EN JURISDICCIÓN DEL PARTIDO DE OLAVARRÍA

Asesinaron a un chofer de una empresa de transportes de Azul

El camión que el chofer conducía presentaba varios disparos.
<
>
El camión que el chofer conducía presentaba varios disparos.

Durante las primeras horas de ayer, la víctima fue hallada en el camión con el que un día antes había entregado medias reses en dos unidades carcelarias. Según se sospecha, piratas del asfalto lo interceptaron con fines de robo en la Ruta 51, aunque no llevaba dinero. El hombre que fue asesinado tenía 63 años y vivía en Tapalqué.

 

En lo que habría sido un intento de robo cometido por piratas del asfalto, un chofer tapalquense perteneciente a una empresa de transportes de Azul fue asesinado de un disparo cuando conducía un camión por la Ruta Provincial 51, en jurisdicción del Partido de Olavarría, informaron fuentes policiales y judiciales allegadas a lo que ahora es la investigación de este hecho.

La víctima fue hallada asesinada en las primeras horas del día de ayer, cuando el rodado de carga que conducía se encontraba en el interior de un campo que está a pocos kilómetros del límite del Partido de Olavarría con el de Laprida.

Hasta anoche, los investigadores trabajaban sobre diferentes pistas para dar con los autores de este homicidio, aunque por el momento no habían trascendido novedades con relación a esa pesquisa.

Voceros policiales identificaron al transportista asesinado como Ismael Alberto Cacciatori, de 63 años y domiciliado en la vecina ciudad de Tapalqué.

Desde hacía alrededor de cuatro meses, el hombre había vuelto a trabajar como chofer de la empresa de transporte de sustancias alimenticias azuleña “Namaca S.A”.

Cuando ayer fue hallado sin vida, el camión Mercedes Benz con caja térmica que guiaba presentaba varios disparos.

Uno de esos balazos fue el que derivó en su deceso, al ingresar a la altura de su espalda, según pudo determinarse en el marco de las pericias que se estaban realizando.

En ese sentido, un vocero allegado a la investigación del caso indicó que el disparo que mató a Cacciatori había ingresado “por la caja térmica del camión, atravesó la cabina y afectó la región cervical de la víctima”.

 

“Yo creo que le erraron de camión”

El azuleño Marcelino Álvaro es el actual presidente del Directorio de la empresa de transportes a la que pertenecía el chofer asesinado.

Ayer a la tarde, en diálogo telefónico con EL TIEMPO, el empresario de 44 años dedicado al rubro cárnico confirmó que el transportista no llevaba dinero consigo.

“Si me preguntás a mí, yo creo que le erraron de camión. Fue algo fortuito, al boleo y este hombre no tenía nada que ver”, afirmó teniendo en cuenta lo que  los investigadores le informaron sobre el caso y que el chofer no llevaba dinero consigo.

Cuando el conductor fue hallado asesinado, regresaba de haber entregado carne en dos establecimientos carcelarios pertenecientes al Servicio Penitenciario Bonaerense: uno ubicado en Bahía Blanca y el otro en Saavedra.

La empresa a la que el chofer pertenecía es proveedora del Estado bonaerense, por lo que desde que la víctima volvió a trabajar a la firma azuleña era habitual que hiciera ese recorrido.

La última vez que habían tenido contacto con el chofer asesinado desde la empresa local había sido el pasado jueves por la tarde, luego de que el camión saliera de esta ciudad cargado con medias reses que fueron entregadas en los penales ya mencionados.

 

Un camión en un campo

Ayer, cuando era alrededor de la hora 1.30, una persona que pasaba por el lugar donde el camión se encontraba detenido inmediatamente dio a viso a la Policía, creyendo en principio que el chofer había sido víctima de un accidente de tránsito.

Pero instantes después, cuando personal policial y bomberos se hicieron presentes en ese sector, se comprobó que el transportista tapalquense había sido asesinado.

El camión estaba detenido en un campo ubicado a la altura del kilómetro 487 de la Ruta Provincial 51, a unos dos kilómetros de la bajada a Durañona, según se informó.

Cacciatori presentaba un disparo de arma de fuego en su espalda sin orificio de salida, se pudo determinar en ese momento.

En principio, se constató que no se registraron faltantes en el camión. Y en sus bolsillos, el conductor tenía dinero en efectivo al parecer para el peaje, lo cual refuerza la hipótesis de que quienes lo mataron se confundieron de rodado cuando lo interceptaron con fines de robo.

Los investigadores hallaron varios impactos de bala en diferentes lugares del camión térmico, además del que mató al hombre que lo guiaba.

El comisario Inspector Mario Busto, actual jefe de la Policía Distrital de Olavarría, sostuvo ayer en declaraciones a una radio olavarriense que no hubo robo en ocasión del homicidio del transportista, aunque no descartó que los autores del crimen hayan querido cometer ese tipo de ilícito.

Con respecto al accionar de los delincuentes, el funcionario policial afirmó que al conductor que fue asesinado “lo venían siguiendo desde hacía varios kilómetros”.

“Han pensado que este camión traía dinero en efectivo”, aunque después se comprobó que “no traía ni cheques ni plata porque son proveedores del Estado”, dijo Busto con relación a la empresa azuleña para la que trabajaba la víctima de este homicidio.

El dato

Versiones extraoficiales señalaban ayer que los disparos contra el camión que finalizaron con el deceso del chofer fueron efectuados con un arma de fuego calibre 9 mm.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *