APREHENDIDO

Una moto, un cuchillo y el caño de una pileta. Los incautó ayer la Policía cuando un joven fue aprehendido en el Barrio Pedro Burgos.COMANDO DE PATRULLAS AZUL/PBA
<
>
Una moto, un cuchillo y el caño de una pileta. Los incautó ayer la Policía cuando un joven fue aprehendido en el Barrio Pedro Burgos.COMANDO DE PATRULLAS AZUL/PBA

Un joven de 19 años había sido aprehendido ayer en el Barrio Pedro Burgos de esta ciudad por policías del Comando de Patrullas y de la Local.

Según lo informado, su arresto se produjo durante un operativo de interceptación de vehículos que se estaba llevando a cabo en esa zona de la ciudad.

Identificado como Brian Oscar Conde, circulaba en una motocicleta marca Corven “sin patentes” de 110 cc.

Para evitar el control policial, intentó ingresar con el rodado a uno de los departamentos del mencionado barrio, circunstancia durante la cual otro joven que estaba en ese lugar -al que la Policía identificó como José Agüero, de 20 años- le arrojó al personal policial que intervenía en el hecho un caño galvanizado de una pileta de lona.

Pero el caño golpeó en la cabeza de una cuñada de Conde, una mujer mayor de edad que sufrió un “corte leve”, y no en los policías.

Mientras que después Agüero se dio a la fuga, Conde pudo ser aprehendido en el lugar.

Al ser requisado, los policías hallaron en su poder un cuchillo que utilizó para amenazar a los efectivos de seguridad, además de que posteriormente se resistió a su arresto, de acuerdo con lo informado.

Conde permanecía hasta anoche en la comisaría primera local y había sido previsto que hoy fuera trasladado a Tribunales, para que fuera indagado.

El mismo joven

A fines del mes pasado, el mismo joven había sido procesado por un hurto y por unas estafas.

En esa oportunidad, lo acusaron de haber sustraído una tarjeta de crédito con la que después hizo diferentes compras en comercios de esta ciudad.

De esa tarjeta, propiedad de una mujer, se había apoderado después de que a la damnificada le fue sustraída -el pasado 29 de junio- una campera del interior de una casa donde ella estaba ayudando a su esposo a realizar unos trabajos de pintura.

Ese mismo día, horas más tarde, la mujer recibió un correo electrónico donde se le informaba el detalle de diferentes compras que en varios comercios locales habían sido efectuadas con la tarjeta de crédito que le sustrajeron en ocasión de que le hurtaran la campera.

La denuncia radicada por lo sucedido hizo que policías comenzaran con diferentes averiguaciones que los condujeron hasta Conde como el acusado de sustraer la campera y de efectuar después esas compras.

De esa manera, el joven fue notificado de la formación de esa causa penal, luego de que efectivos de seguridad concurrieron a su domicilio en el Barrio Pedro Burgos e incautaron varios de los artículos -entre los que había juguetes y prendas de vestir- adquiridos con la tarjeta de crédito sustraída.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *