Alumnos en solidaria actividad

Al cumplirse el primer año desde que Emilie de Villeneuve fue canonizada y convertida en santa por el Papa Francisco, el Colegio Inmaculada Concepción  (CIC) organizó una serie de actividades para homenajear a la fundadora de la Congregación de las Hermanas Azules, su referente máxima para esta institución educativa.

Para celebrar este momento tan importante no había mejor opción que la labor solidaria. En la institución existe un taller de costura con la idea de colaborar con la comunidad en distintos ámbitos.

El año pasado realizaron mantas para abrigar a los perros de la calle y les dieron de comer, lo cual fue una experiencia muy positiva para todos los chicos.

Este año, con la agudización de la crisis económica y laboral las necesidades y prioridades son otras. En ese sentido los estudiantes de todos los niveles comenzaron a confeccionar una serie de frazadas para dar cobijo a todas aquellas familias que más lo necesitan.

En el salón de actos del CIC se realizó una jornada de más de 8 horas de duración en la cual alumnos de todos los niveles participaron. Allí se comenzaron a tejerse frazadas con materiales reciclados pero también con elementos que originalmente no tenían tal fin para ayudar a las personas que menos tienen y, además, fortalecer los vínculos entre los estudiantes haciendo otras actividades más allá de las meramente escolares.

Los niños del jardín de infantes realizaron un trabajo colectivo en algo que se llama “La manta viajera” donde cada niño se lleva la manta y junto con su familia le va a agregar un pedazo hasta que esté construida entre todos.

De este modo se arma una interacción entre los profesores y los alumnos, en donde se fortalece el vínculo entre ellos.

Se comenzó a trabajar como una red en instituciones donde hay gente que necesita ayuda y pasa necesidades. La intención es colaborar con todas esas familias que requieren la colaboración de quienes pueden dárselas.

Este tipo de actividades sirven para aprender otras cosas, o quizá las mismas que en las materias pero de una manera distinta, poniendo en juego los sentimientos.-

Esta actividad cuyo lema es “Multiplicar amor, calor y color” se va a continuar. Por ejemplo en el Parque Municipal se llamará el “Tejetón”, que se pondrá a la vista las cosas muy buenas para la sociedad que hacen los chicos, además de divertirse, con la maratón de tejido.

De esta manera se crea un compromiso ciudadano mucho más profundo con el otro que lo necesita. Se va dando una mano entre todos y es una forma de seguir adelante. La construcción colectiva es la única manera.

Estas actividades solidarias que se llevan a cabo en el Colegio Inmaculada Concepción donde cumplen un papel preponderante los alumnos acompañados de los docentes, es una demostración que un establecimiento educacional no debe es un lugar dentro de cuatro paredes donde se les enseña la currícula a los chicos que concurren. Sino que tiene que educar, no solamente instruir, formarlos inculcándoles los valores positivos de la sociedad, como son la solidaridad, la ayuda, el trabajo conjunto, el diálogo, el amor, la esperanza, la fe. Y una forma de aprender es ser partícipe, sintiéndose una pieza fundamental, en actividades solidarias.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *