RUGBY DE PRIMERA DIVISIÓN   

Azul Rugby se hace fuerte mientras club de Remo lidera

La borraja volvió a celebrar un triunfo en el certamen de la UROBA en su casa, esta vez ante Los Toros de Olavarría, y llegó a los 9 puntos en las posiciones. Mientras que puertas adentro en la avenida Pellegrini, el clásico rival se impuso a Estudiantes por 33 a 15 y, desde la azotea, mira a todos sin vértigo, con 20 unidades en su haber.

Más fuerza que Los Toros. Azul Rugby Club venció al equipo olavarriense por la 4º fecha de la UROBA.
NACHO CORREA
<
>
Más fuerza que Los Toros. Azul Rugby Club venció al equipo olavarriense por la 4º fecha de la UROBA. NACHO CORREA

Por la cuarta fecha del Torneo Clausura de Primera que presenta la UROBA, Azul Rugby Club fue anfitrión de Los Toros de Olavarría. Más allá de las implicancias meramente deportivas, el del sábado en el sur de la ciudad se presentaba como un partido de gran posibilidad para bien establecerse en las posiciones, no obstante lo mucho que todavía resta jugarse del certamen que mantiene a Remo como líder solitario.

Sin Intermedia (porque la visita no presentó equipo), la máxima categoría atrajo la atención en el Molteni con un cotejo que antes del minuto ya contaba un try olavarriense. Tan feos como el plomizo cielo, eran los augurios borrajas.

Fueron diez minutos de error tras error de ambos bandos. Los scrums fortalecían a los gordos, los sureños comenzaban a despertar y por ello se acercaban con peligro a la zona de 22 torera. Try de Garat y conversión de Maddío, 7 a 5.

Una jugada casi calcada del primer try llevó a Azul Rugby a una nueva anotación. Esta vez los gordos agotaron todo el frente de ataque, de punta a punta, y cuando vieron levantar al capitán fueron con él. Éste apoyó su segundo try del partido. El 19 a 5 cerraba el primer tiempo.

El segundo tiempo pudo bien denominarse “veinte minutos de errores”.  Defensa plena de Azul Rugby, la pelota que se caía –quizás por el rocío o el agua que aun había en el terreno de juego–; así tomaba forma un partido chato en cuanto a situaciones y juego.

Cuando comenzaron a llegar los cambios, el aire le dio otro aspecto al equipo azuleño, que comenzó a armar más jugadas colectivas. En ese contexto se erigió una jugada que empezó a cristalizar la diferencia: Marateo llegó en soledad a la H rival, incluso en el ingoal quiso dar pases a sus compañeros pero optó por apoyar el try. Otra patada de Maddío en la conversión.

Los Toros reaccionaron y mantuvieron a ARC en defensa unos minutos. Pero la inercia olavarriense no llegó a traducción fáctica en el campo y la felicidad borraja pudo escapar de los acechos del oponente. 31 a 5 y partido liquidado.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *