DESDE EL HOSPITAL DE NIÑOS

Alerta bronquiolitis: la opinión de los pediatras

Es una de las enfermedades que más les preocupa a los padres, ya que afecta a bebés menores de dos años y puede ser leve o derivar en una internación. Especialistas del efector local dieron precisiones de cómo se preparan y las medidas preventivas que la comunidad debe tener en cuenta.

De izquierda a derecha la doctoras María Clara Martínez, Ana Wagner, e Itatí Bustamante. 


Por las características que presentó la última temporada de invierno en el hemisferio norte, en cuanto a gripe y virus respiratorios, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) emitió un alerta epidemiológico para esta zona. Para conocer la situación particular de Azul, este medio consultó recientemente a la directora asociada de la Región Sanitaria IX, licenciada Mabel Piccini, quien anticipó que aún los casos están dentro de los parámetros normales y que la situación “no es para alertarse, sino para prepararse”.
En esta época del año y con los primeros fríos empiezan a sentirse las consecuencias de los virus respiratorios, muchos de los cuales están cubiertos por la vacuna. A su vez, desde el Hospital Pediátrico Juan P. Garrahan advirtieron que para este invierno se espera un brote de bronquiolitis mayor al de los últimos años.
Es que en pediatría una las más patologías más preocupantes, de la que hay más consultas y tiene mayor requerimiento de internación es la bronquiolitis, que afecta fundamentalmente a menores de dos años.
Algunas de estas bronquiolitis pueden ser causadas por el virus de influenza y pueden ser prevenidas con la vacuna y otras son causadas por el virus sincitial respiratorio, para lo cual no hay vacunas.
La influenza 
La Dra. Ana Clara Martínez, pediatra del Hospital Materno Infantil “Argentina Diego” de Azul, quien a su vez se dedica al área de Epidemiología, hizo especial hincapié en que hay que diferenciar entre el virus sincitial respiratorio y la influenza o gripe. Esta última patología está cubierta por la vacuna, pero el virus no y por eso “asumimos van a ser el mayor causal de bronquiolitis”, aseguró la especialista.
Hay que aclarar que casos de influenza todavía no han tenido en el efector, sí hubo a principios de verano las llamadas gripes de verano que es un tipo de influenza que circuló en la provincia y no en Azul. “El virus de influenza que circuló en la población de Argentina el año pasado tenía estas mutaciones que describieron los profesionales del Hospital Garrahan –quienes dieron un alerta- por lo cual tuvimos más casos en todo el país en todos las edades”, explicó Martínez.
También advirtió que “la vacuna se hace a través de criterios de la Organización Mundial de la Salud y se hace una vacuna para el hemisferio norte, y nosotros tenemos otra vacuna recomendada que tiene los componentes recomendados que no tenía la del norte”.
De esta manera, la doctora subrayó que “el que está correctamente vacunado no debería presentar mayor riesgo de enfermar o tener complicaciones por influenza”.
Plan de contingencia
Respecto de cómo será el abordaje de las enfermedades respiratorias y cómo se preparan, Martínez informó que pese a que aún “estamos en lo habitual”, todos los años el Ministerio de Salud de la provincia prepara un plan de contingencia para estar preparados frente “este avance estacional, que sabemos que es el momento con mayores internaciones en toda la población”.
Paralelamente, “nosotros acá en el hospital vigilamos desde el área de Epidemiología la circulación de estos virus” y sí los casos superan los parámetros habituales “está planteada la posibilidad de abrir más camas y empezar a armar una red”.
Señales de alarma 
La bronquiolitis es una enfermedad de la vía área inferior que se da más que nada en chicos menores de dos años, es predominantemente viral y es una de las patologías que preocupan. Por eso las pediatras Ana Wagner e Itati Bustamante, dieron los detalles que hay que saber para estar prevenidos. “El niño generalmente empieza con un catarro de área superior, con moco en la nariz y después afecta la vía área baja y el bronquio se inflama y se llena de moco; eso genera una obstrucción en la vía área, que es lo que provoca la dificultad respiratoria”, explicó Wagner, quien a su vez advirtió que los padres deben observar que “cuando hay dificultad respiratoria, los nenes están agitados y se hunden las costillitas, que es otra de las alarmas a tener en cuenta”.
También señaló, al referirse a los síntomas de alerta, que pueden tener rechazo al alimento y “vomitar o tener rechazo a la teta o la mamadera”.
Indicó que pueden presentar fiebre y “están obviamente decaídos, con fatiga”.
La recomendación en todos los casos es la consulta inmediata al médico de cabecera o asistir a la guardia del Hospital Materno Infantil “Argentina Diego”. Wagner dijo propósito de esto y como dato final que “para el tratamiento de un nene que consulta por guardia, como por consultorio, nos regimos por protocolo, dependiendo de la gravedad del cuadro”.
ES PRIMORDIAL EL LAVADO DE MANOS Y LA VACUNACIÓN
Es una enfermedad que se contagia por gotitas que se emiten por la tos o al estornudar, por mantener contacto con moco o saliva en las manos, y en este sentido las profesionales remarcaron que una de las medidas preventivas por excelencia es el lavado de manos. El alcohol en gel sirve, pero no reemplaza el lavado de manos. La otra medida primordial es la vacunación. “Las vacunas en nuestro calendario es para nenes hasta dos años, se comienza a partir de los 6 meses con la primera dosis y una segunda dosis al mes y luego al año se vuelve a vacunar”, indicaron las doctoras. Los niños que tengan alguna enfermedad respiratoria como asma, alguna enfermedad cardiovascular, desnutrición o las defensas bajas tienen que volver a vacunarse después de los 2 años. Es importante asimismo que el enfermo trate de no estar en contacto con personas sanas, que tosa sobre el codo y no taparse con la mano ya que después se esparcen las secreciones por todos lados donde toca.
LOS FACTORES DE RIESGO
La Dra. Itati Bustamante señaló por otra parte que hay factores de riesgo que predisponen a la aparición de bronquiolitis, que se dan con más frecuencia en menores de dos años. Los factores de riesgo son la prematurez, la desnutrición, los bebés que no han tenido lactancia materna o el hecho de vivir en ambientes con condiciones desfavorables como pueden lugares de la casa húmedos, o también estar en contacto con el humo del cigarrillo. Por eso, resaltó como medida preventiva mantener a los chicos en lugares de la casa con menos humedad, siendo lo ideal no fumar ni siquiera afuera para luego ingresar. “Fumar afuera no es una medida preventiva, tendrían que sacarse la ropa que estuvo en contacto con el humo del cigarrillo, lavarse las manos, la boca y el pelo, antes de estar en contacto nuevamente con el bebe”, especificó.
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *