ANIVERSARIO POR LA CREACIÓN DE LA POLICÍA DE LA PROVINCIA

Se llevó a cabo el acto conmemorativo por un nuevo aniversario de la creación de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, con la asistencia de efectivos pertenecientes a las seccionales policiales de Azul, Olavarría, Tapalqué y Las Flores, el Intendente Municipal del Partido de Azul, funcionarios y público.

En la oportunidad fueron reconocidos por sus desempeños durante este año varios efectivos de seguridad, en una ceremonia muy emotiva. Con un toque de silencio se homenajeo al personal caído en cumplimiento del deber.

El responsable de la Superintendencia de Seguridad de la Región Interior Centro expresó que se necesita una policía con ganas, honesta. Y de una policía que esté a la altura de las circunstancias. Hay que trabajar con transparencia y honestidad. Desde el Ministerio de Seguridad reclaman eso. La sociedad reclama que sean honestos. A veces, tal vez no se tenga la capacidad o no se pueda resolver determinadas circunstancias. Pero mucho peor es ser corruptos. Eso hace estar en el fondo del mar. Se escucha por ahí que es la “maldita policía” y hay muchos que hacer honor a la buena policía.

El actual titular de la Jefatura Departamental Azul, ausente por motivos de salud, escribió para que se leyera en el acto, que se sigue luchando denodadamente en contra del crimen. Por eso se debe recuperar la confianza de la población, tiene que haber un acercamiento, demostrar que la policía tiene una genuina preocupación ante la problemática que la gente le plantea. Se continúa dando una dura lucha al narcotráfico, expresó.

Estos conceptos ponen de manifiesto que existió en la provincia de Buenos Aires una policía corrupta, desde las altas esferas hasta el agente que acepta coima para no realizar un acta de infracción de tránsito. Mucha de esa policía sigue hoy en funciones. La duda existente es si lo hacían porque la organización se lo requería. Y si se negaban recibían sanciones. O bien porque siempre un ingreso más viene bien.  En otras palabras su mente esta enfocada a favor de la corrupción.

También está el policía honesto pero con pocas ganas de trabajar. Allí aparece la frase “el móvil no tiene nafta”. Que piensa que si intervienen en una pelea de barras pueden terminar con lesiones o bien, por tocar a un menor, lo ponen en disponibilidad y le sale el traslado a un destino a 800 kilómetros de su domicilio.

En una fuerza policial como la que existe en la provincia de Buenos Aires existen integrantes, en todos los niveles, excelentes, regulares y malos. Capaces, instruidos y preparados para actuar, o bien con falta de conocimiento e incapaces para cumplir determinada función. Corruptos y decentes. Con vocación de servicio  o como un empleado remunerado que quiere cumplir su horario y nada más.

Cuando se habla de “maldita policía” se refiere a aquella que no tiene vocación de servicio y no es honesta. La realidad muestra que existe en convencimiento que la mayoría de la fuerza policial en la provincia pertenece a la buena policía con vocación de servicio y honestidad.

Labor interna que se debe realizar en la fuerza consiste en detectar a la mala policía y sacarlos de sus filas porque la manzana podrida daña a las demás manzanas en el cajón.

Es cierto que la mayoría de la población no tiene confianza en la policía. Pero ello cambiará cuando en la calle esté la buena policía con voluntad de combatir la inseguridad y el delito en todos sus aspectos. Para ello deberá tener el apoyo de la justicia.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *