ATE denunció que está en riesgo la seguridad en FANAZUL, y ya interviene un juez federal

 
El domingo, por orden de la intervención de Fabricaciones Militares, se le prohibió el ingreso a la fábrica a personal contratado que maneja y controla las plantas de explosivos y los polvorines. Ante esto, la Asociación de Trabajadores del Estado hizo la denuncia de la situación. Un juez federal de Necochea está ahora a cargo de la investigación.

El domingo 31, ATE denunció que FANAZUL es un peligro latente por la falta de cobertura de los puestos clave que hacen a la seguridad de la planta. ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA


El juez Federal de Necochea, Bernardo Bibel, es quien lleva las actuaciones por la situación en FANAZUL, luego de que el domingo la Asociación de Trabajadores del Estado radicara una denuncia en la sede local de la Policía Federal ya que desde la intervención de Fabricaciones Militares bajó la orden de no dejar ingresar ese día a la planta a ninguno de los trabajadores especializados en el manejo y control de los polvorines y de las plantas de explosivos.
Esto, para ATE pone en riesgo la seguridad ya podrían llegar a producirse “principios de incendios y explosiones”.
La fiscal Federal María José Buglione, que está interviniendo desde el domingo en las actuaciones, tomó ayer declaración a personal experto en seguridad de la fábrica.
Pero hasta ayer, según pudo averiguar este diario, no se había tomado una resolución al respecto.
Riesgos 
Lo que sí se supo es que en la madrugada del lunes 1° -luego de que se efectivizar la orden del interventor Luis Riva- personal de planta fue convocado para que se presente a las 5 de la mañana en FANAZUL. La cuestión es, de acuerdo a lo que el gremio y los trabajadores aseguran, que la mayoría del personal estable realiza trabajos administrativos y no son idóneos para manejar determinadas cuestiones relacionadas a la operatividad de la fábrica de explosivos. Además, son 32 y no alcanzan para cubrir los puestos clave.
La preocupación es que los polvorines están cargados, que hay proyectiles y que se está poniendo en riesgo la seguridad, de acerado a lo que manifestaron a EL TIEMPO los delegados de la fábrica.
En ese marco, dijeron que si el Gobierno quiere bajar la persiana de la planta “que lo hagan como corresponde, no de esta manera porque ponen en riesgo la fábrica, la gente que está adentro y lo demás”.
Así es que paralelamente a la pérdida de más de 200 puestos de trabajo -no hubo información oficial pero los contratos vencieron el 31 de diciembre de 2017, por lo que su vinculación laboral se extinguió- ahora saltó este tema, también sensible y sumamente delicado.
Por lo pronto hoy a las 6 de la mañana los fabriqueros se estarán presentado en la fábrica, entendiendo que así no hacen abandono de trabajo.
La denuncia de ATE 
Fue el domingo 31 por la tarde, cuando la secretaria General de ATE Azul, Vanina Zurita, se hizo presente en la sede local de la Policía Federal.
Allí denunció que ese día a partir de las 10 de la noche, por disposición de la intervención de Fabricaciones Militares de no renovar los contratos, FANAZUL quedaba sin personal para realizar los servicios esenciales de atención del tablero eléctrico, atención del servicio de agua y afluentes, servicio de vigilancia y central telefónica.
Esta situación, de acuerdo a lo denunciado, podría generar “tener principios de incendios y explosiones” por la falta de control rutinaria del predio que “queda librado al total descontrol”.
Asimismo, la dirigente -que al momento de hacer la presentación estuvo asesorada por jefes de la planta especializados en el tema- advirtió que es imprescindible que se controle el edificio donde se encuentran los reactores, separadores y cristalizadores que están cargados de TNT, donde si no se controla la temperatura de cada uno de ellos “podría originar una reacción química que haría que se eleve bruscamente la temperatura de cualquiera de los equipos, que derivaría en una explosión”.
También quedó registrado en la presentación, que el personal de la Policía Federal que se encuentra desde hace días en el predio, “por desconocimiento puede llegar a actuar vulnerando normas de seguridad”.
Es que según alertó, el personal policial anduvo por zonas no autorizadas por la existencia de explosivos e iban armados -infringiendo la ley Nacional de Armas y Explosivos-, e incluso fumando, en lugares donde se almacenan gran cantidad de altos explosivos y proyectiles.
Operatividad y seguridad 
Por otra parte, Zurita no dejó de mencionar en su denuncia que existe en la planta una cantidad de explosivos semielaborados que deben ser procesados en un corto plazo “para neutralizar el riesgo potencial de explosión”.
A esto se suma que la falta de operatividad en la extracción y alimentación de agua lleva consigo el desabastecimiento el sistema de red contra incendios, y dada las altas temperaturas que se están registrando “es necesario mantener refrigeradas las instalaciones” donde se almacenan explosivos.
En lo que respecta a la falta de un operador en el sector de la usina eléctrico, conlleva que no se pueda avisar si se produce la interrupción del suministro de energía al operador de agua.
En otro tramo de su denuncia, la dirigente marcó la falta de personal de vigilancia lleva a que no se atienda la central telefónica, con lo cual la fábrica “queda incomunicada con el exterior”.
A todo esto, pidió entonces que sean cubiertos por personal idóneo todos esos puestos “para no alterar las condiciones normales de operatividad y seguridad”.
Piden respuesta urgente
Ante esta denuncia, se dio intervención al juez Federal, Martín Bava, pero como entró en feria de verano, las actuaciones fueron giradas al juez Federal de Necochea, Bernardo Bibel, quien debería de manera urgente decidir qué hacer con la denuncia presentada el domingo, así lo están pidiendo desde el gremio ante la peligrosidad de la situación.
Mientras tanto, según pudo saber este diario, la fiscal Federal María José Buglione, ya había tomado declaración a personal de seguridad de la planta y también al vicedirector de la fábrica -que ahora está a cargo de la planta ante los problemas de salud del director Oscar Espinoza-, un militar de apellido Tadeo que está desde hace alrededor de un año en FANAZUL.
De acuerdo a fuentes consultadas por EL TIEMPO, habría discrepancias entre el personal de seguridad y el vicedirector. Mientras los primeros habrían asegurado que no están dadas las condiciones para manejarse con el personal de planta, ya que no es idóneo para atender los peligros denunciados por el gremio, Tadeo no opinaría tan tajantemente sobre el tema.
Ante esto, la fiscal podría llamar a nuevas declaraciones en las próximas horas, pero desde el sindicato advierten que “la respuesta con el tema de la seguridad tiene que ser ahora, y de manera contundente”.
 
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *