AYER, EN REMO

Azul y Delbonis, dos “copados” mundiales

La ciudad recibió ayer la Copa Davis, el máximo trofeo del tenis de selecciones y que ahora Argentina ostenta gracias, en parte, a Federico Delbonis. “La copa es de todos: la hemos ganado un equipo, pero al fin y al cabo somos un país”, enfatizó el tenista azuleño.

Beso a beso me enamoré de ti. Federico Delbonis y la Copa Davis, ayer en Club de Remo, durante la presentación del trofeo en Azul.
FOTOS NACHO CORREA
En el Complejo Cultural San Martín se realizó la muestra de Arte Plástica de estos Juegos BAGutiérrez, Delbonis, Bertellys y Tavernini. Y como telón de fondo, decenas de personas esperando por la foto con el azuleño.
NACHO CORREA
<
>
Beso a beso me enamoré de ti. Federico Delbonis y la Copa Davis, ayer en Club de Remo, durante la presentación del trofeo en Azul. FOTOS NACHO CORREA

Ahora quizá sí (aunque sólo él lo sabe), definitivamente el ‘círculo Copa Davis’ al fin se haya cerrado en la coctelera de las emociones a la que Federico Delbonis ha estado expuesto desde aquel 27 de noviembre de 2016. Ese 3-2 a Croacia en Zagreb, consumado cuando Ivo Karlovic devolvió largo el saque del azuleño, no sólo talló en el mármol del tenis mundial (más espectacular e inédito en el tenis argentino) un mojón que todavía se sigue asimilando: también esculpió en este zurdo –que creció en el pago chico lleno de ilusiones grandes– un sentimiento con forma de “ensaladera”.

Puede que una asignatura pendiente haya sido en todo este tiempo, ofrecerle a los conciudadanos que lo admiran la Davis en persona, deuda que ya no lo es más y que desde ayer pasó a ser otra gran historia para el deporte de Azul. En Remo, su continua casa, y merced a una gestión compartida entre el club, el Municipio y la Asociación Argentina de Tenis (responsable de la iniciativa “La Copa de todos”), el trofeo que premia al campeón mundial de tenis por países pudo exponerse, policialmente custodiado, al público local y de la zona.

En la confitería de las instalaciones de avenida Pellegrini, un recinto colmado saludó a su campeón pasadas las 17 horas, que tomó asiento junto al intendente Hernán Bertellys, el subsecretario de Gabinete y Gobierno municipal, Marcos Turón; el subsecretario de Desarrollo Sostenible municipal, Gustavo Lorusso; el vicepresidente Segundo y director Deportivo de la Asociación Argentina de Tenis, Diego Gutiérrez; el presidente de la Federación de Tenis del Centro, Teófilo Arbe; el entrenador Gustavo Tavernini, y la presidente del Club de Remo, María Neira.

Casi todos ellos dimensionaron la llegada del trofeo a Azul, la investidura deportivo-histórica del equipo argentino que la ganó en Croacia y la calidad de profesional y de persona de un Federico Delbonis que respondía con tímidas sonrisas y relojeaba varios puntos (reproducidos en pantallas de TV) que protagonizó en el derrotero hacia la consagración mundial con la selección nacional.

Una vez presentada la Copa Davis y sucedido el pequeño encuentro con la prensa, Delbo comenzó a firmar autógrafos y sacarse fotos con decenas de niñas y niños pertenecientes a la escuela de tenis de Remo y a una escuela similar de la ciudad de Rauch. Pero no sólo la confitería se llenó de pequeños: muchos deportistas remeros, socios de la institución y público en general también buscaron el contacto con el tenista y con el “pequeño souvenir” plateado. Eso sí, todos recibieron la aclaración: nadie excepto los jugadores campeones y el capitán pueden tocar la copa.

“Somos como de la familia acá, ¿no?” –dijo Delbonis y soltó una sonrisa–. “La copa es de todos: la hemos ganado un equipo, pero al fin y al cabo somos un país. Lo otro que me gustaría remarcar es ver tantas caras nuevas, con tanta ilusión, esa misma ilusión que yo tenía cuando era chiquito y que me llevó a esto. Quiero brindar por eso, por estas caritas nuevas que esperemos que el día de mañana puedan lograr cosas, con el tenis o con cualquier otro deporte, pero siempre con pasión, que es lo que nos moviliza a todos”.

“Un símbolo de aquellos que laburan en silencio”  

Como se dijo, a las palabras del Federico Delbonis y la presentación de la Davis, le antecedieron escuetas intervenciones de las autoridades citadas, cada una muy elogiosa con el azuleño y su epopeya en Zagreb. A continuación, reproducimos extractos textuales de esas alocuciones:

–María E. Neira:

“Orgullosa de tener acá, Fede. Siempre quiero resaltar lo que nos has dado, lo que nos elevás como institución, como ciudad y como país.

Todos los socios siempre te han visto, siempre nos has acompañado, así que para nosotros es un orgullo enorme”.

–Hernán Bertellys:

“Momento histórico si los hay para Azul. Quiero agradecer a un grande y a esa humildad que tiene Fede, que todo pasa a través de él. Es algo que por ahí no alcanzamos a tomar la dimensión, pero realmente es muy grande lo que está pasando en este momento.

Para todos los jóvenes y niños que veo que hay acá, esto es inspirador; es una oportunidad que tenemos para ver en todos nuestros pequeños, jóvenes y adolescentes, un Federico Delbonis en cada uno. Brindo por eso”.

–Diego Gutiérrez:

Es muy movilizante venir hoy a la tierra de uno de los campeones. Lo que quiero trasmitirles a ustedes es que este trofeo es un símbolo de aquellos que laburan en silencio, de aquellos que, con humildad y respeto, ganaron su espacio.

Federico es una persona muy noble, muy humilde, que siempre tuvo en claro sus raíces. De hecho sigue entrenando y sigue viviendo acá, y eso genera una identidad, identidad que tiene un valor inmenso.

La Asociación Argentina de Tenis busca homenajear y con “La Copa de todos”, lo que buscamos es que todos se sientan parte de este logro.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *