ERRORES DEL PASADO QUE CONDICIONAN EL PRESENTE

“Argentina tenía uno de los mejores sistemas previsionales; se lo estropeó cuando se lo privatizó”

 

Esta frase surgió de Juan Carlos Juárez, ex diputado nacional y actual director Gubernamental del Instituto de Previsión Social de la Provincia de Buenos Aires en representación del partido GEN, cuando lo entrevistó EL TIEMPO. El especialista, que también supo desempeñarse en el área de Investigaciones de la Anses, participó el lunes pasado de una charla con vecinos azuleños en el Centro de Jubilados Cacique Catriel, invitado por la alianza que integran dirigentes como Omar Duclós y Claudio Molina, y Gastón Mocciaro, de Vecinos por Azul. 

Juan Carlos Juárez conversó con EL TIEMPO luego de brindar la charla el pasado lunes. A su izquierda Omar Duclós. NACHO CORREA
<
>
Juan Carlos Juárez conversó con EL TIEMPO luego de brindar la charla el pasado lunes. A su izquierda Omar Duclós. NACHO CORREA

El sistema previsional argentino supo estar a la altura de los mejores. Distintos hechos que se dieron en los últimos años, como la privatización de los fondos de jubilación y pensión (AFJP) y la firma de un convenio con el Fondo Monetario Internacional, hicieron que el sistema decayera e hiciera que hoy muchos ciudadanos estén fuera del cobro del beneficio y que, algunos de los que sí lo perciben, no lo puedan hacer en un monto que tenga proporción con los aportes que hicieron en su etapa de trabajadores activos. Esas son algunas de las conclusiones que se pueden sacar de lo dicho a este matutino por Juan Carlos Juárez, ex diputado nacional y actual director Gubernamental del Instituto de Previsión Social de la Provincia de Buenos Aires (IPS) en representación del GEN.

Como se informó en la edición del pasado martes, Juárez estuvo en esta ciudad para participar de una charla abierta al público que, organizada por el GEN y Vecinos por Azul, se llevó a cabo en el Centro de Jubilados y Pensionados Cacique Catriel. Una vez finalizada la disertación de Juárez, en la cual el especialista pudo evacuar dudas que tenían los asistentes, muchos de ellos jubilados y pensionados, EL TIEMPO consultó al visitante que fue presentado por el ex intendente municipal y actual presidente del comité provincia del GEN, Omar Duclós.

“Esta convocatoria se da en el marco del ciclo de charlas que venimos desarrollando desde el GEN junto con Vecinos por Azul y tenemos el placer que nos visite Juan Carlos Juárez, un experto en temas previsionales. Como director gubernamental a él le toca participar en el directorio en representación de la oposición y ahí el GEN tiene representación provincial. Tuvo la amabilidad de acercarse a conversar con jubilados y pensionados, y trabajadores en actividad que están cerca de jubilarse. Sabemos que hay un montón de incertidumbre respecto de la nueva ley en el pago de deudas y también al funcionamiento de los distintos sistemas. Juan Carlos también aportó una mirada de lo que debería ser un perfeccionamiento del sistema para tornarlo más universal y solidario”, expresó Duclós.

“El IPS es un organismo virtuoso en sí mismo”

Inicialmente Juárez afirmó que “el IPS es un organismo virtuoso en sí mismo”. “Es una organización que tiene superávit financiero de 20.000 millones de pesos; que tiene 280.000 beneficiarios y casi 800.000 trabajadores, lo que le da una proporción de 3.7 aportantes por cada beneficiario frente al sistema nacional que tiene un aportante y medio por cada beneficiario; tiene movilidad en el pago de la jubilación hasta el 82 por ciento móvil de acuerdo con la actividad, los años de antigüedad y lo que haya hecho en la provincia o el municipio; y para que el sistema funcione tiene un costo que no supera el 0.7%, frente al 4% de AnSeS y casi el 8% del Pami”, explicó.

Indicó que el Instituto, con sede central en la ciudad de La Plata, tiene un directorio de ocho representantes. Cuatro de ellos representan a: trabajadores municipales, docentes, administración central y entes descentralizados; y otros cuatro representan al Estado, de los cuales tres son de la oposición (Frente para la Victoria, Frente Renovador y GEN). Tanto el vicepresidente como el presidente del organismo responden al oficialismo (Cambiemos en este caso), aunque al titular lo designa directamente la gobernadora María Eugenia Vidal.

“Lo que le hace falta al IPS es una reingeniería administrativa para tener una base de datos única, una matriz de riesgo para evitar el fraude, y reducir los plazos de otorgamiento del beneficio a no más de 8 o 9 meses”, mencionó.

Uso de los fondos del organismo

Según reveló el entrevistado, como legislador nacional (tuvo dos mandatos) logró introducir una reforma que para el uso de Letras por parte del Gobierno bonaerense, pagara una mejor tasa de interés en beneficio del IPS. “Pasamos de una tasa que en 2012 no superó al 4% a una tasa que en la actualidad supera el 23%. Si hubiésemos mantenido el anterior esquema, hoy la tasa no superaría el 11%. Esto es lo que da sustentabilidad al fondo”, subrayó Juárez. “Por otro lado –agregó- estimamos que parte de ese superávit financiero se lo debiera pensar también como un fondo para el acceso al crédito de consumo para los jubilados. También para el esparcimiento y el turismo recreativo porque ese aspecto social no hay que descuidarlo”.

Consideró pertinente que el personal que trabaja en el Instituto pueda contar con mayor tecnología y una capacitación permanente, de manera de poder contribuir a la reducción del plazo de cobro del beneficio del jubilado y/o pensionado. “Todas esas sugerencias las hemos aportado desde el inicio a la actual gestión porque obviamente nos interesa que esto siga funcionando bien, como hasta ahora o mejor aún”, aclaró.

Juárez dio cuenta de una de las intervenciones más fuertes que tuvo durante su desempeño en el área Investigaciones de la Administradora Nacional de Seguridad Social (AnSes) y rubricó que, en su función actual como integrante del directorio del IPS, también tiene un rol de control y fiscalización como representante del GEN. “No tuve ningún inconveniente en su momento en firmar la baja de la jubilación del hijo de Herman González (ex ministro de Defensa durante la presidencia de Carlos Saúl Menem), que se había jubilado con 38 años y una jubilación de 5.000 dólares en la provincia de La Rioja. Lo que tenga que decir y lo que tenga que hacer en el ámbito del IPS lo voy a hacer, porque es la responsabilidad básica que tengo como funcionario”, señaló.

Recalcó que, desde el espacio político que lidera Margarita Stolbizer, se pretende dotar de una función con mayor sentido social a los fondos que tiene el organismo, obviamente sin poner en riesgo la garantía que deben tener los futuros beneficiarios sobre sus aportes.

“Históricamente los fondos del IPS se han utilizado como una forma de crédito directo a través de Letras del Tesoro para la provincia de Buenos Aires. Nunca ha tenido otro destino que no sea ese. Nosotros, que le queremos aplicar un sentido más social, pretendemos que esos fondos puedan pensarse en algún momento para crédito de consumo para los jubilados para que no tengan que caer en las mutuales que cobran intereses muy altos, y en el turismo social o recreativo para los jubilados y pensionados bonaerenses”, advirtió.

Las dudas del público

Consultado Juárez acerca de las dudas que le plantearon quienes participaron de la disertación que ofreció el pasado lunes en esta ciudad indicó que el grueso de las consultas provino de la “información que tienen que dar los municipios para que se actualice el haber en vigencia respecto del jubilado”. “Otro punto es el plazo de los tiempos del otorgamiento del beneficio. No hay mayormente un problema de juicio o litigiosidad como hay a nivel nacional. Por el sistema nacional tuvimos todas las consultas habidas y por haber y tratamos de darle la información adecuada para que puedan accionar desde su lugar y explicando todo lo que significa esta nueva ley que debió ser una ley particular y no una ley ómnibus, como mandó el gobierno”, opinó.

Juárez destacó las bondades del sistema previsional de este país respecto de los procedimientos que se aplican en otras partes del mundo. “Argentina siempre estuvo a la vanguardia en el sistema de seguridad social y previsional y hemos perdido tiempo en relación hacia nosotros mismos en la calidad. Los juicios surgieron como consecuencia de un error material que no se liquidada correctamente el haber de inicio a un trabajador que se jubilaba. Ese, en realidad, es un problema de menos de un tercio de los jubilados. Hay 70.000 sentencias firmes, cerca de 400.000 en proceso y habrá un millón de personas que están en condiciones de acceder aunque no hayan accedido al juicio”, significó.

Marcó que “la realidad es que, como está concedida la ley, quienes acepten ese acuerdo -que es voluntario- van a tener una quita de entre el 30 y el 60 por ciento de lo que pudieran obtener en un juicio. Si una persona recibió una sentencia firme en un juicio por lo que le tenían que pagar 50.000 pesos de haber mensual y calcular el retroactivo en función de esos 50.000 pesos, cuando vaya al acuerdo le van a decir que tiene que aceptar el tope de 36.000 pesos que está establecido por decreto. Los que no lograron terminar los juicios van a recibir un haber en función de los últimos cuatro años, sin importar el tiempo que haya llevado el reclamo judicial. Y quienes no iniciaron juicio no van a tener retroactivo y sólo podrán tener el ajuste del haber, con lo cual también es una quita importante”.

“Los derechos previsionales son imprescriptibles”

En la misma entrevista el especialista del GEN en temas previsionales consideró que “los que tienen sentencia deberían cobrar lo que les corresponde, porque los fondos estuvieron”. “Eso se lo dije al ex director Ejecutivo de la ANSeS, Diego Bossio en el Congreso de la Nación, que él sí tuvo la posibilidad de pagar la sentencia judicial y no lo hizo porque utilizaban el dinero en otro sentido: Fútbol para Todos, compra de autos de alta gama con créditos de la ANSeS. Hoy, lo que se busca es tratar de ordenar un tema y de llegar a una conclusión porque los derechos previsionales son imprescriptibles. Por lo tanto la posibilidad de iniciar los juicios va a seguir existendo”, se explayó.

El dislate de los tiempos judiciales

Juan Carlos Juárez fue contundente al posicionar como una prioridad la importancia de reducir el tiempo de espera de la sentencia y del cobro del beneficio, a fin de acortar el lapso en el que el demandante se mantiene litigando contra el Estado. “El promedio del cobro de una jubilación es de 17 años y hay gente que se ha pasado 15 años en juicio. Es un contrasentido, atenta contra la solidaridad, contra la dignidad de la persona y es un error generado desde un Estado en una Argentina donde históricamente se utilizaron los fondos para tapar los déficit económicos y financieros que ha tenido el Estado nacional; nunca se le devolvieron a la seguridad social esos fondos”, remarcó.

También subrayó lo que a su criterio es una falencia de la flamante normativa previsional. “Esta nueva ley no contempla las 300.000 personas que se jubilaron a través del sistema de capitalización, fondos que fueron a parar a una renta vitalicia. Hoy, esas personas cobran entre 100 y 2.000 pesos por mes; no llegan ni al mínimo porque no están contemplados en este proyecto de ley. La otra cuestión es que la modificación del otorgamiento de pensiones no contributivas tiene dos aspectos que son inequitativos. En primer lugar la llevaron desde los 60 a los 65 años y en segundo lugar no se paga, como se venía pagando, el equivalente a una jubilación mínima sino el 80 por ciento”, expresó.

Juárez no le restó valor a la posibilidad de revisar el sistema previsional actual, pero pidió que se aclare por dónde pasan las falencias y cuáles serían las modificaciones a introducir.

“Hay que revisar el sistema en incorporar a casi 5 millones de trabajadores que no están registrados para que el sistema se pueda sustentar mejor y esas personas se puedan jubilar. Lo otro que hay que revisar es el sistema fiscal de forma tal que el aporte que viene del impuesto al tabaco, del impuesto a los combustibles, de ganancias, IVA y otros tributos tengan mayor sustancia para que el sistema siga siendo sustentable con el paso del tiempo porque al tener mayor expectativa de vida la gente, la perdurabilidad del cobro del haber va a  superar los 17 años. En la década del 80 el promedio era de entre 12 y 14 años y hoy estamos hablando de 17 años”, manifestó.

Menem, Cavallo y el FMI

En la parte final del diálogo con este diario el disertante destacó las particularidades de la política que tiene este país en materia del pago a jubilados y pensionados. “Argentina tenía uno de los mejores sistemas previsionales, incluso mejores que los europeos. Se lo estropeó cuando se lo privatizó. Y en el año 1995, con Menem y (el entonces ministro de Economía de la Nación, Domingo Felipe) Cavallo se firmó un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional por el cual se hacía una quita del 30% del aporte patronal para el sistema jubilatorio. Es un tema que es necesario revisar y volver a considerar”, concluyó.

EL DATO

Juan Carlos Juárez es oriundo de la ciudad bonaerense de Luján. Interrogado sobre su parecer por la breve estadía en Azul, dijo sentirse muy a gusto. “Los pueblos del interior tienen una personalidad, que es la que los distingue. Los vecinos nos pueden ubicar en la carnicería, en la farmacia, el supermercado o en el café. No existe el anonimato y eso hace que como funcionarios tengamos que agudizar la capacidad para hacer las cosas bien. Si alguna vez tuviera que irme de Luján, nunca iría hacia Capital Federal sino hacia el interior del país”, aseveró.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *