Ángel Ramón Galli 


Ayer falleció en Azul, a los 85 años, Ángel Ramón Galli. Nació el 12 de marzo 1932 y a lo largo de su vida se destacó en varios oficios: del oficio de colectivero, la política a través de su plena identificación con el peronismo, el deporte siguiendo a su querido Cemento Armado, y su labor en beneficio de cuanta institución social requiera de su ayuda, especialmente su gran amor y desvelo por el Centro de Marcapasos que creara y presidiera por años hasta su desaparición.
De muy joven comenzó como chofer de un micro del Ciudad de Azul, propiedad de Francisco Mirabella, para en 1965 pasar a ser cofundador de la línea El Libertador, en la cual llegó a poseer 7 coches. Su cara deportiva lo identificó con los colores del club de la Avenida 25 de Mayo, del cual fue dirigente y es permanente colaborador. En 1953 a través de una carta que le envía al presidente Juan Domingo Perón logra que este interceda para ser nombrado mensajero en la Oficina Azul del Telégrafo de la Provincia de Buenos Aires. Con los años fue también ventanillero, guardahilo y capataz, hasta en septiembre de 11974 es nombrado subdirector técnico, y el 12 de febrero de 1976 director general del organismo provincial, teniendo a su cargo 190 oficinas. Al caer el gobierno peronista un mes y medio después, Galli es detenido por el denominado “Proceso de Reorganización Nacional”, transformándose en preso político. Con la vuelta de la Democracia en 1983 pasó a ser secretario privado en el Senado provincial del vicegobernador Luis María Macaya. En 1996 se jubiló, pero lejos estuvo siempre de “ir a sentarse a la plaza”. Siempre fue palabra autorizada para hablar de diversos temas y se preocupaba por la realidad social y política del país, pero de sobre todo de nuestra ciudad.
El pasado 22 de diciembre falleció su esposa Lilia Beatriz Merlos a los 86 años y fue sin dudas un cimbronazo para él ya que fue el amor de su vida. Los restos de “el cabezón” fueron sepultados hoy martes a las 11 en el Cementerio Parque.

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Juan Carlos Ramon Mardones

    9 de enero de 2018 at 9:43 pm

    ANGEL RAMON GALLI!!!Un hermano. Trabajo a mi lado en el senado provincial, cuando estuve como gerente de Pami en azul, me acompaño en todas las listas políticas, siempre dentro del Peronismo. Preso político de la dictadura de videla. Solidario. Persona de bien. El “gordo” Galli, será recordado, por cada uno de lo que tuvimos el honor de conocerlo, no faltara sus anécdotas en cada reunión política. En cada acto sonará y retumbarán nuestros oídos, su grito, que como un leon feroz, hacia temblar los salones, con un “viva Perón”, “viva Evita”, luego de haber entonado la marcha Peronista!!! Como olvidarme de su alarido….”juancito” cada vez que me veía. Gordo querido!!! Siempre en mi corazón!!! Piqui Mardones

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *