Así se “Arce” todo muy difícil


Previo al gol del empate de Excursionistas (un golazo de Porta), el árbitro Cristian Arce omitió el control que el delantero hiciera con su mano derecha del balón. Piazza no jugó bien en esta tercera fecha del Torneo Federal C, pero volvió a asumir el protagonismo, asumió los riesgos que su rival ignoró y acumuló su tercer empate consecutivo. Y para colmo de males, Arce.
 
Por Silvio Randazzo, de la Redacción de EL TIEMPO
En la crónica que sintetizaba y analizaba el empate ante Gimnasia, partido jugado el domingo pasado, decía que Piazza conocía dos variedades del sabor amargo: es que luego de Velense, la amargura surgía de entender el magro rendimiento del equipo en un partido donde, pese a esto, el arquero rival fue figura; en cambio, luego de Gimnasia, la amargura provenía de haber superado notoriamente al mezquino elenco tandilense y, sin embargo, haber sumado tan solo un punto. Bueno, anoche en Tandil el equipo azuleño conoció la tercera variedad en esta serie de amarguras: el muy difícil de explicar fallo del árbitro olavarriense Cristian Arce (no fue el único, pero sí el más grandilocuente), la no sanción de la evidente mano de Porta en el control de la pelota previo al golazo que convirtió.
Ahí se terminó el partido para el conjunto azuleño (no las posibilidades), pero a partir de entonces no pudo razonarlo más, no consiguió recobrar el ánimo ni la serenidad que permite leer lo que acontece. No decimos que perdió la lucidez dado que, justamente el de ayer, no fue el rendimiento más lúcido de Piazza, pero es justo decir que esa gigantesca omisión del juez descarriló al elenco de Peralta.
No alcanzó el conjunto villero a replicar la buena actuación de la fecha pasada, pero volvió a formar parte de un partido que lo tuvo como portador de la iniciativa, con ventaja en el terreno (principalmente en los primeros 45 minutos) y viendo cómo Excursionistas –el último campeón de la Unión Regional Deportiva y con un único punto sumado previo a este juego– regateaba aspiraciones ofensivas y cedía iniciativa y espacios.
Una escenografía futbolística bastante opaca la de los primeros minutos como para poder determinar predominancias. Sí se esclarecía la ambición por timonear el juego por parte de la visita, si bien (también desde el albor) comenzaba a padecer su propia imprecisión, un tanto grosera de a momentos si se tiene en cuenta el potencial que Piazza posee para el trato del balón, la capacidad técnica de un buen porcentaje de su plantel. Laboriosamente, sin esa fineza y propulsándose con actitud y un ideario bastante esclarecido, fue asentándose; sostenía de manera férrea su presión alta, obligando al lanzamiento aliviador hacia Porta, a quien Pomphile y fundamentalmente Irusta (de notorio rendimiento) controlaban, pese al esfuerzo que el 9 obliga a realizar. Cuando la presión industrial arreciaba en zona media, cuando la salida tandilense era corta, Excursionistas quedaba de espaldas en la recepción, aletargado y sin espacios.
Los costados –por donde el DT tanto promueve dotar de intensidad al equipo– eran las vías piazzistas para mutar la tenencia parsimoniosa y continuada en jugadas profundas y verticales. También llevaba a esto el nutrido bloque defensivo que “Excursio” determinaba por el centro. La franja izquierda otorgaba mejores réditos, con Mariano Borda atinado en su versión ofensiva y la asistencia de algún volante. Lo que sigue sin lograr Piazza es una adecuada conexión con Valdez.
Se dieron ocasiones para que ambos convirtieran, algunas más para el representante azuleño (Pomphile tuvo la chance de anotar en dos ocasiones de mucho peligro), pero el encuentro no conseguía quitarse el vestido de monotonía signada por lo previsible y el ritmo cansino. Por otra parte, el conjunto que ayer vistió de negro y que llegaba de empatar ante Velense, demostraba tener un único instrumento realmente desequilibrante para generar el sentido ofensivo: su número 10, Leandro Velásquez.
Ante ese tedio generalizado que cubría la disputa, cada equipo reaccionaba diferente: Excursionistas lo asimilaba como un factor venturoso y alentador de su falta de ambición, mientras que a Piazza parecía incomodarlo, aunque practicaba muy poco para escapar de él. Pocas veces fluyó, en todo el primer tiempo, el ataque villero. Llegaba hasta inmediaciones del área mayor y frenaba su propio impulso, no favorecía la sorpresa ni las variantes. Por momentos, los jugadores más signados a la ofensiva se “pasaban de largo” en el instante en que el avance se demoraba y cuando se los buscaba habilitar, quedaban de espaldas. Resultaban pocas las circunstancias en las que llegaban de frente al área.
Mejor parado al complemento emigró desde vestuarios el conjunto local, como probándose en plan valiente, buscando asumir su envergadura de campeón. Progresaba en el terreno, Velásquez hallaba una compañía más atinada (no pasaría demasiado tiempo hasta que él mismo se ausentara del trámite) y sacaba algo más de provecho –no demasiado– del instante más dubitativo de su oponente hasta el momento.
Esa somera descripción no debiera llevar a imaginar un asedio preocupante para Piazza, pues tan solo se trataba de pequeñas variantes que no conseguían doblar la resistencia piazzista, y mucho menos potenciaban el espectáculo. En torno al minuto 14, el equipo verde y amarillo cruzaba balones por alto sobre el área de Gonnet; uno de ellos voló bastante cerrado de izquierda a derecha, buscó la espalda del 1, allí donde Carrizo conectó de cabeza con mucha justeza para Agustín Parodi, que empujó al gol de frente al arco. Dos partidos, tres goles para “Choni”.
De palpitar esa vibración, de experimentar esa conformidad por ver en el resultado la justificación de lo que había sucedido en esos 65 minutos de cotejo, Piazza pasó a tragar la saliva rancia de la injusticia: sobre la izquierda del ataque serrano, en el ingreso al área menor, Lucas Porta logró con su brazo un dominio adecuado de un envío por alto, giró hacia adentro dejando a Pomphile desactivado y cruzó un zurdazo hermoso, alto y lejos de Barbieri. El encuentro se quebró, los villeros perdieron todo anclaje emocional y vieron en el juez a un oponente más. Para colmo de males, Arce expulsó a Barbieri, quien en la protesta iracunda cara a cara con el árbitro se quitó un rival de encima con un empujón, actitud que Arce consideró agresión.
El desafío de Piazza tenía ahora dos vertientes de realización: recuperar el resultado a favor y recuperar la calma, mientras promediaba un segundo tiempo que le era sórdido y bastante ajeno. Llamativamente, Excursionistas no se inmutaba, no apostaba más que por esperar un descuido defensivo que debería ser usufructuado (en un 95 por ciento de posibilidades) por el solitario Porta. La especulación como método constante, valiéndose ahora de un oponente alocado, enojado y sin poder recobrar parámetros de orden.
La expulsión de Orsingher, con tan solo cuatro minutos en cancha, llegó demasiado tarde para esbozarle a Piazza una posibilidad de equilibrio o de sosiego de su temperamento. Peralta formó defensa de tres, adelantó a Miglino y a Mariano Borda a línea de volantes y juntó a Carrizo y a Valdez en el centro del ataque. No había tiempo para nada más y quizá (dado ese contexto) haya sido beneficioso, para no sufrir más expulsiones y ni un nuevo perjuicio en el marcador.


LA FIGURA


Gastón Borda
No debe faltar demasiado tiempo para que a Borda dejemos de decirle “Chiky” y cambiemos su apodo por “Gigante”. El volante central más específico comandó el equipo, marcó el pulso de la presión, relevó a todos y fue el jugador más criterioso de Piazza al momento de la cesión del balón.


Excursionistas 1 – Piazza 1
 Excursionistas

  1. Gonnet
  2. Ferreira
  3. Arhia
  4. García
  5. Valerio
  6. Lecuona
  7. Giannaccini
  8. Harguindeguy
  9. Porta
  10. Velásquez
  11. López

DT: J. Moreno
Piazza
 Barbieri

  1. Pomphile
  2. Borda
  3. Miglino
  4. Borda
  5. Irusta
  6. Parodi
  7. Bedoya
  8. Valdez
  9. Lamardo
  10. Lapalma

DT: M. Peralta
Cancha: Gral. San Martín
Árbitro: Cristian Arce
Asistentes: Kevin Baliño y Mauricio Aizcorbe.
Suplentes de Excursionistas: M. Baliño, G. Rodríguez, M. Larragneguy, A. Orsingher, M. Alonso.
Suplentes de Piazza: J. Matos, J. Gómez, B. Carrizo, K. Guevara, F. Parodi.
Goles: ST: ST: 14’ Agustín Parodi (P), 20’ Lucas Porta (E).
Cambios en Excursionistas: ET: G. Rodríguez por L. López. ST: 36’ A. Orsingher por G. Rodríguez.
Cambios en Piazza: ST: 13’ B. Carrizo por M. Lapalma, 22’ J. Matos por R. Lamardo, 39’ J. Gómez por A. Parodi.
Incidencias: expulsados: ST 20’: Hernán Barbieri (P), 39’ Axel Orsingher (E).


TORNEO FEDERAL C   —————
 
Región Pampeana Sur   ————–
POSICIONES – ZONA 6   —————–
 
Pts.    J       G      E       P       GF    GC
Gimnasia    4       2       1       1       0       5       2
Piazza         3       3       0       3       0       4       4
Velense       2       2       0       2       0       1       1
Excursionistas              2       3       0       2       1       1       5
 
PRÓXIMO PARTIDO
Velense vs. Gimnasia (Hoy)
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *