AZUL RUGBY GANÓ LA REVANCHA, PERO ROJAS ES SEMIFINALISTA

<
>

Chacabuco fue el epicentro del encuentro de vuelta entre los equipos de Primera División de Azul Rugby Club y Yagua Pita. El equipo de Rojas no pudo jugar de local merced al agua que azota esa zona.

La delegación azuleña con 18 ilusiones (con la del entrenador Ángel Guzmán) en busca de la hazaña: poder dar vuelta un partido adverso y así acceder a la semifinal de este torneo ‘anexo’, de perdedores, organizado por la UROBA.

Comienzo duro, trabado y de roce para los equipos. La borraja, con la urgencia de la derrota en la ida, se configuró como una “bestia” tecleando, de punta a punta, desde el 1 al 15. El juego de manos era vital en los ataques, ante un equipo más fuerte o de más peso en el pack de fowards; ahí Guille Guillote Mazzo enaltecía su figura.

Los gordos controlaban el scrum, bien plantado siempre con ganas de topetear y avanzar robando metros el “Búfalo” Luciano Scalcini, haciéndole de soporte vital a Chocho Garat, el gran capitán.

Con esta fisonomía, la visita iba para adelante y generaba espacios, mantenía a Rojas acorralado en la línea de su terreno y con al seguridad de Mazzo ocasionaba dolores de cabeza. Fue tras un penal que éste, con una gran patada, ponía el 3 a 0.

Se extinguía el primer tiempo.

Una buena patada llevaba a un line y de allí un error en el tackle y juego justo para que Rojas se ponga 5 a 3. Los gordos al ataque, ruck y contra ruck, pescar pelotas, defenderla con la vida, meter el hombro a morir en cada jugada y un penal a favor que el “Mágico” pidió y cambio por tres más. 6 a 5 y al descanso.

Guzmán no paraba de alentar, de indicar y de decir qué y cómo se hacían las cosas. No de ahora, sino de siempre, y ahora salían. Y así debía seguir. Juego rápido, vertiginosidad y puntada para penetrar y seguir que el try estaba por llegar. Los segundos veinte minutos fueron para elogiar a la línea.

Al lado del “Mágico” estaba “Tibio” Mazzo, que si se habla de tackle y pelotas limpias aparecía en el momento justo, sin titubear, sin preocuparse por ese cuerpo destartalado y golpeado. Él iba e iba con sus compañeros. A su lado aparecían los rapiditos.

Mientras los wins esperaban agasajados que la guinda llegue, de un lado Gastaldi, que se cansaba de ir al ataque, y del otro Bernardo Guzmán, que iba y venía, cansado pero atento a todo. Los quince blaugrana estaban ahí dentro, defendiendo el color de todos nosotros.

Un ruck, la guinda la saca rápido Mazzo, llega a la línea que arma otro ruck, se abre, los gordos penetran, se caen, Mazzo llega justo y la decisión era sólo de él, a la izquierda el ya ingresado Vuotto; a un lado Scalcini, al otro Pablo Haitzaguerre con Coronel, hacia estos últimos fue la bocha para que el “Carpincho” se zambullera en el charquito detrás de las H. El “Mágico” efectividad pura y concentración para el 13 a 5 con la conversión.

Una mala recepción a poco del cierre entre los azuleños y un try que despertaba a Rojas: 13 a 10.

Quedaba nada. Los gordos guardaban la guinda, la amaban. Penal para ARC, Vuotto se acerca al árbitro, este le dice algo. Vuotto se acerca a Mazzo, diálogo cómplice y entusiasta y la pelota que termina por vulnerar la H rojense  para el 16 a 10 final.

Este triunfo de Azul Rugby no alcanzó para instalarse en semis. En Azul Rojas había ganado con bonus (sumó 5 puntos), pero le fue descontado 1 por no presentar equipo en categoría Intermedia. En esta revancha, ARC  ganó 4 unidades, en tanto que su oponente acumuló 1 punto por defensa a la vez que se le restó la misma cantidad por no presentar Intermedia. Entonces, el global de este mano a mano quedó igualado en 4 y lo que termina dándole la clasificación a Rojas es la cifra final de los resultados: 32 a 16.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *