DIARIO EL TIEMPO DEL 7 DE JUNIO DE 1990

Baldosas flojas

(El presente texto fue publicado en la sección que tuviera a su cargo nuestro querido Miguel Oyhanarte)

Momento

“Nunca podrá encontrarse señal más segura de la decadencia de un país, que la impunidad de los delitos. Si el delincuente encuentra protección en aquellos magistrados cuya sola presencia debía confundirlo, es el signo más funesto del envilecimiento de la ley, de la degradación del juez y del trastorno de las principales bases de la sociedad. Que se decida la libertad de un hombre a quien un público proceso acredita delincuente es sostener la iniquidad con las mismas armas establecidas para perseguirla”.

Esta rotunda reflexión le pertenece al Dr. Mariano Moreno, el numen de la Revolución de Mayo. El párrafo fue tomado de la defensa a un funcionario hostigado por los abusos de autoridad; y el BDT por Baldosero de Turno halló propicio reproducirlo en este Día del Periodista, teniendo presente que esta celebración fue instituida ex profeso para este fecha porque “Gazeta de Buenos Ayres”, el órgano de prensa del gobierno patrio recién instalado, ganó la calle el 7 de junio de 1810 merced al empuje arrollador del joven abogado, quien había regresado de Chuquisaca en septiembre de 1805 –casado y con un retoño- luego de haber permanecido en aquella ciudad del Virreinato del Alto Perú durante cinco años, emprendiendo el retorno a poco de obtener, en la famosa Universidad de aquella ciudad, el título de abogado, “defraudando” así a sus padres, que querían verlo sacerdote. Cuando contrajo matrimonio, su esposa, María Guadalupe Cuenca, no había cumplido aún los quince años.

Primero

Dos de los ciudadanos de la naciente República que sucedieron a Moreno al frente de la “Gazeta” fueron nada menos que Bernardo Monteagudo y Vicente Pazos Silva, este último descendiente de indígenas, nacido en Ylaboya, Alto Perú, que fue el primer periodista de la Nueva Nación acusado de abuso de la libertad de prensa. Lamentablemente ya no estaba el abogado Moreno para defenderlo, pues había fallecido el 11 de marzo de 1811.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *