ANIVERSARIO DE LA ESCUELA N° 20: Su historia

<
>

16 de Julio sigue festejando aniversarios. Esta vez en la Escuela N° 20 la recordada escuelita de chapa que desde hace 100 años construyeron. Cavaron pozos muy profundo (que luego se agregaron los hurones que de noche visitaban los gallineros) luego de cierta profundidad colocaron los tirantes de grueso espesor para ser cubierto con tablas de madera. Así se componía la escuelita de chapa. En la punta dos dormitorios, al medio, dos salones grandes para primer y segundo grado a continuación el de tercero y cuarto.

Continuaba con una pieza grande, con piso de madera y por último junto a esta la cocina pero ya de ladrillo al igual que los corredores de ambos lados. Al frente un lindo jardín con canteros de ladrillos de punta y en el patio de atrás había juegos para los niños. El baño un gran pozo con piso de cemento con un gran agujero: nada de papel higiénico, nada de asiento, nada de agua, sólo diario. Se los llamaba letrina.

El agua para tomar se sacaba de la bomba que usaba la familia de Valentín Gutiérrez el primer director junto a su esposa Filomena Oliveto y sus cuatro hijas mujeres. Lamentablemente ese año fallecieron dos con diferencia de meses: Celia y Raquel. Aurora falleció hace años y actualmente la hija mayor vive en La Plata estado muy bien de salud. Todos hemos ido a esa escuela hasta cuarto grado. Las maestras de primero y segundo han sido Julia Hipólito y Tuta Belsito de Cánepa. Con el transcurrir del tiempo se hizo la actual escuela nueva quedando a la venta la de chapa que la compró el Sr. Nazareno Citti desarmaron todo y otro remate de chapas y maderas, más puertas y ventanas que se usó parte en la construcción de Don Nazareno le hizo para su hijo hoy el jardín de infantes.

Así termina la historia de la escuelita de chapa. En aquella época concurrían desde 30 hasta 50 alumnos en los cuatro grados. Las familias eran numerosas tanto del campo como del pueblito. Yo concurrí con compañeros que eran de la familia Silveyra de 16 hijos, Larrosa de 15, Rosales 17 y la familia Orradre de 20 hermanos. Además gente de campo con varios hijos como Casariego, Delfino, Espasandin, Carrón, Esponda, Yarrido, Marateo, Nápole y después le siguen familias de 2 o 3 hijos que sumados a los anteriores siempre estaban los mismos apellidos.

Esta es la verdadera historia de la Escuelita de Chapa de la que guardo el mejor de los recuerdos, enguanto a la infancia, niñez y adolescencia. No quiero dejar de recordar y resaltar a la familia Ponce quien fuera la segunda Directora por lo tanto llegó siendo soltera acompañada de su padre quien hacía huerta y los chicos jugando a la pelota pisaban los amasijos y se enojaba. Con el tiempo se hizo de novio su hija con un cambista (así se llamaban los que le hacían señas con unas banderas al paso del tren). Esta pareja se casó, vivían en la escuela y les llegaron tres hijos (un varón y dos nenas). Ercilia vive hoy en Azul, el resto no. De vez en cuando tengo contacto con ella recuerdo la escuelita y sus maestros que en aquella época sin luz eléctrica, ni asfalto, teléfono, igual éramos felices junto a una radio a pilar para escuchar lo que pasaba en el mundo.

Cuando había una urgencia familiar el jefe de la estación daba un comunicado por medio del telégrafo de la estación.  Son datos verídicos relatado por mi padre que vivía al lado siendo el primer poblador del pueblo y así nacio la casita de material allá por el 1913 y fue todo un acontecimiento dado que sólo había 3 ó 4 ranchos de paja y otros todo de chapa.

Sabina Citti de Combessies

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *