LO DENUNCIARON DESDE EL SOEMPA

Aseguran que despidieron a un empleado porque “Walter Surget tiene problemas personales con él”

Así se lo expresó durante la charla que EL TIEMPO mantuvo ayer con los dirigentes Paulina Marino, Ruben Rodríguez, Luis Galloso y José Casares. En la oportunidad se refirieron a la baja de contrato del agente Omar Beltrán, quien se desempeñaba como enfermero en el Hogar de Adultos Mayores “San Francisco de Asís”. Del dialogó también participó el empleado cesanteado, quien manifestó que el subsecretario de Planificación y Control de Gestión de la Comuna  “no puede esconderse detrás de su investidura política para entrar en una venganza personal”. También señaló que “esto me arrodilló pero no me volteó. Sin dudas es una injusticia. Por eso es que lo hago responsable a Walter Surget hasta de lo que le pueda pasar a mis hijas”.

José Casares, Luis Galloso, Ruben Rodríguez y Omar Beltrán durante la charla de ayer con EL TIEMPO.

Desde el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales del Partido de Azul (SOEMPA) se hizo alusión ayer -en diálogo con EL TIEMPO- a la situación de Omar Beltrán, un trabajador comunal que -según explicaron- fue cesanteado sin argumentos válidos. De acuerdo con lo indicado, a quien se desempeñaba como enfermero en el Hogar de Adultos Mayores “San Francisco de Asís” lo despidieron porque Walter Surget, subsecretario de Planificación y Control de Gestión, “dijo que tenía problemas personales con él”.

De la charla con este medio participaron los dirigentes gremiales Paulina Marino, Ruben Rodríguez, Luis Galloso y José Casares. También estuvo presente en la oportunidad y se refirió a lo acontecido el propio Omar Beltrán.

“Una decisión política de Alejandro Vieyra y de Walter Surget”

En el principio de la entrevista fue Rodríguez quien mencionó que el de Beltrán no es el primer caso de cesantías, ya que “por goteo hubo bastante bajas de contratos”.

“Este es el primer caso relevante que nos indica la persecución y el ataque institucional contra este sindicato. Pero en el medio están los trabajadores, porque el Intendente no entiende que cuando tiene un enfrentamiento casi personal con un grupo de dirigentes, hace pagar y perjudica a los empleados (y buenos empleados encima), va en contra del Estado Municipal y de su propia administración; y entra en un terreno sinuoso de ajustarse a las leyes”, agregó el secretario Adjunto de SOEMPA, quien destacó que este caso particular “es tan claro y evidente que no deja margen para que el compañero, después de algunas presentaciones judiciales, vuelva a recuperar su trabajo. Fue despedido sin ningún informe de sus jefes directos, ya que Rodolfo Juárez, Carlos Peralta, Néstor Martínez  y Juan Suparo no tuvieron ningún tipo de intervención”.

“Walter Surget me dijo en la cara que tenía un problema personal con Omar Beltrán. Incluso, lo ratificamos cuando nos pusimos en contacto con los jefes directos del compañero -Juan Suparo, Néstor Martínez y Carlos Peralta- y nos aseguraron que en ningún momento tuvieron una queja ni pasaron un informe negativo para con el agente municipal”, manifestó Paulina Marino, secretaria General del SOEMPA.

“Esto fue una decisión política de Alejandro Vieyra y de Walter Surget. Incluso, con el intendente Bertellys nos encontramos en la puerta del Municipio y le dijo a Omar que desconocía esta situación y que se iba a poner a trabajar inmediatamente para que recuperara el trabajo. Después seguramente estos funcionarios le habrán metido la púa y demás, lo que demuestra el poco poder que tiene el intendente y que las decisiones las toman otros, más allá de que Bertellys se enoje por estos dichos que expresamos, pero es la verdad”, señaló.

Asimismo Rodríguez remarcó que la cesantía de Beltrán llegó el día después de que el SOEMPA hiciera pública a través de los medios las condiciones en las que se encuentra el Hogar San Francisco de Asís. “Por eso decimos que es un  ataque institucional. Además de que en reuniones mantenidas con funcionarios ellos mismos te lo dicen”, mencionó.

“Lo ven como una guerra con el SOEMPA”

En la continuidad de la charla, el secretario Adjunto del SOEMPA comentó que esta situación continuará el curso por la vía judicial, tanto desde la organización sindical como de parte de Beltrán en forma personal.

“Buscaremos la mejor estrategia legal, pero sí o sí se va a realizar una denuncia judicial. Esto está contemplado en las leyes vigentes y tenemos el antecedente claro y concreto de que no hay procedimiento administrativo en contra del empleado y que sale un día después de que nosotros hicimos las presentaciones”, acotó el dirigente del SOEMPA.

Además Rodríguez hizo hincapié en que “desde hace rato venimos denunciando que desde el Municipio les ‘aconsejan’ a los trabajadores que no se afilien al SOEMPA. Ayer mismo (por el lunes), Surget le dijo a un compañero que se afilió hace poco que fuese solo a reunirse con él. Cuando fue le dijo directamente que se desafilie del sindicato”.

Según contó Luis Galloso, Walter Surget le argumentó al empleado en cuestión que “están en guerra con este sindicato. Nosotros le fuimos a preguntar ¿guerra de qué? Nosotros estamos defendiendo a los compañeros. Ellos lo ven como una guerra con el SOEMPA. Es una locura lo que están planteando. Así estamos también. Así está Azul”.

 “Si creen que con estas cuestiones pretenden amedrentarnos, callarnos o intimidarnos, les aseguramos que eso está muy lejos de la realidad”, añadió Rodríguez.


“Si creen que con estas cuestiones pretenden amedrentarnos, callarnos o intimidarnos, les aseguramos que eso está muy lejos de la realidad”, aseguró el dirigente Ruben Rodríguez.

“Me dijo en la cara que tenía un problema personal con Beltrán”

En otro tramo de la entrevista, Paulina Marino señaló que “desde enero de 2016 a la fecha, es la quinta vez que a Omar Beltrán le bajan el contrato”.

“El director de Recursos Humanos Walter Surget  me dijo en la cara que tenía un problema personal con Omar Beltrán. Incluso, lo ratificamos cuando nos pusimos en contacto con los jefes directos del compañero -Juan Suparo, Néstor Martínez y Carlos Peralta- y nos aseguraron que en ningún momento tuvieron una queja ni pasaron un informe negativo para con el agente municipal. O sea, esto viene direccionado desde el área de Recursos Humanos”, manifestó la secretaria General del SOEMPA.

La dirigente gremial azuleña consideró también como “una cuestión macabra”  el hecho de que  Surget les dijera en una reunión que “había un 80 por ciento de probabilidades de que el contrato de Omar Beltrán pudiese recuperarse. Pero media hora después nos terminó diciendo que ya estaba todo finiquitado, que el compañero estaba afuera. Todo sin mediar ningún tipo de argumentos”.

“El silencio lo hace el otro sindicato”

Al consultar a los dirigentes del SOEMPA acerca de cómo reaccionarían si el trabajador que atraviesa esta situación estuviese afiliado a otra entidad gremial, Paulina Marino respondió que “de la misma manera. El silencio lo hace el otro sindicato (por el STMA). Nosotros no hacemos silencio por absolutamente nadie. Aparte, así lo indica la ley. Al tener personería gremial estamos obligados a defender a todos”.

La titular de la organización gremial expuso que “el mismo día que le llegó la notificación a Beltrán, fueron dos los despidos. La otra cesantía es de una mujer que hacía un año y medio que estaba contratada y que era afiliada al otro gremio. Yo no escuché ningún reclamo de parte del STMA, porque a la compañera no se la reincorporó todavía”.

“La situación todavía se puede revertir”

Sobre el final de la entrevista, los dirigentes del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales del Partido de Azul expusieron que “hay que estar atentos porque nos dijeron claramente que van a seguir sacando gente”.

“Entendemos que todavía pueden revertir esta situación. Aún pueden reincorporar a Omar Beltrán y evitarse así problemas mayores”, finalizó diciendo Paulina Marino.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *