AYER A LA MAÑANA

Aprehendieron en el patio de un taller a un joven que estaba cometiendo un robo

El hecho se produjo en Calle 7 entre 25 de Mayo y Necochea. El acusado de este ilícito es un joven que tiene 23 años. Ayer a la tarde fue indagado en Tribunales y después quedó en libertad. El propietario del taller contó que ya han ingresado a robar a su local en varias ocasiones.

Los elementos que la Policía incautó ayer en poder del joven que fue detenido. Varias de las cosas que sustrajo en el taller ya las había colocado en una bolsa y en una mochila.
CPA/PBA
<
>
Los elementos que la Policía incautó ayer en poder del joven que fue detenido. Varias de las cosas que sustrajo en el taller ya las había colocado en una bolsa y en una mochila. CPA/PBA

Un joven que en horas de la mañana de ayer fue aprehendido en el interior del patio de un taller al que había ingresado con fines de robo se negó a declarar cuando después fue indagado en Tribunales.

Acusado del delito de robo en grado de tentativa en concurso real con hurto en grado de tentativa, luego de esa indagatoria llevada a cabo ayer a la tarde en la sede de la UFI 1 -la Fiscalía a cargo de Marcelo Fernández desde donde se instruye una causa penal por lo sucedido- el joven recuperó la libertad, según señalaron fuentes judiciales.

Identificado como Marcelo Damián Castro y de 23 años, alrededor de la hora seis y media de ayer policías del Comando de Patrullas lo habían arrestado en el interior del patio de un taller mecánico que está situado en Calle 7 entre Necochea y Avenida 25 de Mayo, en cercanías al Barrio Mariano Moreno.

Ese taller es propiedad de Raúl Muñoz, un hombre de 59 años que se convirtió en el damnificado por este episodio delictivo.

El joven que después resultó aprehendido, en el patio de ese taller en el que había varios vehículos, se apoderó ilegítimamente de las baterías de algunos de esos rodados, como así también de algunas ruedas y estéreos, tras forzar las puertas de algunos de esos rodados, que en total eran siete -cuatro autos y tres camionetas-, que se encontraban en el ya referido patio.

La llegada del personal policial al lugar evitó que el robo se consumara, ya que los efectivos de seguridad hallaron a Castro oculto debajo de uno de los autos que estaban en el patio.

Al taller, según contó después su propietario en diálogo con este diario, el joven no había ingresado, ya que en el interior del mismo Muñoz posee instalada una alarma.

El dato

Según fuentes policiales señalaron con relación a la aprehensión del ahora acusado de cometer este hecho, al momento de su arresto varios de esos elementos sustraídos de los vehículos que estaban en el patio del taller el joven los había colocado en el interior de una bolsa y en una mochila, listos para llevárselos.

“ESTA VEZ PUDE ENCONTRAR LAS COSAS” 

Raúl Muñoz, el dueño del taller donde este ilícito se produjo. El joven que fue arrestado se había escondido debajo del auto que aparece también en la imagen.
NICOLÁS MURCIA

Raúl Muñoz hace treinta años que tiene su taller mecánico en ese lugar cercano al Barrio Mariano Moreno donde ayer un joven fue aprehendido en momentos que estaba cometiendo un robo.

Según contó a EL TIEMPO el trabajador de 59 años, “a las seis de la mañana me avisó mi hija, que vive pegado, que sentía ruidos en el patio del taller. Cuando me vine para acá, previo haber llamado a la Policía, encontramos en el patio todo un desorden de vehículos desarmados”.

En total, en el patio del taller de Muñoz había en ese entonces siete vehículos: tres camionetas y cuatro autos.

“Tuvimos suerte porque el ladrón fue aprehendido dentro del predio. Se había escondido debajo de uno de los vehículos, de un Peugeot 206”, comentó también el mecánico.

Al ser consultado sobre el accionar del ahora acusado de cometer este intento de robo, mencionó que de los diferentes rodados que estaban en el lugar “había sacado baterías, estéreos y ruedas. Lo que comúnmente después pueden hacer plata rápidamente”.

“Pero no logró llevarse nada y de acá adentro salió esposado”, señaló sobre el joven que después fue aprehendido en el lugar por la Policía.

Desde su punto de vista, en el hecho podrían haber estado implicados más sujetos desde afuera del taller, los mismos que después, ante la llegada de los efectivos del Comando de Patrullas, “alcanzaron a disparar”.

No es la primera vez que delincuentes ingresan a robar al taller de Muñoz. “En este año -según contó- ya van dos veces. Y hubo otra vez que entraron, el año pasado”.

“Cada vez voy levantando más filas de ladrillos en las paredes. Ya he pasado los cuatro metros. Y se me siguen metiendo igual”, agregó.

Según sostuvo, una obra en construcción lindera al taller le sirvió al joven para ingresar a cometer el ilícito.

“Se subió por la obra, se trepó por una viga que está en el portón y después bajó al patio del taller por una oficina, ayudado por los vehículos que estaban ahí”, los mismos que después fueron forzados para quitarles diferentes elementos.

Al ser consultado sobre si se siente desprotegido teniendo en cuenta que ya ha sido damnificado en varias ocasiones por diferentes hechos delictivos, el mecánico afirmó que “esto te tira los brazos abajo”.

“Vos luchás todo el día, laburando prácticamente de domingo a domingo aunque la gente por ahí no me ve porque estoy adentro. Pero tengo que seguir. Esta vez pude encontrar las cosas; a diferencia de la vez anterior, que no encontré nada. Ya no sabés dónde más dejar las cosas para que no te roben”.

Muñoz fue consultado también sobre si esa zona donde tiene desde hace tres décadas su taller es insegura, a lo que respondió: “Inseguro es todo. Lo que pasa es que a veces falla un poco la prevención. Pero bueno, está todo hecho así”.

Finalmente, y al igual que les ha sucedido a otros damnificados o víctimas de delitos, contó que fue una odisea llamar por teléfono a la Policía para que concurriera al taller: “El 911 es un desastre. Malísimamente mal. Llamé a ese número y también al 101. Me cansé de llamarlos, como cuatro veces. Pasaron como cuarenta minutos y recién apareció un móvil. Después, en la comisaría me dijeron que ahora cuando llamás te atienden en Mar del Plata. Las cosas, lamentablemente, en vez de ir progresando van empeorando. Van empeorando los sistemas porque siempre hay alguno que quiere inventar algo y está todo inventado. Y así estamos”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *