ENFOQUE

Buen día, señor Intendente

 

04052016_02KnopoffEscribe: Doctor Isidoro Knopoff

isidorokblue@hotmail.com

Zorro. Se llamaba Zorro. Era algo así como un manto negro mezcla, conocido como “de policía”. Era mi compañero, el que se sentaba a mi lado bajo la sombra de un paraíso en casa, mientras estudiaba. Era “el mejor amigo del hombre” y yo trataba de ser su mejor amigo.

Ahí aprendí, señor intendente, a establecer un vínculo en el que el can era mi amigo y yo era su “alfa”. Una relación en la que éramos amigos y él dejaba de lado el concepto de jauría.

Cuando se diluye o pierde el vínculo con el hombre, en el perro reaparece la necesidad de protegerse en grupo, en la jauría. Y es lo que estamos viendo en Azul. Los vemos en los cajeros bancarios, la terminal, plazas, el hospital, barrios, etc.

Y vemos que la asociación que trata de protegerlos pide comida para alimentarlos en su refugio. Y me comentan que el Municipio desde hace muchos meses no le envía a A.A.P.A. el subsidio para el mantenimiento del refugio.

Sí. Ya sé, señor intendente, lo de “la herencia recibida”. Comprendo lo que significa tener que pagar las deudas del anterior gobierno. Pero estamos pagando las tasas con casi un 100% de aumento y debiera alcanzar para pagar también el apoyo a A.A.P.A. No creo que la solución pase siempre por el camino de esperar que alguien en la comunidad lo resuelva.

Respetuosamente, señor intendente, me permito expresarle mi preocupación, porque en la medida en que los canes vayan asumiendo el rol de jauría se irá perdiendo el vínculo en el que eran “el mejor amigo”. Si el municipio tenía el compromiso de colaborar con el refugio, debe cumplirlo, porque el no hacerlo pondrá en un nuevo riesgo la salud de la comunidad. Gracias por escucharme. Será hasta la próxima, señor intendente.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *