GRISELDA ALTAMIRANO  

“Azul es uno de los pueblos más pobres del centro de la provincia”   

 

 

 

Griselda Altamirano.
<
>
Griselda Altamirano.

Griselda Altamirano,  principal referente del Movimiento 1º de Octubre, habló con este diario luego de que entregase el petitorio al subsecretario de Planificación y Control, Walter Surget.

Con los bombos sonando de fondo y manifestantes con sus caras tapadas mirando atentamente los movimientos de Altamirano, la dirigente indicó que la toma del municipio “tiene que ver con la situación que se está viviendo en los barrios y que se viene discutiendo en sucesivas asambleas”.

Añadió que “esta es la forma para que el gobierno nacional escuche la situación y pueda generar el trabajo que se necesita para poder salir de esta pobreza estructural.

Azul es uno de los pueblos más pobres del centro de la provincia de Buenos Aires, cuando en realidad produce una de las mayores riquezas. El Estado nacional se queda con el 73 por ciento de coparticipación y no lo devuelve en trabajo, en obras o en viviendas sociales”.

Ante la pregunta de por qué una toma como la que hicieron ayer, impidiendo el ingreso al municipio e incluso amedrentando a los trabajadores que estaban desarrollando sus tareas, dijo que “acá hay una toma de edificio público. Nosotros como parte del pueblo más empobrecido, antes de llegar a esta instancia hemos tenido sucesivos pedidos de reunión, presentación de petitorios y de proyectos productivos, y el Estado no responde. Sin embargo sí responde con el Protocolo Antipiquetes o con salidas represivas”.

Insistiendo con la pregunta no contestada y ante la advertencia de que los que estaban dentro del palacio comunal eran los trabajadores, señaló que “la contradicción de derechos existe en este Estado, en esta democracia que ellos plantean donde algunos pueden garantizar todo lo que necesitan para vivir y otros no. Los que hoy están gobernando son los que cortaban las rutas en 2008”.

La dirigente agregó que “demonizar una metodología tiene que ver con quien la ejerce. De la misma manera, intentan demonizarnos a nosotros. Lamento si algunas compañeras en su afán de proteger su puesto de lucha han maltratado a otro trabajador, que no es el blanco ni es la idea” e insistió en que “entendemos que hay una contradicción de derechos. Las personas responden con las herramientas que tienen para intentar que el Estado escuche, que se genere trabajo y soluciones”.

“Trabajo genuino”   

Casi una hora después de tomar el municipio, Surget mantuvo un encuentro en un pasillo con Altamirano, donde la dirigente le entregó un petitorio.

Si bien pudo hablar con el funcionario, advirtió que “escuchar tiene que ver más que nada con resolver. Qué solución le vamos a encontrar a los casos terribles que hay de tuberculosis por mala alimentación y precariedad habitacional en muchos de los barrios donde trabajamos”.

En ese punto advirtió que “somos una agrupación que estamos organizando a la gente de Azul, y para que la gente se esté organizando es porque algo está sucediendo, algo no se está resolviendo hace décadas”.

Y añadió que “cuánto más puede aguantar una madre yendo a golpear la puerta de los centros de Atención Primaria de la Salud o de Desarrollo Social, sin resolución”.

En ese contexto, indicó que “el gobierno nos tira los planes sociales por la cabeza, pero nosotros pedimos trabajo genuino. No tenemos inconvenientes en trabajar en el sector privado o donde sea. Que haya trabajo es lo que pedimos, pero no que haya aprendices de esclavos”.

“Soy de Azul”    

En otro tramo de la nota, consultada por qué vino a Azul a organizar y movilizar a mucha gente, siendo que vive en Tandil, consignó que “porque soy de Azul”.

Y luego comentó que “hace ocho años vivo en Tandil. Me fui porque no tenía la posibilidad de seguir garantizado, después de haberme separado, sostener el alquiler y darle de comer a mis hijos. Mis hijos iban al Rinconcito del Carmen a comer, de esa manera podía alimentarlos. Incluso, cuando estaba acá estudiaba Derecho, pero no pude seguir”.

Altamirano agregó que “me fui a Tandil buscando trabajo, otro futuro. Estando allá en contacto con la organización, resolví volver para ayudar al resto de las madres que no tuvieron posibilidades de irse como yo. Resolví volver a Azul, organizar a la gente de los barrios. Empecé a organizar en Villa Piazza es que era mi barrio y eso se hizo extensivo”.

Por último, remarcó que “soy parte del pueblo, no soy una iluminada que viene a decirles lo que tienen que hacer. Somos parte de la necesidad y no tenemos ningún objetivo electoral, simplemente que el Estado que elije ser gobierno, responda ante la necesidad de la gente”.

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. car10

    Mayo 23, 2017 at 4:38 pm

    andate a tandil vos negra delincuente junto a tu gente mira q ese q esta con vos ( a la derercha de capucha) va a laburar q van a trabaja vagos eso son delincuentes vagos q tienen q ir preso ratas imundas dan asco con gente como uds asi estamos cero cultura solo les da la cabeza para hacer hijos cobrar los planes y escudarse en ellos para los reclamos son pateticos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *