DETECTARON CUATRO FOCOS

Alerta en Azul por triquinosis en cerdos y jabalíes silvestres

Desde la comuna se informó ayer que la Comisión de Zoonosis Municipal emitió un estado de alerta ante la posibilidad de que ingresen productos sin ningún control para comercializar. Vanesa Mongay, profesional del área de Bromatología, advirtió a este diario que es fundamental hacer sobre los animales los análisis reglamentarios para evitar su contagio a las personas.

Durante este mes de julio, se detectaron en Azul cuatro focos de triquinosis animal en cerdos y jabalíes que fueron faenados para consumo familiar, de acuerdo a lo que se informó ayer a través del parte de prensa municipal.

Las pruebas realizadas en la muestra del músculo diafragma que se envía al laboratorio para el diagnóstico correspondiente, determinaron la presencia de larvas de triquinella spiralis -triquina-.

Cabe señalar que los cerdos habían sido criados para su consumo y los jabalíes cazados con el mismo fin. En los cuatro casos, la detección oportuna del parásito evitó la propagación de la enfermedad en personas.

Sin embargo, la Comisión de Zoonosis Municipal se mantiene en estado de alerta por el temor de que se ingresen productos al circuito de comercialización y venta al público sin ningún tipo de control.

En este marco, se ha comunicado esta situación a todos los efectores de salud del Partido para la detección temprana de personas con síntomas de triquinosis.

Los cuatro casos detectados   

Este diario tomó contacto ayer con Vanesa Mongay, profesional del área de Bromatología municipal e integrante de la mencionada comisión, quien indicó que “de  los cuatro casos detectados, tres fueron en cerdos y uno en jabalí. En el caso de los cerdos, la familia que los crió mandó a hacer el típico análisis de triquina y así se descubrió”.

En ese sentido, señaló que “es importantísimo resaltar que la gente debe hacer el análisis del animal porque es la única forma de prevención primera”.

Estos tres cerdos fueron criados en el sector urbano y, de acuerdo a lo que explicó la profesional, “la triquina es una larva que vive en los roedores. El cerdo, al comer los roedores ingresa la larva dentro de él y pasa a ser el nuevo hospedador de esa larva que se transmite al humano sólo cuando come ese cerdo”.

En lo que hace al jabalí, que fue el último caso detectado el último jueves, comentó que “un chico cazó uno en la zona del Arroyo Los Huesos, donde suele haber varios, y mandó a hacer el análisis. Es importante que se sepa esto porque los jabalíes también pueden presentar triquina”.

Advirtió que el alerta se debe a que “todavía no terminó el mes y ya hubo cuatro casos” y aconsejó a los vecinos “que no compren chacinados sin control. Hoy se venden chorizos, jamones y demás por Facebook y nadie sabe si hicieron los análisis, de dónde sacaron a los animales o cómo los criaron. Lo mismo sucede con algunas carnicerías que elaboran y en realidad no están habilitadas para hacerlo. Hay muchas cuestiones que rodean el tema de la triquinosis sobre las que se debe comenzar a tomar conciencia”, marcó por último.

PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD

Considerando que una de las formas más habituales de contraer triquinosis es el consumo de chorizos secos sin control, la Municipalidad de Azul recomienda a los vecinos no adquirir estos productos si carecen del rótulo obligatorio, más allá del lugar en el que se compren.

La etiqueta debe contener datos como número de establecimiento elaborador habilitado, número del producto, fecha de elaboración y/o vencimiento, marca, ingredientes, entre otros.

Cabe destacar que la venta callejera de estos productos está prohibida y que el consumo de chacinados caseros sin control es la principal causa de la enfermedad.

Antes de consumir carne de cerdo y/o chacinados frescos, estos deben cocinarse hasta que desaparezca el color rosado.

Si se elaboran chacinados caseros de cerdo o jabalí para consumo familiar, deben realizarse antes los análisis de laboratorio correspondientes al animal.

Las personas afectadas pueden presentar fiebre, dolores musculares, diarrea, vómitos, hinchazón de párpados y picazón. Cuanto más temprano se detecte la enfermedad, más rápida y efectiva será su cura.

Ante cualquier consulta o duda, acercarse a la oficina de Bromatología ubicada en la Estación Ferrocarril Roca o comunicarse al 0800-333-2281 (Centro de Atención al Vecino) o al 15658484.

Para comerciantes.- A su vez, la Municipalidad de Azul recuerda a los comerciantes que es obligación adquirir carnes de frigoríficos habilitados y poseer las factura de compra.

Si se desea elaborar chacinados  (chorizos secos, salamines, jamones, bondiola, chorizo fresco, milanesas, hamburguesas) se deberá tramitar previamente la Habilitación Provincial del Ministerio de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires. De lo contrario, el área de Bromatología procederá al secuestro de esos productos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *