PANORAMA AUSPICIOSO

Aumentó la producción y el consumo de carne porcina

El año pasado creció 8% la faena de cerdos y también subieron las importaciones y exportaciones. Se espera un buen año para el sector.

El sector porcino creció por séptimo año consecutivo y alcanzó niveles récord de producción y faena, basados en el incremento del consumo interno.

El sector porcino creció por séptimo año consecutivo en 2017 y alcanzó niveles récord de producción y faena, basados en el incremento del consumo interno, según un reciente informe de IES Consultores. En tanto, la suba de precios de los cortes porcinos se situó el año pasado por debajo de la inflación general y en particular por debajo del segmento de alimentos.

“Esto, junto con la recuperación de la actividad económica y del salario, alimentó el mayor consumo a lo largo del año”, afirmó Alejandro Ovando, director de la consultora.

Asimismo, la combinación entre la estabilidad del precio del maíz en 2017 (casi sin variación respecto de 2016) y la suba del precio mayorista del capón el último año, permitió una mejora de la rentabilidad, lo cual posibilitó recuperar parte de los márgenes cedidos en 2016, luego de la quita de retenciones al maíz.

Durante 2017, la producción de carne porcina totalizó 568 mil toneladas, un crecimiento del 8,7% respecto del año 2016, fruto de una faena de 6425 miles de cabezas, que aumentó un 7,3% con relación al año anterior.

En cuanto a las importaciones, aumentaron un 31% en volumen y 46% en valores. A pesar de esto, aún es baja su participación en el consumo local (5,9% del mercado, cuando en 2011 ese porcentaje era del 13%). En referencia al origen de las mismas, Brasil explica el 89%, seguido por Dinamarca (5,4%) y España (3,7%).

Las exportaciones, en cambio, crecieron fuertemente: un 160% respecto de 2016. No obstante, continúan siendo marginales (sólo el 0,5% de las producción total). Rusia fue el principal destino (62,4%), seguido por China (27,4%) y Vietnam (4%).

En Argentina, la mayor producción del segmento industrial (cortes en fresco) se destina para abastecer el mercado doméstico.

El consumo anual per cápita alcanzó los 14,1 kilogramos el año pasado, un 9 % más que en 2016.

La mejora de los precios de los cortes porcinos, que presentan subas moderadas con relación a la carne vacuna, sumada a la promoción de las virtudes nutricionales de este tipo de carnes, generaron una sustitución de consumo a favor del cerdo.

 “Las perspectivas para 2018 muestran que el sector continuará creciendo tanto en consumo como en producción, alentado por el buen desempeño del mercado interno”, analizó Ovando. De este modo, se afianzaría la tendencia de los últimos años, logrando duplicar la producción alcanzada en 2010.

En el caso de las exportaciones, “se prologará el paulatino crecimiento registrado desde 2015, sobre la base de diversas negociaciones en marcha para comenzar a comercializar los productos argentinos en diferentes regiones del mundo y la búsqueda de los referentes del sector de nuevos mercados, en presencia de un tipo de cambio estable”.

En lo que respecta a las importaciones, el informe de IES destaca que “continuarán en expansión durante 2018, teniendo en cuenta el reciente acuerdo con los Estados Unidos, en el que Argentina se compromete a aumentar la compra de carne porcina estadounidense, a cambio de que ellos permitan el ingreso de limones”.

Fuente: El Cronista Comercial, Buenos Aires

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *