NUEVAMENTE, SE NEGÓ A DECLARAR

Ampliaron la acusación e indagaron ayer otra vez al albañil que está detenido por un crimen

Desde la Fiscalía que investiga los hechos ocurridos el pasado sábado 8 del corriente mes en Villa Fidelidad, cuando dos jóvenes resultaron heridos a balazos y uno de ellos murió dos días más tarde, a Martín Aníbal Bermay ahora lo acusan de un intento de homicidio en perjuicio de una de las víctimas: un joven de 19 años que había recibido un disparo en el pie.

Bermay fue traído ayer a la mañana a los Tribunales de Azul para una nueva indagatoria. Está detenido en la Estación de Policía Comunal de Tapalqué. En los próximos días podrían dictarle la prisión preventiva.
JOSÉ BERGER
<
>
Bermay fue traído ayer a la mañana a los Tribunales de Azul para una nueva indagatoria. Está detenido en la Estación de Policía Comunal de Tapalqué. En los próximos días podrían dictarle la prisión preventiva. JOSÉ BERGER

Martín Aníbal Bermay, el albañil de 41 años que está detenido por un asesinato ocurrido a principios de este mes en Villa Fidelidad, volvió a ser trasladado ayer a Tribunales para ser indagado.

En esta oportunidad, esa situación estuvo relacionada a que desde la Fiscalía actuante en el sumario que se está instruyendo se resolvió ampliar, y por ende modificar, la calificación de esa causa con relación a los delitos que se le imputan como cometidos en las primeras horas del pasado 8 de octubre.

Aquel día, un joven que tenía 27 años resultó gravemente herido de dos disparos y murió al lunes siguiente, mientras estaba internado en el Hospital Pintos. Y otro, de 19 años, había sido herido de un balazo en un pie.

Esos hechos se les atribuyen a Bermay, quien había sido aprehendido instantes después a que ambos jóvenes resultaran heridos en las primeras horas de ese sábado en Villa Fidelidad, incautando en su poder la Policía la carabina calibre 22 que habría utilizado para balear a las víctimas.

Teniendo en cuenta la ampliación de la declaración testimonial que en la UFI 13, la Fiscalía a cargo del Dr. Javier Barda, brindara el joven que resultara con una lesión en uno de sus pies, ahora Bermay -según señaló ayer a EL TIEMPO un vocero allegado al sumario penal- está acusado de los siguientes delitos: lesiones leves, portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal, homicidio en grado de tentativa agravado por el uso de arma de fuego y homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real.

Ese cambio de calificación en la causa penal fue la que derivó en que Bermay, que ya había estado preso por otro asesinato, fuera traído ayer en horas de la mañana desde la Estación de Policía Comunal que está en Tapalqué a Tribunales para cumplir con esta nueva indagatoria.

En esa audiencia, tal como ya lo había hecho en las dos anteriores -primero cuando el joven al que hirió de gravedad estaba vivo y después cuando falleció- se negó a declarar.

Tres indagatorias

Desde que este sumario penal comenzó a ser sustanciado desde la UFI 13 por la instructora judicial Rita Prátula, tuvo tres modificaciones en cuanto a su calificación, las cuales se fueron dando sobre la base de las diferentes circunstancias que rodearon a estos hechos que aún siguen siendo materia de investigación.

El mismo sábado en que todo esto sucedió en Villa Fidelidad, los heridos habían sido identificados por la Policía y voceros judiciales como Miguel Omar Imas y Fernando Javier Andrada.

Cuando aquel 8 de octubre en horas de la tarde Bermay fue indagado por primera vez en Tribunales, Imas -que tenía 27 años- aún estaba con vida, por lo que al albañil azuleño lo procesaron en ese entonces como el presunto autor de un intento de homicidio. También, fue acusado de la portación sin autorización legal de la carabina calibre 22 con la que aparentemente efectuó los disparos. Y le imputaron -además- las lesiones leves que en uno de sus pies sufrió Andrada, al ser herido de otro tiro.

Pero luego de que el lunes 10 del corriente mes Miguel Omar Imas murió mientras estaba internado en el Hospital Pintos -tenía alojado el plomo de una bala en la cabeza, después de que uno de los disparos que recibió diera en su cara y el otro, con orificio de entrada y salida, en su muslo izquierdo- a Bermay volvieron a indagarlo de nuevo, aunque ya acusado de lo que en ese entonces se investigaba como un homicidio.

En aquella ocasión el albañil volvió a negarse a declarar. Y ayer tampoco declaró, después de que se resolvió acusarlo también de un intento de homicidio en perjuicio de Andrada, además de las “lesiones leves” que ya se le imputaban y tuvieron a ese joven como la misma víctima.

Fernando Javier Andrada, días pasados, había ampliado su declaración testimonial en Tribunales.

En su versión de lo sucedido, entre otras cosas, refirió que Bermay, en primera instancia, lo hirió a él al provocarle una lesión leve en una de sus piernas por medio de un disparo, situación ocurrida en inmediaciones del club San José, que está situado en San Carlos y Bolívar.

Pero desde ayer al detenido lo acusan también de haber querido matar a este joven, un hecho enmarcado en la misma secuencia en la que le imputan haberle disparado a Imas.

El testimonio de Andrada -según señaló un vocero judicial- revela que el lugar donde Bermay hirió de dos balazos a Imas fue el mismo donde volvió a efectuarle a él al menos tres disparos con la carabina que portaba.

Pero en esa segunda instancia no llegó lesionarlo, a diferencia de lo que había ocurrido minutos antes de aquel sábado 8 de octubre pasado en las afueras del club San José, donde el joven de 19 años había sido herido de un balazo en un pie.

Teniendo en cuenta todos estos nuevos elementos incorporados al expediente judicial, se resolvió ampliar y modificar la acusación para el eventual homicida de Imas. Y en ese contexto, Bermay ahora es considerado el presunto autor de un intento de homicidio en perjuicio de Andrada.

Todo empezó con una discusión

En concreto, se sabe ahora que en el club San José hubo una discusión que tuvo como protagonistas a Bermay y a Imas.

Por motivos que en principio no están del todo claros, faltaban algunos minutos para la hora cinco de aquel sábado 8 de octubre cuando ese cruce de palabras, en el baño del club, se produjo entre el encausado y el joven que dos días después a que fuera baleado murió.

Cuando esa discusión sucedió, Andrada aún no había llegado al club, que alrededor de la hora cinco del sábado cerró sus puertas.

Ya en las afueras del San José, Bermay e Imas se tomaron a golpes, lo cual ocurrió en presencia de varios testigos, entre ellos el propio Andrada, que había llegado un rato antes al lugar.

El joven de 19 años andaba aquel día en una moto en la que después Imas le pidió que lo llevara a buscar a Bermay, que luego de pelearse se había ido a su casa, ubicada en cercanías del club.

En esas circunstancias, nuevamente el detenido y el joven que después moriría volvieron a pelearse en la calle. Y posteriormente, en la moto, Imas y Andrada regresaron hacia la puerta del club.

Transcurridos unos minutos, el que volvió también al lugar fue Bermay. Ya en ese entonces -según versiones de testigos-, portando la carabina con la que le disparó a Andrada, a quien hirió en un pie.

Más tarde, los tres implicados en este hecho volvieron a cruzarse, ocasión en la cual el ahora detenido aguardó oculto entre unos pastizales a Imas para dispararle en dos oportunidades desde unos dos metros de distancia aproximadamente y herirlo así de gravedad.

Según declaró Andrada en sede judicial, a él también Bermay le efectuó al menos tres disparos, aunque sin llegar a herirlo en ninguna de esas ocasiones.

Todo esto ocurrió en cercanías al predio de la cancha del club San José, en Bolívar y Chaves.

El propio Andrada fue quien, aquella madrugada del sábado 8 de octubre, llamó a la Policía.

Instantes más tarde, tanto él como Imas -este último gravemente herido- fueron llevados en una ambulancia al Hospital Pintos.

Andrada no quedó internado, ya que sólo tenía una lesión leve en uno de sus pies a causa de ese disparo que recibió.

Imas sí. Hasta el lunes siguiente, cuando falleció.

Ese mismo sábado en que todos estos hechos ocurrieron en Villa Fidelidad, con los datos brindados por una de las víctimas y otros testigos a Bermay la Policía lo aprehendió en un predio situado en la intersección de la Avenida República de Italia con la prolongación Norte de la calle Prat.

Además de un cuchillo, en ese entonces todavía tenía esa carabina calibre 22 que aparentemente utilizó para matar al joven de 27 años y para herir a ese otro al que ahora, según sostiene un Fiscal, también intentó asesinar.

El dato

Según fuentes judiciales informaron a EL TIEMPO, desde la Fiscalía que está interviniendo en este sumario penal es muy posible que hoy o mañana se pida que la detención de Bermay sea convertida en prisión preventiva. La Dra. Mariana Irianni, desde el Juzgado de Garantías 3, es quien deberá resolver si le dicta o no esa medida cautelar al imputado.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *