le fuera arrojada en ese lugar.

La oficial está todavía sin poder trabajar. Se encuentra de licencia, después de que esa agresión de la que resultara víctima le produjo severas lesiones en su cabeza, de las cuales aún tiene hoy secuelas.

El impacto de la baldosa había fracturado su cráneo, lo que obligó el día de ocurrido el hecho a que fuera trasladada al Hospital Pintos en estado de coma. Después tuvo que ser operada y permaneció internada poco menos de dos semanas.

Además del joven que está siendo juzgado ahora, la Policía había arrestado el día de ocurrido el hecho a un adolescente que para ese entonces era menor de edad, a quien en principio se lo ligó también a la agresión sufrida por la oficial del Comando de Patrullas local.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *