AYER, EN CONFERENCIA DE PRENSA

  Aumento de tasas: la explicación de los funcionarios municipales

La secretaria de Hacienda municipal, Adriana Guedes, acompañada por el director de Ingresos Públicos Juan Ignacio Rampoldi, explicó que los aumentos sorpresivos que están recibiendo los contribuyentes que superan el 28 por ciento aprobado por el Concejo Deliberante, se deben a que desde el 2012 no se aplican las valuaciones fiscales de la provincia. Consideró que “en realidad esto trae un desfinanciamiento al municipio y, de alguna manera, debe corregirse”.

Juan Ignacio Rampoldi, director de Ingresos Públicos, y la contadora Adriana Guedes dieron una conferencia ayer por el aumento de las tasas. JOSÉ BERGER
<
>
Juan Ignacio Rampoldi, director de Ingresos Públicos, y la contadora Adriana Guedes dieron una conferencia ayer por el aumento de las tasas. JOSÉ BERGER

EL DATO:

Ayer en horas del mediodía la contadora Adriana Guedes se reunió con concejales de distintas fuerzas por este tema (ver página 5).

 

Ayer la secretaria de Hacienda, contadora Adriana Guedes, junto a Juan Ignacio Rampoldi, director de Ingresos Públicos de la Municipalidad de Azul, intentó explicar técnicamente en una conferencia de prensa lo que para la ciudadanía es inexplicable en el sentido que están recibiendo en sus domicilios los anticipos de la tasa urbana correspondientes a los meses de abril, mayo y junio con incrementos que, en algunos casos, superan el ciento por ciento, cuando en realidad el Concejo Deliberante aprobó una actualización del 28 por ciento en este tributo.

El argumento es que no existía en Azul una revalúo fiscal desde el año 2012, y ahora lo ejecutaron, pero la pregunta es si era necesario hacerlo de golpe y sin informarlo previamente.

La realidad es que se pudo haber hecho de otra forma, e incluso en forma gradual, como para que el impacto no sea tan fuerte para los azuleños que además deben soportar los incrementos de la luz, el gas, el agua, y de los precios en general.

¿Hasta cuando podrá soportar el vecino común esta presión impositiva? Es la pregunta que deberían hacerse los responsables de esta situación.

Incluso hay que decir que el Frente para la Victoria puso el grito en el cielo con lo actuado por la CEAL en materia de actualización de las tarifas de energía eléctrica y, sin embargo, ahora la gestión de Hernán Bertellys está haciendo lo mismo con las tasas municipales.

Una dirigente vecinal de esta ciudad comentó ayer extraoficialmente que hay muchos vecinos que ya le anticiparon que no van a poder pagar.

Hay indignación en una comunidad castigada por un montón de factores por demás conocidos por todos, como es la falta de trabajo.

Ni hablar del servicio que brinda la Municipalidad a los azuleños como contraprestación de la tasa. El abismo entre el incremento y la mejora que debería existir en el servicio es enorme y lo vienen diciendo los concejales de las distintas bancadas, año tras año, cuando analizan los aumentos de las tasas comunales.

Lo cierto es que, al menos, podrían haber informado a los vecinos con anticipación lo que se venía.

Además, se podría haber evitado haciendo los revalúos anualmente y no ahora todo de golpe.

Los motivos que hicieron que no se haga en años anteriores, ayer Guedes no los supo explicar y solo manifestó al respecto en un tramo de la conferencia de ayer que “habrán sido decisiones políticas tomadas en su oportunidad o realmente no se aplicó la ordenanza tal cual lo establecía, que es lo que muchas veces pasa”.

Valuaciones fiscales sin actualizar  

“Nosotros hemos verificado que las valuaciones fiscales no habían sido las actualizadas que corresponden de acuerdo al año 2015, teniendo en cuenta que el  artículo 80 de la nueva ordenanza fiscal, dispone que la tasa se liquide en función a los coeficientes por la prestación de servicio vinculada a una valuación fiscal que está determinada por lo que dispone ARBA respecto a las valuaciones fiscales para la determinación del impuesto inmobiliario”, explicó en principio la funcionaria al justificar los incrementos que están llegando a los contribuyentes de la Tasa por recolección de residuos, limpieza y conservación de la Vía Pública.

Continuó diciendo que “a partir de eso se advierte que desde el 2012 no se bajan las valuaciones de provincia” y aseguró que “en realidad esto trae un desfinanciamiento al municipio y, de alguna manera, debe corregirse”.

Una interpretación técnica   

Luego la secretaria de Hacienda hizo referencia al artículo 80 bis que aprobó el Concejo Deliberante que indica que la base imponible entrará en vigencia a partir del ejercicio fiscal 2017 en la cuantía y en oportunidad de su tratamiento por parte del cuerpo.

“La valuación fiscal que no debía trasladarse para el impacto correspondía al ejercicio 2016 y por eso se prorroga para el 2017”, puntualizó sobre la interpretación que hicieron de la ordenanza fiscal vigente.

A partir de eso lo que hizo el municipio es aplicar la tasa de acuerdo a la valuación fiscal de 2015, “entendiendo que la del 2016 debería impactar el año que viene”.

Guedes aclaró que “eso es lo que técnicamente interpretamos” y señaló que no haber bajado las valuaciones fiscales provinciales conllevó a que los contribuyentes no reciben el aumento en forma periódica y “después cuando hay que tomar la decisión, se producen estos incrementos que son no deseados”.

“A disposición del Concejo”    

Para Guedes no fue necesario informar esto al Concejo Deliberante porque, a su  entender, está plasmado en la ordenanza que aprobaron en el mes de enero.

De cualquier forma, manifestó que “ya hable con concejales y me puse a disposición para dar las aclaraciones del caso desde el punto de vista técnico entendiendo que las valuaciones fiscales deben formar parte de la liquidación de la tasa”.

En todo momento insistió en que “desde el punto de vista técnico debemos recaudar de acuerdo a lo que dice la ordenanza” y evitó brindar declaraciones de índole política respecto al impacto negativo que esto tendrá en la comunidad.

Lo que sí informó es que hay un 32 por ciento de contribuyentes que estarían pagando por debajo del 25 por ciento; entre un 25 y un 50 por ciento el incremento sería de un 18 por ciento; entre un 50 y 75 por ciento un 34 por ciento; entre un 75 y 100 un incremento del 14 por ciento, y un 2 por ciento es el mayor del ciento por ciento.

Hay que tener en cuenta que además en las próximos pagos de la tasa urbana también se esta cobrando el prorrateo del 28 por ciento que aprobó el Concejo y que el municipio no cobró durante los meses de enero, febrero y marzo.

Por último, Rampoldi indicó que están a disposición de los vecinos para evacuar las dudas técnicas que tengan a los efectos que los vecinos no dejen de pagar.

“Podemos hablar de cada caso en particular, estamos a disposición en la oficina de Ingresos Públicos en el horario de atención al público”, destacó finalmente sobre un tema que seguramente se seguirá debatiendo en los próximos días y posiblemente genere una sesión extraordinaria en el recinto del legislativo local.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *