BROTE DE TRIQUINOSIS EN AZUL

“Azul es zona endémica y no hubo más brotes porque ha habido un control”

Los Dres. Alfredo Martínez y Ramón Noseda de Laboratorios Azul brindaron precisiones de la situación local respecto a la triquinosis.
<
>
Los Dres. Alfredo Martínez y Ramón Noseda de Laboratorios Azul brindaron precisiones de la situación local respecto a la triquinosis.

Lo aseguró el Dr. Alfredo Martínez de Laboratorios Azul. Esto significa, tal como lo consignó el Dr. Ramón Noseda, que “tenemos en la periferia una cantidad de roedores contaminados con triquina”. Se crían cerdos alimentados con basura y que necesitan proteínas y por eso comen ratas y así comienza este circuito que no debería llegar al humano.

Laboratorios Azul es referente en esta ciudad y la zona en materia de triquinosis y el único laboratorio regional habilitado por el Ministerio de Asuntos Agrarios para el diagnóstico en cerdos.

“Azul es zona endémica y no se han propiciado más brotes porque realmente ha habido un control por parte del municipio, SENASA y demás organismos, y al detectarse los cerdos positivos, se interdictan (se restringe su movimiento) y tienen que ser faenados indefectiblemente en un matadero oficial y de esta forma no llega a producirse ningún tipo de problema”, aseguró enfáticamente el Dr. Alfredo Martínez ante la consulta realizada por este medio respecto a la situación en Azul respecto a la enfermedad.

El profesional consideró que si bien es común la presencia de focos en los alrededores de Azul (ver recuadro), no lo es en humanos y por eso calificó el brote actual como “un caso bastante especial”.

Los doctores Martínez y Ramón Noseda son los responsables de Laboratorios Azul, ambos son referentes y especialistas en la materia.

El circuito de contagio  

El problema radica en que, en Azul, hay triquinosis en animales, principalmente cerdos, y lo que hay que evitar es la enfermedad en humanos. Se contagian por las ratas.

Esto es clave para entender el circuito y el profesional explicó a este diario que “la gente no llega a comprender que el cerdo es omnívoro, no vive solamente del maíz o los cereales que le den, eso hace que tenga que buscar su fuente proteica de cualquier forma. De esta manera se comen las ratas y desarrollan la enfermedad. A ellos no los produce ningún problema y no se detecta la triquinosis”.

El Dr. Ramón Noseda, quien también habló con este diario, aseguró que principalmente el problema está radicado en las chacras de la zona periurbana debido a que “alimentan al cerdo con basura y con desechos, los cuales atraen a los roedores”.

Periferia contaminada   

En este marco, remarcó que “lo que tenemos en la periferia es una cantidad de roedores, ratas sobre todo, altamente contaminados con triquina. Estamos rodeados de ratas enfermas”.

Enfatizó entonces que “está totalmente prohibido alimentar los cerdos con basura, hacer faenas clandestinas, vender chorizos sin autorización y sin control”.

Martínez agregó que “las zonas donde se han producido focos están identificadas y ahí debería estar prohibido la cría cerdos”.

Al mismo tiempo, advirtió que por esta razón la posibilidad de que haya cerdos contaminados en la zona propiamente rural es inferior a lo que sucede en la zona endémica que son los alrededores de la ciudad.

A modo de dato final contó que “los americanos erradicaron la triquinosis en el año 1953 prohibiendo que haya carne cruda. En Estados Unidos no se puede comer jamón crudo”.

“La única solución para esto en la cocción”, subrayó finalmente.

Ambos profesionales de renombre mostraron un mapa donde claramente están identificadas las zonas problemáticas donde se nuclean los focos de triquinosis en animales de acuerdo a los datos oficiales y sobre las cuales se debería actuar ya que actualmente hay un brote entonces en humanos que claramente pudo evitarse.

 LA TOMA DE LAS MUESTRAS

Por protocolo en el laboratorio local se analizan todas las muestras animales para determinar la presencia de triquinosis y en caso positivo deben informar a las autoridades automáticamente. Es una enfermedad de notificación obligatoria.

Las muestras pueden llegar de dos maneras. De particulares o bien de frigoríficos y/o mataderos.

Las que son tomadas de manera privada, si bien son necesarias para certificar la sanidad de quien va a faenar un animal para consumo personal o familiar, no tienen un valor a los fines legales ya que no son tomadas por una entidad debidamente habilitada.

La toma de muestras está regulada. Lo que recibe el laboratorio local es un trozo que, de acuerdo a lo regulado por el Ministerio de Asuntos Agrarios, debe ser de 100 gramos de la zona de la entraña para detectar la presencia o no de larvas.

Lo que es imposible saber de qué cerdo es, y tampoco si trajeron una muestra y se faenaron tres, por ejemplo. Ahí es donde da lugar a una comercialización ilegal que no puede ser detectada.

LA TRIQUINOSIS EN CIFRAS

En este mapa de Azul con puntos se visualizan los sitios donde se nuclean los focos.
<
>
En este mapa de Azul con puntos se visualizan los sitios donde se nuclean los focos.

Los datos oficiales demuestran que Azul es una ciudad endémica y los focos de triquinosis en animales son frecuentes:

2013: hubo 7.977 muestras de animales que dieron positivas (hubo 5 focos).

2014: 8.169 muestras positivas (9 focos).

2015: 9.445 muestras positivas (4 focos).

2016: 14.481 muestras positivas (7 focos).

2017 (hasta el 30 de septiembre): 9.230 muestras positivas (5 focos).

Es necesario aclarar que se trata de los datos del registro oficial de la presencia de la enfermedad en animales, principalmente cerdos, y no en humanos.

También hay que informar que la mayoría de los focos se presentan en la zona periurbana de Azul.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *