Autoconstrucción de viviendas

 

Cáritas Azul, en sus cuatro dependencias, trabajó durante años en la autoconstrucción de viviendas a algunos de sus beneficiarios. Familias de nuestra ciudad pudieron concretar el sueño de tener su vivienda o poder mejorar las comodidades de su casa. Esto se pudo concretar gracias a la colaboración de la comunidad, pero también al incansable trabajo de un grupo de personas que tienen muy presente el concepto de solidaridad.

Este proyecto comenzó en el año 2001, cuando desde Cáritas comenzaron a trabajar con la entrega de mercadería en las viviendas. Allí se dieron cuenta que muchas familias estaban en condiciones de vulnerabilidad y la casa era un reflejo de esa acuciante realidad.

Desde Cáritas se tomó la posta que dio el Papa Francisco que dice que si no se sale a la calle no se ve y viendo es la única forma de solucionar. Esta es una forma de ayudar, pero también ayuda a crecer como personas, es muy gratificante ver los resultados. De este modo familias muy numerosas vivían en viviendas con escasas comodidades y así surgió un proyecto como una necesidad imperiosa de poder colaborar con ellos.

Los párrocos de Azul colaboraron desde el primer momento, para que quede conformado Caritas Autoconstrucción Azul integrado por un grupo interdisciplinario de personas con la idea de brindar una ayuda integral a esas familias.

Así se comenzó a trabajar con personas de distintas profesiones y otras que solventaban la parte económica. Se dieron cuenta que las personas valoran más las cosas cuando empeñan su propio esfuerzo. Por eso se dona los materiales y dirección de obra. Pero son las mismas familias los que se arremangan y levantan las paredes. Y si no saben como hacerlo se los asesora y alguien siempre colabora.

De esta manera no es mero asistencialismo sino que las familias ponen su esfuerzo en poder terminar sus casas. Es la manera de que cada familia descubre la dignidad de tener su vivienda y que fue realizada gracias a su esfuerzo.

Luego, cuando se visita a las familias viviendo en sus casas, ya construidas o refaccionadas, se nota que había un cambio importante en ellos, un crecimiento.

Si bien la comunidad está ayudando se quiere inculcar la cultura del trabajo, que sepan el esfuerzo que es tener una casa. Esto genera un cambio en las personas muy significativo y a modo de ejemplo se cita a una joven que terminó su casa y vio que todo era posible. Entonces se decidió a terminar el secundario. Esto muestra que hay un crecimiento en ellos.

En cuanto al proyecto en sí mismo, se implementan distintas campañas para poder comprar los materiales que se necesitan para cada una de las viviendas. Hoy en día se necesita la colaboración de muchas personas porque los costos han ido aumentando. No obstante los azuleños responden favorablemente y la gente es muy generosa. Eso sucede porque ven transparencia a la hora de rendir cuentas.

Tiene varios objetivos esta tarea que están realizando en Azul Cáritas. Primero la dignidad de la persona que le genera autoestima y esfuerzo por lograrlo. Segundo colaborar para que sea realidad el sueño de tener una vivienda digna y confortable. Tercero el esfuerzo del trabajo que le genera un crecimiento, un cambio importante que lo impulsa a superarse y tener mejor calidad de vida.

Una cosa es entregarle una casa, que significa muy poco y otra es darle la posibilidad de que tenga la casa merced a su esfuerzo personal. Eso es lo que busca Caritas con el proyecto de autoconstrucción de viviendas.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *