Economía - Pagina12

ATERRIZAJE FORZOSO

<
>

Aerolíneas rescindió el contrato que tenía con la línea aérea Sol, que presentó su quiebra y canceló todos sus vuelos. Quedaron sin empleo unos 300 trabajadores. El Ministerio de Transporte desestimó que impulse la absorción de los despedidos en otras compañías. Fuertes quejas del gobierno de Santa Fe.

ECONOMIA › AA RESCINDIO EL CONTRATO CON LA LINEA AREA SOL PROVOCANDO SU QUIEBRA Y EL DESPIDO DE 300 EMPLEADOS

Aviones que quedan en tierra por Aerolíneas

Pese a que Aerolíneas Argentinas, la línea Sol y varias provincias, entre ellas Santa Fe, aseguran que el acuerdo era beneficioso, la nueva conducción de la línea de bandera nacional lo anuló. Posible conflicto de intereses con LAN.

El gobierno de Mauricio Macri rescindió el contrato de código compartido que existía entre Aerolíneas Argentinas y la empresa Sol, que le permitía a la línea de bandera acceder a bajo costo a vuelos poco rentables. La medida obliga a la aerolínea Sol a abandonar sus operaciones dejando más de 300 trabajadores desempleados. El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, justificó la rescisión del contrato en un supuesto acuerdo escandaloso. “Con su bolsillo de payaso iba distribuyendo plata por ahí”, sostuvo en referencia a las condiciones del convenio, con pocos argumentos y sólo con frases de marketing. El ex presidente de Aerolíneas, Mariano Recalde, explicó que el acuerdo era mutuamente beneficioso y le generaba una ganancia neta a la línea de bandera por la venta de los pasajes sin asumir riesgos. Los trabajadores de Sol piden explicaciones mientras se aparece el hermetismo después de que esa aerolínea presentara la quiebra y dejara a cientos de pasajeros sin poder volar. El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, lamentó la decisión de Aerolíneas Argentinas de rescindir el convenio con la empresa Sol y se quejó porque la provincia así pierde conectividad. La sospecha de esa operación es que busca favorecer a la línea área Lan, principal competidora de Aerolíneas Argentinas, en cuyo directorio participan ahora dos ex ejecutivo de esa compañía.

El acuerdo había sido celebrado en julio del año pasado e implicaba la compra por parte de Aerolíneas de horas de vuelo (horas-block) a la empresa Sol. El convenio era por cuatro años a los efectos de poder darle a la empresa un horizonte de continuidad que le permitiera cerrar acuerdos de alquiler de aeronaves por ese lapso. Sol tenía la obligación de modernizar la flota. Más precisamente, se había comprometido a incorporar seis aeronaves de mayor porte, unidades de 50 plazas, de las cuales ya había puesto en servicio dos. El valor estipulado por hora block era de 2600 dólares para los aviones SAAB-340 y para los CRJ-200 (de mayor porte) de 3000 dólares. Los costos no incluyen el combustible que quedaba a cargo de Sol. La línea de bandera se quedaba con la venta de pasajes de esos vuelos. Según dijo Recalde, ese ingreso más que compensaba el costo de alquiler.

Tras conocerse la decisión de la nueva conducción de Aerolíneas, a cargo de la ex CEO de General Motors, Isela Costantini, de rescindir de manera anticipada el contrato, Dietrich aseguró que “era un convenio totalmente inconveniente” para la línea estatal. La rescisión del contrato derivó en la cesación de las actividades de la aerolínea rosarina, con más de 300 trabajadores.

La empresa, perteneciente a la familia Angeli, titular de la empresa turística Rutatlántica, atribuyó el cese de actividades a la rescisión del acuerdo, lo que le aseguraba a la compañía privada un millón de pesos diarios por el alquiler de las horas de vuelo. “Sol Líneas Aéreas S.A., empresa de accionistas privados argentinos y españoles, anuncia que a partir del día viernes 15 de enero del corriente año cesará sus actividades”, informó` la firma en un comunicado. En el texto se señala que esa rescisión dejó a la empresa en una situación de inviabilidad económica que hace imposible su operatoria. Los pasajeros con destino a Mar del Plata y Rosario se anoticiaron en Aeroparque y sin recibir más explicaciones. La firma tenía programados desde Aeroparque tres vuelos a Rosario, uno a Mar del Plata y otro a Villa Gesell, con sus respectivas vueltas.

El gobernador santafesino lamentó la decisión del macrismo y detalló que se reunió con Costantini y Dietrich para analizar el perjuicio para su provincia. “Dicen que no es conveniente, que el contrato es deficitario. Entiendo las razones pero también entiendo que hay que pensar en el Interior”, apuntó Lifschitz. “No podemos tener una mirada solo desde Buenos Aires. Hay que pensar en la necesidad de desarrollo del interior. Es un gran problema para la región, perdemos una línea de bandera local. Es lamentable”, criticó el gobernador. Según el acuerdo rubricado en julio pasado, le hubiese permitido a Aerolíneas acceder a destinos con bajo nivel de ocupación desde Buenos Aires: Río Cuarto, Santa Rosa, San Rafael, San Luis, Viedma, Esquel, San Martín de los Andes, Puerto Madryn y Paraná.

Los más de 300 empleados que se quedarían eventualmente sin trabajo, no lograron comunicarse con la empresa, según confirmó el delegado Matías Alzogaray. “Aerolíneas Argentinas, con su nueva conducción, dijo que no iba a cumplir el acuerdo con Sol. En estos últimos días hubo varias reuniones en los ministerios del Interior y de Transporte, y los socios, como los provenientes de España, se desvincularon de la misma”, indicó Alsogaray. El ministro de Transporte desestimó que el Gobierno tenga planes para impulsar la absorción en otras compañías de los trabajadores de Sol, pero confió en que se irán dando las circunstancias “para que se generen mejores condiciones de trabajo” y puedan reinsertarse. “La prioridad que tenemos es mantener las fuentes de trabajo en Aerolíneas”, dijo el funcionario de un Gobierno que ya lleva en su haber más de 20.000 despidos.

Recalde cuestionó la decisión y defendió el acuerdo (ver aparte). Apuntó contra el conflicto de intereses que se reflejan en el accionar del gabinete de Macri, donde se reclutaron CEOs de empresas para ejercer la función pública. Costantini designó a dos ex LAN (aerolínea chilena), Diego Maggi y Diego Sanguinetti, a cargo de las gerencias de Recursos Humanos y Operaciones de Aerolíneas.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *