COLUMNA DEL PO AZUL

Bertellys: el ajustador serial

 

Abajo el tarifazo en la ciudad. Ni un despido más en Azul.

Esta semana recorre los diarios y medios locales la preocupante noticia del aumento de hasta el 100 % de la tasa urbana municipal.

El Concejo Deliberante y la Asamblea de Mayores Contribuyentes habían aprobado el 28% del aumento de las tasas.

El motoquero Bertellys a través de una maniobra, aplicó una reevaluación del 2015 de aproximadamente un 68%. El CD había rechazado el pedido del intendente de aplicar la valuación 2016, pero no se pronunció al respecto de la de 2015, siendo que en Azul la tasa se calculaba en base al revalúo fiscal del 2012. De esta manera el cuerpo deliberativo allanó el camino para que Bertellys imponga el aumento tarifario. ¿Negligencia o complicidad?

Esto se suma a los aumentos de la tarifa de luz, que oscilan entre 50 y 100% de aumento para casi el 90% del total de usuarios.

En Azul, el FpV aplica el tarifazo en regla. Es lo que le exige la gobernadora Vidal para inyectarle partidas. Como en su momento le “aconsejó” la baja de contratos municipales y el intendente cumplió bajando de un plumazo a un centenar de trabajadores.

Los demás bloques políticos deliran ínfulas de oposición al ajuste y salieron a gritar contra el aumento. El ajuste en la ciudad es consecuencia directa del presupuesto provincial de miseria que votaron massistas, el FpV, el Pro y los Progresistas en la legislatura bonaerense. Sólo el Partido Obrero en la banca del Frente de Izquierda se opuso a votar el presupuesto de Vidal, previendo las consecuencias sobre el pueblo trabajador.

Por su parte, Santiago  “Tato” Zaffora, el presidente del Bloque del FpV, defendió la decisión del mandatario local, argumentando que lo que se hizo “no está por fuera de la normal”. Está clarísimo, el FpV como Cambiemos, avalan y aplican el ajuste, tanto sea a nivel nacional, provincial como local.

Azul sufre un desmembramiento productivo a causa de las consecuentes pérdidas de fuentes de trabajo. A los despidos en San Lorenzo, hay que sumar municipales y estatales, el Frigorífico y la Cerealera. Si a esto le sumamos el aumento tarifario los trabajadores azuleños ven cada día más difícil la posibilidad de llegar a fin de mes.

La ciudad no tiene recursos financieros y los quiere obtener metiendo la mano en el bolsillo de los trabajadores. Este paraíso para los terratenientes agropecuarios -quienes se beneficiación con la eliminación de retenciones por parte de Macri y la devaluación de la moneda, obteniendo ganancias siderales- son quienes deben el precio del ajuste. En la provincia la recaudación del inmobiliario rural representa sólo un 1,9 por ciento de los ingresos.

Desde el Partido Obrero rechazamos el aumento de las tarifas. Que se actualicen los valores fiscales de la propiedad rural, que se aplique un impuesto especial a la extracción de minerales y piedras en el Partido. Que se investigue la deuda documentada y flotante de la Provincia. Que la Mesa de Trabajo de Azul convoque a un paro en rechazo del tarifazo y los despidos. Ni un despido más en Azul. ¡Que la crisis la paguen los que la generaron!

Partido Obrero de Azul

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *