UN NUEVO FRENO AL CONCEJO

Bertellys vetó la Ordenanza que fijó topes máximos al aumento de la Tasa Urbana

Facsímil del Decreto 1.256 firmado por el intendente Hernán Bertellys y el secretario de Gobierno Alejandro Vieyra vetando la Ordenanza que fijó topes máximos al aumento de la Tasa Urbana.
<
>
Facsímil del Decreto 1.256 firmado por el intendente Hernán Bertellys y el secretario de Gobierno Alejandro Vieyra vetando la Ordenanza que fijó topes máximos al aumento de la Tasa Urbana.

Lo hizo a través del Decreto N° 1256 que elevó el viernes al Concejo Deliberante. Entre los fundamentos, apunta que la mencionada Ordenanza posee inconsistencias y carece de razonabilidad, además de advertir que el Legislativo local invade facultades que son propias del Ejecutivo. Asimismo menciona que los topes fijados ponen en riesgo el “delicado equilibrio presupuestario municipal”. El deliberativo había fijado un aumento promedio máximo del 39 por ciento.

Finalmente el viernes a primera hora de la tarde, el intendente Hernán Bertellys elevó al Concejo Deliberante el Decreto que veta totalmente la Ordenanza sancionada por el Legislativo local que estableció topes al incremento de la Tasa Urbana. De esta manera, el jefe comunal pretende continuar cobrando ese tributo aplicando el revalúo fiscal, lo que llevó a que muchos contribuyentes vieran incrementado su pago en hasta un 300 por ciento.

La Ordenanza vetada establece un tope máximo de aumento del 39 por ciento promedio, repartido en un 28 por ciento en el primer semestre y un 50 por ciento en el segundo.

Ahora el Concejo, a partir del veto de Bertellys, puede insistir con la sanción de la Ordenanza y así quedaría automáticamente promulgada.

 

Un poco de historia 

Cabe recordar que en enero pasado, el Concejo aprobó un paquete de medidas económicas financieras para darle determinadas herramientas al intendente Bertellys  ante el descalabro en el que dejó José Inza a la administración municipal.

En ese marco, autorizó un incremento único y total de la tasa por Recolección de Residuos, Limpieza y Conservación de la Vía Pública (tasa urbana) del 28 por ciento.

Sin embargo, casi a fines de marzo los contribuyentes comenzaron a recibir las boletas con aumentos de hasta el 300 por ciento.

Lo que sucedió fue que hasta ese momento, la tasa se liquidaba en base a la valuación fiscal de 2011, pero el Ejecutivo decidió actualizarla a los valores de 2015 basándose, entre otras, en una resolución del Tribunal de Cuentas que dictaminó que el incremento de la base imponible se hace en forma automática.

Desde el Concejo reaccionaron sosteniendo que el Ejecutivo local hizo una “errónea interpretación” de dos artículos de la Ordenanza Fiscal que habían aprobado y, por eso, trabajó en una ordenanza para perfeccionar uno de esos artículos, estableciendo que en el transcurso de este año no se aplicasen las nuevas valuaciones por el alto impacto que generó en los contribuyentes.

La respuesta de Bertellys fue vetarla en su totalidad y seguir liquidando la tasa sobre el avalúo fiscal 2015, argumentando que si no se aplicaba el aumento podría generarse un desequilibrio fiscal.

En la sesión del 2 de agosto pasado, el Concejo aprobó por mayoría la Ordenanza 3.859 fijando topes máximos de incremento. Así, determinó que en el primer semestre -anticipos 1º a 6º- los aumentos no sean superiores al 28 por ciento y en el segundo -7º a 12º- que no superen el 50 por ciento, calculados sobre la valuación fiscal de 2011. Pero Bertellys también vetó esta Ordenanza.

 

El Decreto de Bertellys    

Si bien el Intendente elevó el veto el último viernes, la fecha del Decreto es el 22 de agosto. Firmado por él y por el secretario de Gobierno Alejandro Vieyra, veta “en forma total” la Ordenanza 3.859.

Entre los fundamentos esgrimidos, apunta que esa norma aprobada por el Concejo tiene inconsistencias que obligan al Ejecutivo a vetarla.

Una de ellas es, según se desprende de la lectura del Decreto, que la Ordenanza en cuestión es de contenido similar a otra que ya había sido vetada dentro del mismo ejercicio, y esto viola el procedimiento y lo establecido en la Ley Orgánica de las Municipalidades.

Otro de los argumentos de la administración Bertellys es que el Legislativo local puso topes máximos a los incrementos, alterando la base imponible de origen provincial “careciendo de competencia legal para ello”.

Asimismo, advierte que la Ordenanza vetada adolece de razonabilidad en la medida que no distingue para la aplicación de los topes máximos la capacidad contributiva” de los vecinos “violando indefectiblemente garantías materiales consagradas en la Constitución Nacional y Provincial”.

En este sentido, indica que el Estado debe estructurar el sistema fiscal de manera tal que quienes tengan mayor capacidad contributiva tengan una participación más alta en las rentas del Estado, es decir, que paguen más.

 

El veto  

En otro tramo del Decreto, marca que la Ley Orgánica de las Municipalidades establece que es el Departamento Ejecutivo quien puede modificar el presupuesto y proyectar las Ordenanzas Impositivas y de Presupuesto.

En la misma línea, hace referencia a la doctrina del Tribunal de Cuentas que fija que una vez aprobado el Presupuesto, cualquier modificación de las Ordenanzas Fiscal e Impositiva deben ser propiciadas por el Ejecutivo.

En el párrafo siguiente advierte que ese Tribunal, en un dictamen de 2006, estableció sanciones a los miembros de los Concejos Deliberantes que dictaron Ordenanzas “que desfinancian el presupuesto de gastos al modificar la base que se debió tener en cuenta para estimar los ingresos que se prevén en el Cálculo de Recursos”.

Así, indica que incumplir el principio de exclusividad del Departamento Ejecutivo en este tema, más allá de invadir facultades propias, “supone una violación y, en consecuencia, se estaría promulgando una norma susceptible de ser anulada en sede judicial por contener vicios en la competencia y el procedimiento de sanción”.

Ante ese panorama, desde la gestión comunal apuntan que es necesario “eliminar todo vicio y duda de la validez de las tasas en cuestión y otorgar a la Ordenanza Fiscal y, por ende, al Presupuesto, la necesaria estabilidad jurídica ya que de lo contrario correría peligro el delicado equilibrio presupuestario municipal.

A continuación remarca que todas estas cuestiones “obligan a hacer uso de la facultad de vetar el texto sancionado”.

El artículo primero del Decreto que lleva el número 1256, establece entonces que el Intendente determina: Vetar en forma total la Ordenanza 3829 sancionada el 4 de agosto de 2016.

Ahora resta saber si el Concejo Deliberante tendrá los votos suficientes -necesita 12- para insistir la sanción de la Ordenanza vetada por Bertellys. Si es así, quedará automáticamente promulgada tal como la aprobó el cuerpo legislativo.

LA ORDENANZA VETADA

En la sesión del 2 de agosto pasado, el Concejo aprobó por mayoría la Ordenanza N° 3.859 que fijó topes máximos ante los “incrementos desmedidos” que aplicó el Ejecutivo y que “no tienen correspondencia alguna con el 28 por ciento de incremento propuesto inicialmente por el Concejo”, expresa uno de los párrafos de esa normativa.

Además, advertía que los aumentos aplicados exceden lo que el Departamento Ejecutivo previó recaudar, según se desprende del Presupuesto 2016, y que si bien es comprensible la necesidad del Municipio de fortalecer los recursos municipales, resulta conveniente establecer topes máximos de aumento de la tasa en cada uno de los semestres del año “para impedir un excesivo incremento anual”.

Así, determinaron que en el primer semestre -anticipos 1º a 6º- las subas no sean superiores al 28 por ciento y en el segundo -7º a 12º- que no superen el 50 por ciento, calculados ambos sobre la cuota de la tasa devengada y liquidada en diciembre de 2015 -es decir, con la valuación fiscal de 2011-.

“De esta manera, la Tasa por Recolección de Residuos, Limpieza y Conservación de la Vía Pública promediaría un incremento interanual del 39 por ciento que holgadamente cumple con las expectativas planteadas por el Departamento Ejecutivo en el Presupuesto 2016”.

La Ordenanza fue aprobada en esa sesión por los concejales Juan Sáenz (UCR), Néstor Álvarez y Manuela Arrarás (Cambiemos), Viviana del Río (Construcción Renovadora), Omar Norte, Claudio Molina y Pablo Zabalza (GEN) Erica Torena (PS), Ulises Urquiza (Frente Renovador) y Maya Vena (Diversidad Progresista).

Se abstuvieron los integrantes del bloque Peronista Justicialista Santiago Zaffora, Estela Cerone, Liliana Vera, Florencia Goyeneche, Omar Seoane y Pedro Sottile.

Francisco Gayani (Cambiemos) y Pablo Yannibelli (Azul para el Desarrollo), estuvieron ausentes en esa sesión.

 

AUMENTO DE LA TASA URBANA

 Sottile criticó al GEN: “Parece que quieren constituirse en interventores del municipio”

Pedro Sottile, concejal y presidente del Legislativo local, defendió el veto de Bertellys a la Ordenanza que estableció topes para el aumento de la Tasa Urbana.
<
>
Pedro Sottile, concejal y presidente del Legislativo local, defendió el veto de Bertellys a la Ordenanza que estableció topes para el aumento de la Tasa Urbana.

Luego de conocerse el veto del Intendente a la Ordenanza que fijó topes al incremento de la Tasa Urbana, el concejal y presidente del Concejo Deliberante envió un escrito a este diario en el que apoya lo resuelto por el jefe comunal y critica al bloque GEN. Lo señaló como el responsable de dejar a Bertellys sin herramientas fundamentales -como la Emergencia Económica, que fue derogada el martes pasado- y advirtió que si el Concejo insiste con la sanción de la mencionada Ordenanza, el municipio quedará totalmente desfinanciado y no podrá pagar los aumentos de sueldo y tampoco a los proveedores.

 

El concejal y presidente del Concejo Deliberante, Pedro Sottile, se comunicó con este diario y envió un escrito en el que dejó sentada su posición respecto al veto del intendente Hernán Bertellys a la Ordenanza que puso topes al incremento de la Tasa Urbana.

En la nota, recordó el estado en el que se recibió al municipio y luego apuntó directamente hacia el GEN, a quien acusó de no hacer otra cosa que “poner palos en la rueda”, promoviendo investigaciones y solicitando informes “de manera abusiva, rayando en lo persecutorio”. Le recriminó además a ese bloque, ser el promotor de la derogación de la emergencia económica.

A su vez, lanzó la advertencia de que en caso de insistirse con la sanción de la Ordenanza que puso topes al incremento, “el municipio quedaría totalmente desfinanciado, imposibilitado de pagar los aumentos de sueldo recientemente acordados con los sindicatos y/o tendría que dejar de pagar a los proveedores municipales”.

—-

“No debemos olvidar de dónde venimos”    

“En primer término debo aclarar que las manifestaciones que a continuación expreso las hago como concejal y no como presidente del Concejo Deliberante”, señaló Sottile al comienzo de su escrito.

Inmediatamente marcó que a partir del 10 de diciembre de 2015 “el Ejecutivo Municipal tuvo que hacerle frente a un municipio marcado por el descontrol y la desorganización. Acomodar todo ello lleva tiempo”.

Advirtió luego que “no debemos olvidar de dónde venimos” y así recordó que en aquel momento tomaron el municipio con un descubierto de 8.000.000 de pesos que había que cubrir en 3 días hábiles; no había dinero para pagar sueldos y aguinaldos; el Hospital Municipal no realizaba operaciones desde hacía más de 6 meses por la deuda con los anestesistas; no había recolección de residuos patogénicos.

“A modo de ejemplo: de las 7 retroexcavadoras municipales, sólo una funcionaba. Además, de acuerdo a la denuncia formulada por el Sr. Intendente, había un faltante de más de 3.000 bienes municipales; una deuda de más de 102.000.000 de pesos entre flotante y consolidada y casi 40.000.000 de fondos afectados malversados”, añadió, para remarcar que “la verdad es que si en aquel momento me decían que ocho meses después íbamos a estar asfaltando calles, hubiese pensado que se trataba de una broma”.

—-

“Rayando lo persecutorio”    

Después de enumerar estas cuestiones, Sottile planteó que “mientras tanto hay concejales de la oposición, principalmente del bloque GEN, que incumpliendo sus compromisos preelectorales de apoyar y acompañar a quienquiera que fuese el que ganare las elecciones, no hacen más que poner palos en la rueda, y so pretexto de ejercer su rol de control, promueven investigaciones y solicitan informes de manera abusiva rayando en lo persecutorio.

En ese mismo sentido, apuntó que desde ese bloque “pretenden involucrar al Tribunal de Cuentas, que ya ha manifestado que se trata de cuestiones meramente políticas. Son conductas que nada tienen que ver con el rol de control cuyo mecanismo prevé la Ley Orgánica de las Municipalidades y que es a posteriori y no a priori como se pretende, obstaculizando aún más el normal desempeño del Ejecutivo Municipal”.

El concejal fue más allá y sostuvo que “la verdad es que por momentos parece que quieren constituirse en verdaderos interventores del municipio.

Y no terminó ahí. Añadió que “fueron estos concejales quienes promovieron la derogación de la emergencia económica, sin el menor miramiento en cuanto a si ello podría afectar la necesidad del Ejecutivo Municipal de solicitar nuevas ayudas financieras, moratorias y/o esperas frente a la Provincia o la Nación, o si determinadas áreas del municipio, que aún se encuentran muy comprometidas, podían hacer valer esas herramientas. Pusieron tanto empeño en privar al Intendente de esas herramientas, que hasta llegaron a lo impensado que es, ni más ni menos, que reconocer que el Intendente Municipal había logrado equilibrar las cuentas municipales”.

—-

La insistencia    

En otro párrafo, marcó que “ahora se pretende insistir sobre la sanción de la Ordenanza Nº 3829 de tope a las tasas municipales que el Intendente vetó por Decreto Nº 1256”, en alusión a que seguramente en una próxima sesión los concejales vayan por la insistencia de la mencionada Ordenanza. Si consiguen los dos tercios de los votos, entonces quedará automáticamente promulgada, estableciendo así un tope máximo de incremento promedio del 39 por ciento.

Pero en este punto, Sottile advirtió que esa Ordenanza “se dictó en clara violación del artículo 3 de la Ley 10.707, que establece que corresponde a la Provincia en forma exclusiva el régimen valuatorio fiscal. Además, como ha señalado el Honorable Tribunal de Cuentas en reiteradas ocasiones, el incremento de la base imponible se hace en forma automática, por lo que es deber del Ejecutivo Municipal aplicarlo y no una cuestión meramente voluntaria”.

Otra cuestión que marcó es que el artículo 109 de la Ley Orgánica de las Municipalidades establece que “la iniciativa respecto de la modificación de ordenanzas impositivas corresponde exclusivamente al Departamento Ejecutivo, y conforme el artículo 124 del mismo plexo normativo, la desfinanciación de las arcas municipales compromete solidariamente a los concejales que sancionen ordenanzas en tal sentido”.

Volvió sobre la insistencia y expresó que “tengamos presente que en caso de insistirse con la sanción de la Ordenanza Nº 3829, el municipio quedaría totalmente desfinanciado, imposibilitado de pagar los aumentos de sueldo recientemente acordados con los sindicatos y/o tendría que dejar de pagar a los proveedores municipales.

El concejal advirtió asimismo que “mención aparte merece el hecho que para este último trimestre la Tasa por Alumbrado, Barrido y Limpieza vendrá con una reducción del 16 por ciento”.

Por último, Sottile marcó que es muy difícil gobernar bajo estas condiciones, con trabas burocráticas que obligan al Intendente a afectar personal, a evacuar consultas persecutorias. No olvidemos el estado de desorden burocrático-administrativo en que se recibió el municipio; con trabas económicas, insistiendo con medidas que claramente desfinancian a la comuna; y con quita de herramientas que el Departamento Ejecutivo podría llegar a necesitar y que, hay que decirlo, no generaban el menor perjuicio en caso de mantenerlas vigentes”.

 

¡Deja un Comentario!

2 Comments

  1. pablo

    septiembre 12, 2016 at 10:48 am

    Sottile,que alcahuete que sos.Mercenario y sumiso.Si trabajaras en la actividad privada te moris de hambre.Eso te convierye en mercenario,a las ordenes de quien te da de comer.Que triste….

  2. Juan

    septiembre 12, 2016 at 11:01 am

    Que queremos los azuleños con los ladrones que nos gobiernan con esto pueden robar el y el secretario que es más ladrón todavía según dicen es el que recauda las coímas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *