ANEGAMIENTOS QUE SE REPITEN

Ariel: de la fortaleza de sus habitantes a las ganas de la política por encontrar una solución definitiva

 

La recorrida que el lunes por la tarde realizaron cronistas de este diario permitió certificar la crítica situación que afrontan los pobladores de esa ex estación ferroviaria y la zona norte del partido en general, donde los campos anegados y la hacienda encharcada, son postales repetidas. Una vez más, los gobernantes no llevan soluciones a regiones que vienen muy castigadas desde hace años.

Los pobladores de Ariel debieron autoevacuarse como consecuencia de la irrupción, por enésima vez, de agua de lluvia procedente de la Ruta 51 y por el desborde del Canal 11. No es ni más ni menos que la calle principal de Ariel, el lunes por la tarde, completamente bajo agua. La línea del alambrado cubierta casi por completo por la precipitación. Uno de los tantos animales que no logró capear los anegamientos de los campos. Según Carlos Masson, entre 10.000 y 15.000 animales han caído durante la temporada invernal. El camino a Las Blancas y una clara imposibilidad para circular por el estado que presentaba la traza, que registra numerosas reparaciones en los últimos años. FOTOS DRONE IGNACIO COMPARATO
<
>
Los pobladores de Ariel debieron autoevacuarse como consecuencia de la irrupción, por enésima vez, de agua de lluvia procedente de la Ruta 51 y por el desborde del Canal 11.

Por Augusto Meyer

ameyer@diarioeltiempo.com.ar

Una recorrida por unos 70 kilómetros permitió corroborar la crítica situación hidráulica que afronta la zona norte del Partido de Azul, donde predominan postales de campos anegados y hacienda encharcada.

Por miles se cuentan los animales –vacas, lanares y, en menor medida, equinos- cuyo futuro depende de lo que nos depare el clima en las próximas semanas.

En este contexto los pobladores de Ariel enfrentan una problemática doble y de varios años. La ex estación se inunda. Eso hace que los habitantes se vean impedidos de salir a trabajar en labores agropecuarias y, por otro lado, deben abandonar sus casas por el ingreso del agua de lluvia, situación que además pone en jaque a gallinas y cerdos que crían en sus pequeños corrales.

Ferreyra Ricardo Ignacio es presidente de la comisión vecinal de Ariel. En la entrada al pueblo, que quedó literalmente aislado por el agua, el hombre hizo un llamado casi desesperado para que el Municipio solucione de una vez por todas el problema hidráulico que hace que en lo que va del año, la pequeña localidad haya sufrido tres inundaciones. La última, vaya paradoja, registrada el mismo día en que se realizaron las Primarias, Abiertas, Simutáneas y Obligatorias (PASO).

“De hidráulica no entiendo nada pero sí me preocupa los daños que quedan y demás. Yo hace seis años que estoy acá pero la gente que vive desde hace años acá dice que siempre pasa lo mismo. Está a la vista la cantidad de agua que hay, que es mucha, y eso no es normal. Llamé a Defensa Civil y me atendieron. A Vialidad también. Hay que esperar porque ahora con el agua no se puede trabajar, pero hemos llamado anteriormente también y las soluciones no llegan. Cada vez que llueve esto sucede y yo creo que al agua hay que darle una salida rápida. Acá la Escuela tiene el agua en la puerta por cinco o seis días y los chicos se quedan sin clases”, se lamentó.

Ferreyra confió que los pobladores de Ariel que se autoevacuaron, tuvieron que “dejar sus animales a la buena de Dios” y que, aquellos pocos que se quedaron, “tiene que permanecer casi arriba de la mesa por la altura del agua”.

“El domingo que se votó ellos vinieron y teníamos la segunda de las últimas tres inundaciones que hubo en Ariel, con el agua a media bota. No pueden decir que no vieron la problemática. Hay una nota de la comisión vecinal que firmaron todos y por eso digo que me parece que hay que empezar (con las obras). Hoy (por el lunes), si no los llamás, no vienen. La Municipalidad está postergando mucho” el inicio de las obras que impidan el ingreso de agua de lluvia al pueblo, advirtió.

“A algunos, el hecho que uno quiera avanzar por ahí les molesta pero yo quiero el bienestar de la gente que vive acá; de nuestros hijos y nietos; de gente grande que se ha tenido que ir por el avance del agua. Esa gente, cuando regrese, no sabe si encontrará esos animales que son el sustento de vida”, agregó.

La peor en varios años

Carlos Masson tiene un amplio conocimiento de la zona próxima a Ariel, donde además administra hacienda en un campo de su propiedad. Durante la recorrida en la que guió a los enviados de este diario, el productor agropecuario admitió que estaba sorprendido por manifestaciones de los lugareños que aseguraban que el caudal de agua en la zona rural supera a la que hubo durante la inundación de 1980.

“En la recorrida vimos veinte animales muertos sólo en los 60 o 70 kilómetros que hicimos. Si tenemos que hacer una progresión, entre 10.000 y 15.000 animales tienen que haber muerto entre terneros y vacas en este invierno. Es un año muy complicado y esto lo vamos a ver reflejado en la campaña de vacunación de aftosa. Además si no deja de llover vamos a tener dificultades para complementar en tiempo y forma la vacunación”, explicó Masson.

El entrevistado dijo que, por lo observó el lunes por la tarde, hubo dos clases de muertes entre la hacienda.

“Una arrancó temprano en mayo y se extendió, que son las vacas gordas que murieron de hipomagnesemia. Para mantener la temperatura hace falta movilizar las grasas y al movilizar las grasas falta el magnesio y las vacas caen de muertas de un infarto. Lo otro son las vacas que venían malnutridas que, por mantener la temperatura, terminan muriéndose; a eso se suma la muerte de tenernos recién nacidos por hipotermia o ahogados al nacer en medio de un charco de agua”, precisó.

Masson tuvo una alta cuota de optimismo de cara a lo que viene, al señalar que “la parte buena es que estamos en septiembre, a metros de llegar a la primavera. Del domingo al lunes se ve que bajó 15 centímetros; o sea que correr viene corriendo. Llevará una semana o diez días corregir el exceso de agua de los lugares donde se concentra”.

Respecto de la crítica situación de Ariel, el productor afirmó que el agua de lluvia “termina en un embudo y eso es pasar de una cuenca a otra, como la cuenca que pasa por Ariel que termina en Canal 11, yendo para el lado de Campodónico por un camino que probablemente esté mal hecho y haya que canalizar o no”. “Como sea, eso es para que Hidráulica y la Autoridad del Agua autoricen esas obras porque pasar de una cuenca a la otra no está permitido y ningún Municipio va a hacer nada en contra de una legislación vigente; es vieja pero es la única que hay”, amplió.

Masson dijo que el hecho que los anegamientos se produjeran el fin de semana, tiene un valor ambivalente. “Muchos de los muchachos han ido a visitar a sus mujeres o sus novias o sus hijos que están en el pueblo y esto los agarró afuera. El problema es volver a entrar para ir solucionando los problemas que hay. Pasamos por varios campos que hay desde Ariel a Campodónico y vieron la cantidad de tranqueras que hay con caminos por donde es imposible ingresar. Se vio que hoy los que marcamos huellas fuimos nosotros, lo que demuestra que no hay gente circulando por los caminos”, señaló.

Agua y más agua

El recorrido que hizo EL TIEMPO no estuvo exento de peligros por la falta de trazados en condiciones mínimas como para circular. Sólo el hecho de ir en un vehículo 4×4 hizo que el paso por pantanos fuera con resultado exitoso.

“Las cuencas que dan hacia el norte están mucho más llenas de agua que el arroyo Azul”, dijo Masson, quien se refirió a las demás consecuencias que los anegamientos tendrán en la zona norte del distrito.

“Lo de la hacienda es crudo porque no nos quedamos a ver cómo se muere esa vaca que estaba sola, flaca y lejos del potrero, en una islita. Por lo visto hubo un traslado del resto del rodeo al otro lado del alambrado y este animal, que quedó mucho más débil, lo han dejado. Es cuestión de tiempo. El animal come la resaca, que es el pastito que viene con el agua. Será cuestión de la suerte que tenga; que baje el agua y haya sol, para que el animal pueda volver a comer para recuperar peso y fuerza”, afirmó y describió: “Vimos vacas echadas, mirándose las costillas; sería como una posición fetal de una persona que muere congelada tratando de hallar calor”.

Masson se mostró sorprendido por la cantidad de alambrado afectado por las fuertes correntadas.

“No había visto yo en esta zona algo así. Esto es más común del lado sur o suroeste del partido, que tiene otra situación y mucha más pendiente, con lo cual están acostumbrados que el agua se lleve algunos metros de alambre”, advirtió y subrayó que, esas roturas, pueden hacer que haya animales que salgan corriendo asustados en dirección a una ruta.

Finalmente mencionó que el caso del Partido de Azul dista bastante del panorama que enfrentan otros distritos bonaerenses donde el agua está haciendo toda clase de estragos.

“A la salida del invierno o entrada la primera es una bendición, pese a que tiene su costo. Estamos saliendo de una catástrofe mirando un rayo de luz hacia adelante que te mantiene la esperanza de poder recuperar estos animales complicados que vimos”, concluyó Masson.

OTRAS MIRADAS

Las tranqueras de acceso a los campos se convirtieron estos días en lugar de espera de trabajadores rurales y camionetas, incluyendo las 4x4, que se ven impedidos de ingresar por los riachos de agua que se formaron por las lluvias. Vista de la presa La Isidora “trabajando” por el agua que viene de la zona de Chillar. FOTOS GENTILEZA SEBASTIÁN FULQUET (CLUB DE PLANEADORES DE AZUL) El paraje La Colorada y un evidente “castigo” por el anegamiento en campos y la zona de chacras. El dibujo de la pista del Auto Moto Club de Azul en un escenario con varios espejos de agua a su alrededor.
<
>
Las tranqueras de acceso a los campos se convirtieron estos días en lugar de espera de trabajadores rurales y camionetas, incluyendo las 4x4, que se ven impedidos de ingresar por los riachos de agua que se formaron por las lluvias.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *