AYER A LA MAÑANA

Allanamiento en Azul por robos en Colonia Nievas

 

El procedimiento se hizo en un domicilio donde un hombre vive con su esposa y sus cuatro hijos. Según la Policía informó, en el lugar incautaron elementos considerados de importancia para la investigación. También, varias armas de fuego. Eso derivó en que se produjera la aprehensión del dueño de la casa. Su mujer criticó el accionar policial; dijo que no tienen nada que ver con lo que se está investigando y afirmó que a las armas su marido las tiene todas en regla, ya que las colecciona.

 

Por las armas que la Policía incautó, el dueño de la vivienda allanada fue aprehendido y hoy será indagado en sede judicial.
SUBCOMISARÍA DE HINOJO/PBA
<
>
Por las armas que la Policía incautó, el dueño de la vivienda allanada fue aprehendido y hoy será indagado en sede judicial. SUBCOMISARÍA DE HINOJO/PBA

La investigación por una serie de robos ocurridos desde años atrás en la localidad olavarriense de Colonia Nievas derivó ayer en horas de la mañana en un allanamiento que tuvo como escenario una casa ubicada en esta ciudad.

Durante el procedimiento, llevado a cabo en una vivienda situada en una de las esquinas de Burgos y Bogliano, policías hallaron e incautaron varias armas de fuego.

Además, un hombre que en ese lugar se domicilia junto con su familia fue aprehendido. En principio, porque no contaría con la documentación para la tenencia reglamentaria de esas armas de fuego que personal policial secuestró.

Contando con una orden del juez de Garantías Carlos Villamarín, el allanamiento fue llevado a cabo por policías de la Subcomisaría de Hinojo, con apoyo de personal del Grupo de Apoyo Departamental Azul.

Voceros de la dependencia de seguridad hinojense indicaron a EL TIEMPO que el hombre que fue arrestado por la tenencia de las armas está también siendo investigado por esos robos ocurridos en Colonia Nievas, ilícitos que habían dado lugar a la realización de este procedimiento.

Además del allanamiento que se hizo ayer en esta vivienda, días atrás se realizaron dos procedimientos en Colonia Nievas, lográndose recuperar parte de los elementos sustraídos en esos robos que siguen investigándose.

Con relación a lo incautado ayer en esta vivienda de Azul, los voceros policiales señalaron que fue hallado un reloj, el cual en el lugar reconoció una de las damnificadas por los robos como de su propiedad, teniendo en cuenta que esa mujer acompañó a los efectivos de seguridad durante el procedimiento.

Pero según lo referido por la mujer del aprehendido, ese reloj ella lo había adquirido años atrás y no tiene procedencia ilícita.

Junto con ese reloj, una docena de armas cortas y un cañón fueron hallados e incautados en la vivienda, lo que dio lugar a la aprehensión de un hombre de 38 años que en el lugar se domicilia, a quien voceros de seguridad identificaron como Juan Pablo Ruppel.

Los policías, contando con esa orden de allanamiento firmada por el juez Villamarín, buscaban en la vivienda un botiquín de primeros auxilios, ropa de cama, cuchillas, alargues, cubiertos y vajillas que están relacionados con esos robos que se investigan, aunque no fueron hallados dichos elementos en la casa.

El dato

Ruppel, por el hallazgo de las armas, será indagado hoy en sede judicial. En la UFI 13, que por estos días está a cargo del fiscal Javier Barda, se inició un sumario por una infracción al Artículo 189 bis del Código Penal. El aprehendido ayer, al parecer, no contaría con la documentación reglamentaria para la tenencia en forma legal de esas armas de fuego que fueron incautadas en la vivienda allanada.

“FUE UNA LOCURA LO QUE HICIERON”

Policías de la Subcomisaría de Hinojo, con apoyo de efectivos del GAD, llevaron a cabo el allanamiento. “Vinieron a mi casa como si nosotros fuéramos narcotraficantes”, dijo la esposa del hombre que fue arrestado. JOSÉ BERGER

Policías de la Subcomisaría de Hinojo, con apoyo de efectivos del GAD, llevaron a cabo el allanamiento. “Vinieron a mi casa como si nosotros fuéramos narcotraficantes”, dijo la esposa del hombre que fue arrestado.
JOSÉ BERGER

 

“Fue una locura total”, expresó ayer en diálogo con EL TIEMPO Marcela, una mujer de 38 años que es la esposa del hombre que fue aprehendido, al referirse al allanamiento que personal policial llevó a cabo en la vivienda donde ambos se domicilian junto con sus cuatro hijos.

La mujer refirió también que Ruppel -que repara televisores- colecciona armas de fuego. Y aclaró que tanto ella como su esposo, que ahora está aprehendido, no tienen absolutamente nada que ver con esos robos que se están investigando.

“No sabés la vergüenza que esto nos dio a mí, a mis hijos y a mi marido. No tenemos absolutamente nada que ver. A él le gustan las armas, las colecciona y las tiene todas en regla. Pero era por otra cosa este allanamiento, por cucharas que no encontraron”, dijo en alusión a uno de los elementos que se detallaba en la orden judicial que fueran incautados durante lo que fue este procedimiento.

“Vinieron a mi casa como si nosotros fuéramos narcotraficantes”, sostuvo también con relación al accionar del personal policial.

El allanamiento estuvo encabezado por policías de la Subcomisaría de Hinojo y contó con apoyo de personal del GAD con sede en esta ciudad.

“Estoy indignada y estamos todos re mal por esto que pasó. No sé si fue un error o qué ni quién denunció semejante estupidez. Yo no quiero quedar manchada por algo en lo que no tenemos nada que ver”, agregó.

“Mis chicos estudian, yo trabajo y mi marido también. Nos conocen todos y no somos personas que tengamos problemas con nadie. La verdad que fue una locura semejante operativo”.

La mujer contó que ayer, unos minutos después de la hora ocho, en su casa todos estaban durmiendo cuando la Policía llegó y “tiraron la puerta abajo” para ingresar.

“Fue una locura lo que hicieron. Si tocaban timbre, yo les abría tranquilamente la puerta porque no tenemos nada que ocultar. Nos trataron como si fuéramos cualquier cosa”.

“Estábamos acostados y escuchamos un golpe, como que rompían un vidrio. Lo primero que pensamos fue que nos venían a robar, porque los golpes no paraban. Mi marido y yo nos levantamos, los dos en ropa interior, y vimos entrar a un grupo de personas encapuchadas y armadas con ametralladoras que nos apuntaban, Recién después de un largo rato ingresó otra persona diciendo que esto era un allanamiento”.

“El allanamiento fue negativo, porque ni platos para mí tengo. Hasta a los chicos les apuntaron con las armas. Todavía no entiendo qué fue lo que pasó. Es como que no caigo porque nunca nos pasó una cosa así”, indicó por último.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *