ESTÁ PRESO EN LA UNIDAD 2 DE SIERRA CHICA

Asesinato en las vías: también le dictaron la prisión preventiva al mayor de los acusados

El pasado 2 de junio los acusados que tiene este homicidio agravado habían sido detenidos, durante una serie de allanamientos que la Policía hizo en diferentes domicilios de Villa Piazza Norte. Ahora, tanto el adolescente de 16 años como el joven de 21 están con prisión preventiva. El menor está preso en el Lugones. El mayor, en la Unidad 2 de Sierra Chica.
<
>
El pasado 2 de junio los acusados que tiene este homicidio agravado habían sido detenidos, durante una serie de allanamientos que la Policía hizo en diferentes domicilios de Villa Piazza Norte. Ahora, tanto el adolescente de 16 años como el joven de 21 están con prisión preventiva. El menor está preso en el Lugones. El mayor, en la Unidad 2 de Sierra Chica.

El homicidio agravado de Carlos Emmanuel Ruocolo ocurrido el pasado 7 de mayo, cuando su cuerpo fue hallado en las vías del ferrocarril después de que al menos un tren lo pasara por encima, tiene ahora a los dos imputados procesados con prisión preventiva. Al adolescente de 16 años, esa medida cautelar se la habían impuesto cuatro días después a que fuera detenido. Y al joven de 21 años también acusado de cometer este crimen, un juez de Garantías se la dictó el pasado jueves.

Un juez de Garantías convirtió en prisión preventiva a la detención del mayor de los dos imputados que tiene un homicidio ocurrido en esta ciudad durante el pasado mes de mayo, cuando un joven fue golpeado con fines de robo y después, en estado inconsciente, lo arrojaron a las vías del ferrocarril y al menos un tren lo pasó por encima.

La información fue confirmada por voceros judiciales a EL TIEMPO. Y esas mismas fuentes precisaron que Federico Barberena, juez que días atrás le había dictado la prisión preventiva a un adolescente de 16 años que figura como coimputado en la causa penal que se está instruyendo por el caso, fue quien ahora se pronunció a favor también de ordenar esa medida cautelar para el otro acusado de este homicidio agravado: un joven que tiene 21 años y se llama Juan Pablo Castro, alias “Pauli”.

Durante el transcurso de la semana que pasó, y en respuesta a un pedido formulado desde la Fiscalía perteneciente al Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil departamental desde donde se instruye la causa penal relacionada con este asesinato, el titular del Juzgado de Garantías 2 le dictó la preventiva al joven, que continúa preso en la Unidad 2 de Sierra Chica.

Los elementos reunidos en la instrucción de ese sumario, que está a cargo de la fiscal Mariela Viceconte, llevaron al juez a concluir que en esta instancia de dicha investigación existen “indicios vehementes que permiten tenerlo (a Castro) como autor penalmente responsable del delito que “prima facie” corresponde calificar como homicidio calificado por alevosía y criminis causae, y agravado por la participación de un menor de edad”.

En el caso de que el joven resulte condenado en el juicio que por el hecho deberá hacerse, esa calificación contempla que como pena le impongan prisión perpetua.

Tanto Castro como el menor -que permanece en el Lugones- habían sido detenidos el pasado viernes dos de junio, durante una serie de allanamientos que la Policía realizó en Villa Piazza Norte.

Para ese entonces, ya se contaban con diferentes testimonios que ubicaban a ambos en carácter de autores de este homicidio, un hecho que comenzó a investigarse cuando el cadáver de la víctima fue hallado seccionado en dos partes el domingo 7 de mayo último en la zona de las vías delimitada por las calles Malére y Bogliano.

En principio se hablaba de que la víctima, que tenía 25 años y se llamaba Carlos Emmanuel Ruocolo, podría haberse suicidado o que sufrió un accidente que derivó en que al menos un tren lo arrollara.

Pero conforme los días pasaban y policías del Gabinete de Investigaciones iban reuniendo diferentes declaraciones de testigos, esas primeras versiones quedaron descartadas. Y al mismo tiempo, tomó fuerza aquella otra que ahora señala que al joven -para robarle- lo golpearon hasta dejarlo inconsciente y que después lo arrojaron a las vías para que al menos un tren lo arrollara.

La prisión preventiva que le ha sido dictada ahora a Juan Pablo Castro no está firme todavía. Y podría ser recurrida ante la Cámara Penal por Mariana Mocciaro, la defensora Oficial que lo está representando en esta causa.

 El dato

 Teniendo en cuenta que la causa penal relacionada con este homicidio agravado tiene un imputado mayor de edad y otro menor, el expediente que se está instruyendo transita por dos fueros distintos. Eso, por ejemplo, había derivado en que -cuatro días después a que fuera detenido- al adolescente menor de edad ya le dictaran la prisión preventiva. Algo que recién ahora ocurrió con el mayor, ya que los plazos legales que se manejan en ambos fueron son distintos.

CON “ALEVOSÍA” Y “CRIMINIS CAUSAE”

En el dictado de la prisión preventiva para Juan Pablo Castro como uno de los autores de este homicidio agravado, el juez Federico Barberena hizo mención también a las calificantes otorgadas a ese crimen.

Con relación a la alevosía, sostuvo: “El causante se ha valido de la indefensión en la que él mismo colocó a la víctima, luego de asestarle un golpe en la nuca con una piedra, a partir de lo cual y durante la ausencia de conciencia de Ruocolo, lo llevó hasta las vías con la ayuda del menor, y lo colocaron al paso del tren que pasó por sobre su cuerpo, asegurando de ese modo el resultado de la muerte, lo que cumplimentó la finalidad con absoluta ausencia de riesgo para el autor”.

Y sobre la calificante del criminis causae, señaló que “los mismos elementos que acreditan la mecánica del hecho demuestran que la conducta del autor, de colocar a la víctima sobre las vías a la espera del paso del tren, aseguró el resultado claramente perseguido desde la faz subjetiva, al observarse el próximo arribo de una formación, que sin lugar a dudas culminaría por asegurar el resultado emprendido previamente respecto del joven Ruocolo”.

En la misma resolución donde le dictó la prisión preventiva al mayor de edad imputado, el Juez de Garantías no dio lugar a un pedido presentado por la Defensa para que fuera excarcelado.

“Valoro en tal sentido el riesgo que surge, en modo objetivo, de la pena en expectativa prevista para el delito enrostrado (prisión perpetua), de acuerdo con la calificación legal fijada”.

Una pena que -además- “en razón de su término mínimo no admite ejecución condicional”. Y en forma paralela conlleva un “alto grado de posibilidad de evasión” del imputado, lo cual hace adecuado a esta altura de la investigación penal el dictado de la prisión preventiva para él.

UN JOVEN QUE FUE VÍCTIMA DE UN CRUENTO HOMICIDIO

 

El cadáver de Carlos Emmanuel Ruocolo había sido hallado en las vías del ferrocarril, en el sector comprendido por las calles Malére y Bogliano.
<
>
El cadáver de Carlos Emmanuel Ruocolo había sido hallado en las vías del ferrocarril, en el sector comprendido por las calles Malére y Bogliano.

Casi con los mismos elementos con los cuales el juez de Garantías Federico Barberena había ordenado en principio las detenciones de ambos acusados y, días más tarde, le dictó la prisión preventiva al adolescente de 16 años, la semana que pasó dispuso esa medida cautelar para Juan Pablo “Pauli” Castro.

En ese contexto, se sabe que la muerte de Emmanuel Ruocolo se produjo entre las seis y las nueve del ya mencionado 7 de mayo. También, que a esa hora regresaba a su casa -en Villa Piazza Norte- de un boliche al que había ido. Y que lo hacía caminando junto con quienes ahora están acusados de haberlo asesinado.

Versiones de testigos incorporados al expediente penal señalan que se había tomado a golpes de puño, en inmediaciones de las vías del ferrocarril, con el joven al que ahora le ha sido dictada la prisión preventiva. Una situación durante la cual estaba presente también el menor que está preso en el Lugones.

Sobre el rol de Castro, el juez señaló en la resolución que -cuando la víctima le dio la espalda- él “toma con una de sus manos un adoquín, golpeándolo en su cabeza”.

Aquella mañana Ruocolo cayó al piso y perdió el conocimiento, “momento en que se observa a Castro tomarlo debajo de las axilas, mientras que (el menor de edad) lo hace por las piernas”.

De esa manera, ambos colocaron el cuerpo del joven sobre las vías y observaron después como un tren de carga que circulaba por ese sector de la ciudad en ese entonces “pasa por sobre su cuerpo, cortándole las piernas y los brazos”.

En la misma resolución, el titular del Juzgado de Garantías 2 afirmó que aquella discusión entre la víctima y los ahora acusados de matarlo “se originó por un reclamo vinculado a estupefacientes”.

Entre los varios testigos que han declarado en la causa penal, hubo otro joven que presenció toda esa situación. El mismo que, según afirmó, intentó auxiliar a Ruocolo y quitarlo de las vías, aunque no pudo hacerlo porque el menor de edad lo amenazó con un cuchillo que portaba.

A la hora en que aquel domingo el cadáver de la víctima, seccionado en dos partes, fue hallado por los ocupantes de la máquina de otro tren de carga que pasaba por ese sector, se pudo determinar que ya habían pasado por ese mismo lugar dos trenes más. Ambas formaciones fueron las que terminaron matando a la víctima de este cruento asesinato.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *