COLUMNA DE LA CONSEJERA ESCOLAR GISELA DUPUY 

Balance del Programa Escuelas Abiertas en Verano

Buscando acercar el Consejo Escolar a los alumnos, docentes y auxiliares, recorrieron las doce sedes que estuvieron funcionando, a las cuales estuvieron concurriendo  aproximadamente 548 niños, niñas y adolescentes. En las visitas realizadas se llevaron a cabo diversas gestiones que garantizaron el normal desempeño de actividades, tales como la reparación de una heladera, reparación y colocación de cerraduras, reparación de persianas y vidrios.
El objetivo del programa es fomentar el desarrollo de actividades físicas durante el mes de enero y garantizar el derecho a la alimentación y el cuidado de la salud a niños, niñas y adolescentes. Estos ámbitos constituyen un espacio de fundamental importancia dado que se continúa con la formación de una manera diferente y con contenidos que durante el año lectivo no se ven, tal como aprender a nadar que, de no existir este espacio, para muchas familias se dificulta el acceso a esta actividad.
Las sedes se localizaron en EP N° 1, EP N° 13, EP N° 21, EP N° 27, EP N° 62, EP N° 64, EP N° 66, EP N° 22, CFI  N° 2, CEC N° 802, EEE N° 505 e Instituto Lugones, con concurrencia a los espejos de agua de CEF N° 35 y de Monte Viggiano. Las escuelas especiales continuaron desarrollando los proyectos productivos que venían realizando durante el Ciclo Lectivo 2017, huerta en el caso de CFI N° 2 y cocina en EEE  N° 505.
Asimismo visitaron las localidades de Chillar y Cacharí.
En Chillar, las sedes fueron EP N° 8 y el CEF  N° 140, donde concurrieron 150 niños, niñas y adolescentes. En este caso, se gestionó el desayuno para aproximadamente 15 niños que era solventado por los docentes, dado que el CEF no recibe el servicio alimentario. La pileta cuenta con un kiosco saludable (a cargo de la Promoción 2018)  donde  pueden adquirir una colación a media mañana.
En Cacharí, el CEC  N° 801 y el CEF  N° 97 fueron las sedes que albergaron a 110 niños, niñas y adolescentes. En este caso, al igual que en Chillar, se consiguió una colación que refuerce los alimentos que los alumnos y alumnas llevan para compartir.
Los directivos y docentes a cargo manifestaron estar conformes con los insumos que recibieron  para el servicio alimentario y mantenimiento de las condiciones de higiene de los espacios utilizados, como así también de las tareas desempeñadas por el personal auxiliar. Este año se incorporaron dos sedes más en comparación con el año anterior. Si bien la preinscripción ha sido superior al año anterior han concurrido el mismo número de niños, niñas y adolescentes. En 2017 hubo 180 pre-inscriptos y se finalizó con 578. En 2018 los pre-inscriptos fueron 750 y se finalizó con 548.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *