APREHENDIERON A UN ADOLESCENTE Y RECUPERARON ELEMENTOS ROBADOS

 

Una bicicleta, un teléfono celular, una cámara de fotos y una tablet. Todos esos elementos fueron recuperados días atrás, después de que un menor fue aprehendido y afirmó que los había robado en diferentes circunstancias.
COMANDO DE PATRULLAS AZUL/PBA
<
>
Una bicicleta, un teléfono celular, una cámara de fotos y una tablet. Todos esos elementos fueron recuperados días atrás, después de que un menor fue aprehendido y afirmó que los había robado en diferentes circunstancias. COMANDO DE PATRULLAS AZUL/PBA

“Entré a una obra en construcción a robar. Y todos los días salgo a robar”, señalaron voceros policiales que un adolescente de 15 años les dijo a efectivos del Comando de Patrullas que lo habían aprehendido en esta ciudad, situación durante la cual el menor también les refirió que había vendido una tablet y un teléfono celular robados y que, también de procedencia ilícita, tenia en su casa una máquina de fotos “que le robé a un ‘poli’”.

De acuerdo con lo señalado, la aprehensión del menor que -después de las actuaciones penales iniciadas- por orden judicial fue entregado a sus padres, se había llevado a cabo el pasado lunes en esta ciudad.

Todo comenzó a investigarse ese día cuando la Policía tomó conocimiento que en San Martín y De las Postas, en Villa Piazza Centro, el mismo menor que luego sería aprehendido ingresó con fines de robo a una obra en construcción.

Ese hecho consistió en la sustracción de unas canillas. Y la tuvo como damnificada a una mujer de 42 años dueña de dicha obra, que fue quien alertó a la Policía para dar cuenta de lo que estaba ocurriendo en su propiedad.

Al entrevistarse en el lugar, la vecina le refirió a los policías que un sujeto que estaba vestido con un buzo de color gris, jeans azules y zapatillas negras había sido el que sustrajo las canillas y provocó algunos daños.

A poca distancia de la obra en construcción, por la misma calle San Martín, los efectivos del Comando de Patrullas localizaron al menor, que tenía puesta la misma vestimenta referida antes por la mujer. Un adolescente a quien posteriormente identificaron en el lugar donde fue interceptado.

Durante ese diálogo con los policías el adolescente les refirió que había ingresado a robar a la obra -según señalaron los voceros de seguridad- y también les contó sobre esos otros elementos que había sustraído.

Casi al mismo tiempo en que se estaba haciendo efectiva la aprehensión del menor, en sede policial se recibió otro llamado donde se informaba que en una vivienda cercana a la obra en construcción, también ubicada en la calle San Martín, una vecina había encontrado dentro de su patio una bicicleta tipo “mountain bike”.

Esa mujer refirió que había observado cómo instantes antes un joven, de similares características en cuanto a su vestimenta al menor que fue aprehendido, “había saltado el paredón de su casa, la cual linda con otra propiedad”, para ingresar así a esa otra vivienda y sustraer la bicicleta que luego la denunciante halló en su patio.

Lo sucedido derivó en el traslado del menor –“que comenzó a ponerse agresivo con el personal policial” una vez que fue esposado- a la sede de la comisaría primera.

Después, teniendo en cuenta lo que el propio menor había referido con relación a los demás elementos que también dijo que sustrajo, los policías del Comando de Patrullas concurrieron a su casa.

Al entrevistarse en ese domicilio con el padre del adolescente, a quien se le informó sobre la aprehensión, el hombre les informó a los efectivos de seguridad que su hijo, días pasados, había llevado a la vivienda una máquina de fotos digital, la cual después le entregó a los policías.

Las averiguaciones continuaron, por lo que luego de recuperar esa cámara de fotos que sería robada, los policías concurrieron a una casa ubicada en la calle Rivas, en donde los atendió una mujer.

Al entrevistarse con ella, la dueña de la vivienda les dijo que días antes le había comprado al menor que estaba aprehendido, por un valor de 500 pesos, una tablet, la cual también posteriormente les entregó a los policías al enterarse que era robada.

Y en otra vivienda, ubicada sobre la calle General Paz y que también les habían indicado el menor que fue aprehendido, ese mismo lunes los policías hallaron un teléfono celular que estaba en poder de una adolescente de 17 años, la cual también les entregó a los efectivos del Comando de Patrullas, después de que les dijera que se lo había comprado al sospechado de cometer todos estos ilícitos.

En las actuaciones penales que se iniciaron tras la aprehensión del menor y el hallazgo de los elementos referidos intervino la Fiscalía perteneciente al Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil que en Azul está a cargo de la Dra. Mariela Viceconte.

Al mismo tiempo, todos los elementos recogidos durante este hecho fueron posteriormente entregados a los damnificados por estos robos y hurtos, según señalaron voceros de seguridad.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *